Opinión

1 Jul 2016
Opinión | Por: Rafael Granados

El Pecado del FRENTE

La gente hastiada de la forma autoritaria con la que gobernaban los militares comenzó a organizarse para hacer contrapeso a las políticas nacionales implementadas por el oficialismo y luchar por la justicia y dignificación de todos los salvadoreños. En ese contexto, surgieron diferentes organizaciones que pretendían de una u otra forma sacar del poder al PCN.

De estas organizaciones, podemos mencionar al menos cinco, las cuales fueron las más representativas: Las Fuerzas Populares de Liberación Farabundo Martí (FPL), el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), la Resistencia Nacional (RN), el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC), y el Partido Comunista Salvadoreño (PCS).

Estas cinco organizaciones guerrilleras se fusionaron y el 10 de octubre de 1980 dieron origen a una nueva y más fuerte organización a la cual bautizaron con el nombre de Frente Farabundo Martí Para la Liberación Nacional (FMLN). Con esta unión de guerrillas estaban convencidos de poder derrotar al régimen militarista que cada vez se hacía del poder por medio del fraude, ya que había perdido el respaldo de una buena parte de la población.

Este nuevo movimiento tenía entre sus dirigentes principales a Shafik Hándal, representante del Partido Comunista Salvadoreño; a Joaquín Villalobos del Ejército Revolucionario del Pueblo, y a Salvador Sánchez Cerén de las Fuerzas Populares de Liberación, actual presidente de nuestro país. En enero del año 1981, esta naciente organización comenzó a ganar más territorio y un mayor número de simpatizantes con los cuales se iría a la guerra contra el ejército salvadoreño, una guerra que se extendería por los próximos once años.

Con su lema “El pueblo unido jamás será vencido”, este grupo guerrillero pudo firmar los Acuerdos de Paz con el gobierno de El Salvador, presidido en ese momento por el nuevo partido de derecha ARENA en enero de 1992. La firma de este Acuerdo permitió al FMLN abandonar las armas y las montañas para convertirse en partido político y a través de esa vía democrática luchar por la justicia y la inclusión de todos los sectores sociales del país.

En el mes de marzo de 1994 el FMLN tendría su primera experiencia política participando en un proceso electoral, en esa oportunidad este partido de izquierda se convirtió en la segunda fuerza política del país; ganando 15 alcaldías y 21 escaños en la Asamblea Legislativa. Los resultados de estas elecciones fortalecieron más al FMLN quien decía ser el único partido político que luchaba por reducir la diferencia de clases.

Han pasado ya 36 años desde su fundación. Veintidós años desde la primera vez que participó como partido político, y siete años desde que ganó las elecciones presidenciales y llego a dirigir el órgano ejecutivo del país. Así como han pasado los años en la historia de este instituto político, así también han pasado aquellos principios de lucha.

El pecado del FMLN es que se ha divorciado del pueblo que lo acompañó en la lucha armada durante la guerra, ese pueblo que lo respaldo con el voto para llevarlo a la presidencia del país. El pecado del FMLN es tener entre sus miembros personas que han abandonado los principios del partido, aquellos mismos principios que defendió hasta el último día de su vida Schafik Hándal.

El pecado del FMLN es que se ha olvidado de luchar por el pueblo salvadoreño, ese pueblo que creyó en ellos cuando eran insurgentes y guerrilleros que vivían en la clandestinidad. Señores del FMLN, recuerden: “El pueblo unido jamás será vencido”. Ayuden al pueblo, ese pueblo que lloró y sufrió con ustedes la represión de los gobiernos militares.

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más