Opinión

23 May 2017
Opinión | Por: Erick Hernández

El Salvador ha olvidado como soñar

Soñar suele verse como un proceso realizado por las personas al momento de estar dormidos, pero la verdad es que soñar también se relaciona con la capacidad humana de crear ideas.  Coloquialmente, también le decimos soñar a aquellos actos que deseamos realizar en un futuro, entonces se podría decir que soñamos despiertos.

Al preguntarles por qué no se atreven a soñar en algo mejor, muchos pueden decir: “La semana pasada asesinaron a mi primo, no puedo soñar que estoy a su lado para después despertar y no encontrarlo” o “No puedo soñar con una cena de reyes, si al despertar estaré con el estómago vacío”. Pero, no estoy hablando de soñar para olvidar por un instante los problemas. No me refiero a soñar mientras se está dormido, en el que se puede ver todo mejor y al despertar, y volver a la realidad, todo sigue igual. Me refiero a ese acto de soñar despierto. Es decir, no tratar de imaginar algo momentáneo, sino crear ideas que pueda realizar para mejorar su situación para superarse como persona. Un sueño puede quedar ahí, en una simple idea. Pero, puede llegar a ser más que eso, pasar de un pensamiento que si sabemos realizarlo, llegamos a buscar las oportunidades, esforzarnos y creer que podremos hacerlo realidad, que aquello se vuelva un hecho.

Uno de los problemas más graves de nuestra sociedad es que no nos dejan soñar. Cuando un niño viene con una idea, el padre y la madre suelen decirle: “Hijo lo que dices es imposible” o sino, es la sociedad la que se encarga de ello. Y poco a poco, ese niño empieza a creer que todo lo que piensa es algo que jamás podrá hacer. Deja de creer en sí mismo y en lo que puede lograr. Y así es como esa chispa se va apagando. Puede que ese niño hubiera llegado a ser un gran ingeniero, que hubiera diseñado una nave capaz de viajar años luz o un excelente doctor que hubiera encontrado la cura al cáncer. Pero, todo queda en un “hubiera”.  Quizás la mayor excusa que se puede escuchar es: “No hay oportunidades” y en realidad sí hay, pero como no sabemos lo que necesitamos para lograr nuestra meta es difícil encontrar las oportunidades que nos permitan hacerlo.

Por más que nos digan que soñar está mal, que dejemos de estar en la luna, que seamos conscientes de la realidad o que soñar es de niños. Me pregunto entonces: ¿Cómo podemos llegar a algo mejor si siempre pasamos centrados en lo mal que estamos ahora? ¿Cómo solucionaremos los problemas si no sabemos siquiera lo que las soluciones nos podrían brindar? No, no podemos seguir centrándonos en el problema sin pensar en una solución, soñar es el primer paso para crear algo. Cuando sueñas te sientes grande, capaz de lograr grandes cosas. Todo eso porque eres capaz de ver lo que podrías lograr y no donde estás ahora. Ya después de conocer lo que quieres es cuestión de ir forjando el camino, y nunca olvidar que un sueño no es imposible, hasta que tú crees que lo es. “Todos nuestros sueños se pueden hacer realidad si tenemos el coraje de perseguirlos”- Walt Disney.

Si de verdad queremos mejorar El Salvador, es de soñar un mejor El Salvador. Y así poder salir de esta horrible pesadilla. Las personas deberían dejar de decir a los demás que es malo soñar en grande porque no lograran lo que se propongan, solo porque a ellos les dijeron lo mismo o no pudieron cumplir sus sueños. Debemos creer en nuestra capacidad de hacer realidad nuestras ideas y saber luchar por ello. Es creer que, si podemos soñar un mejor futuro, ya estamos en camino para hacerlo realidad. Pero, sólo si de verdad creemos en nuestros sueños podremos sacarlos de nuestras mentes y plasmarlos en nuestra sociedad, en El Salvador, y en el mundo.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida