Opinión

17 Feb 2015
Opinión | Por: Carlos Segura

El rol de la diplomacia en el programa nuclear iraní

Algunos dirán que es injusto que otros países tengan acceso a la energía nuclear con fines militares y no pacíficos, y que Irán no. La respuesta a eso es simple: Irán ha ratificado el TNP, está obligado a cumplir con sus compromisos.

Hace más de dos años publiqué la columna El programa nuclear de Irán para tratar este tema delicado en las relaciones internacionales contemporáneas. Explicaba que en función del Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), firmado en 1968 y ratificado por Irán en 1970, ese país tiene el “derecho inalienable de desarrollar la investigación, la producción y la utilización de la energía nuclear con fines pacíficos sin discriminación”. Insistamos en algo: “producción y utilización de la energía nuclear con fines pacíficos”.

Si Irán goza de ese derecho inalienable, ¿cuáles han sido las razones de tanto conflicto  en torno a este tema? Según ciertas fuentes, Teherán está desarrollando actividades nucleares contrarias al TNP, especialmente el enriquecimiento en uranio, material indispensable para fabricar armas nucleares, lo cual es contrario a los “fines pacíficos” del TNP. Desde hace varias décadas, la comunidad internacional ha solicitado a Irán que suspenda sus actividades atómicas más delicadas, sobre todo el enriquecimiento en uranio. Varias sanciones de parte de la comunidad internacional han tenido impactos fuertes sobre la economía de Irán y el país busca encontrar una solución a estos conflictos, sobre todo desde que Hassan Rohani, un moderado que ya había participado en las negociaciones relativas al tema nuclear, llegó a la Presidencia de ese  país.

En la columna Irán nuclear: un acuerdo histórico, hablaba del primer gran acuerdo diplomático entre las autoridades iraníes y las de seis países occidentales, el grupo “5+1” o E3+3: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania. En el acuerdo, Irán se comprometió a varias cosas como detener el enriquecimiento en uranio al 20 por ciento, que es el mínimo para fabricar una bomba nuclear, ya no construir centrífugos, permitir el acceso de inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica a sus instalaciones nucleares, entre otras. A cambio, el grupo de los “5+1” se comprometió a levantar parcialmente las sanciones económicas y políticas.

El 21 de enero de 2015 salió publicado un artículo muy interesante, escrito conjuntamente por tres ministros de asuntos exteriores europeos: Laurent Fabius (Francia), Philip Hammond (Gran Bretaña), Frank Walter-Steinmeier (Alemania) y por Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión Europea para los asuntos exteriores y política de seguridad. El artículo se titula “Give Diplomacy with Iran a Chance” (Denle a la diplomacia con Irán una oportunidad).

En dicho artículo, los cuatro autores hablan de tres beneficios principales del acuerdo de 2013:

  1. Ha parado el progreso de los elementos más sensibles del programa nuclear iraní, como la producción de uranio y la construcción de centrífugos;
  2. La comunidad internacional ha ganado más acceso a las instalaciones nucleares en Irán, lo cual no era así hace algunos años;
  3. Ha dado el tiempo y el espacio a la comunidad internacional para negociar acuerdos de largo plazo, que permitirán darle una salida estructural a este tema.

Algunos dirán que es injusto que otros países tengan acceso a la energía nuclear con fines militares y no pacíficos, y que Irán no. La respuesta a eso es simple: Irán ha ratificado el TNP, está obligado a cumplir con sus compromisos. Si un país desea tener el arma nuclear tiene que salirse del TNP y desarrollar su propio programa militar, con todas las consecuencias nefastas que eso pueda acarrear: presiones internacionales, sanciones económicas y políticas, aislamiento políticos, entre otras.

Ahora, en 2015, estamos más cerca de una solución exhaustiva y de largo plazo, gracias a ese primer acuerdo y a las negociaciones diplomáticas que se han desarrollado desde noviembre 2013.

 

 

 

 

 

 

0
7 Dic 2018
InSight: Revelando el corazón de Marte
Opinión | Por: Verónica Ruiz

InSight: Revelando el corazón de Marte

7 Dic 2018
Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?
Opinión | Por: Caleb Padilla

Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?

7 Dic 2018
Diciembre
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Diciembre

28 Nov 2018
Turismo accesible: beneficio para todo un territorio
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Turismo accesible: beneficio para todo un territorio