Opinión

16 Jul 2013
Opinión | Por: Carlos Segura

El Papa Francisco y su combate contra la pedofilia

El pasado jueves 11 de julio el Vaticano anunció una serie de cambios en su Código Penal, especialmente en torno al tema de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos. Una reforma anunciada previamente por el Papa Francisco, quien se había comprometido hace algunos meses a reforzar la lucha en contra de los abusos y casos de pedofilia en el seno de la Iglesia Católica. Enhorabuena.

Que quede bien claro lo siguiente. Como lo mencioné en la columna Iglesia y Pedofilia, los sacerdotes envueltos en escándalos representan solamente una minoría de los sacerdotes católicos a nivel mundial. Solo por citar un ejemplo, un estudio publicado en 2004 por el “John Jay College of Criminal Justice” de Nueva York, que examina todas las denuncias por abusos sexuales contra el clero católico estadounidense entre 1950 y 2002, muestra que apenas el 4% de los sacerdotes americanos fueron acusados de haber cometido algún acto pederasta. En el Reino Unido, un estudio similar demuestra que menos del 1% de los sacerdotes de ese país han sido acusados por las mismas razones. Doy mi palabra de católico que creció con sacerdotes de que dichas cifras son ciertas e incluso más bajas en otros países. NUNCA presencié ni siquiera una insinuación de parte de algún sacerdote, admiré siempre y sigo admirando la gran labor que hacen la mayoría de sacerdotes alrededor del mundo. Tengo amigos sacerdotes y conozco la realidad: los que están envueltos en escándalos de abuso son una minoría muy pero muy pequeña. Lo que es cierto es que estos pocos casos son todos condenables y suficientes para tomar medidas concretas y estrictas para luchar contra los abusos. De ahí la importancia de las medidas anunciadas por el Vaticano.

Considero que todo católico comprometido con el bienestar de la Iglesia debe ser un férreo defensor de las políticas de lucha contras los abusos y la pedofilia. Una iglesia que no es estricta en contra de estos casos, por muy pocos que sean, no es digna de ser llamada la Iglesia Universal. Ya el Papa Benedicto XVI había tomado medidas en contra de los abusos (Hablo de ellos en la columna Iglesia y Pedofilia). Estableció que todos los abusos deben ser denunciados ante las autoridades civiles. ¡Pero hay que ir más allá! De verdad la Iglesia tiene que tomar un rol activo y protagónico en la denuncia y encarcelamiento de todos los pederastas y abusadores. Bajo esa lógica fue anunciada la reforma tan esperada de la ley penal vaticana.

La reforma responde a la necesidad de actualizar las leyes vaticanas para que estas sean conformes a varios tratados internacionales, especialmente la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989. Coincidencia o no, el pasado 8 de julio el Comité de los Derechos de la Infancia de la ONU exigió al Vaticano información sobre todos los casos de violencia sexual contra menores cometidos por sacerdotes. Recordemos que el Vaticano es estado observador en la ONU, por lo tanto debe responder a toda petición de los diferentes órganos de la organización.

Entre los cambios anunciados destacan penas más estrictas en contra de los que cometen abusos sexuales y actos de pederastia, venta, prostitución, y tenencia de material de pornografía infantil. Además, se agregan otros delitos como la tortura, el genocidio y el apartheid. En materia de proceso judicial, se introduce las nociones de “justo proceso” y de “presunción de inocencia”.

Tal parece que Jorge Bergoglio se ha rodeado de buenos consejeros en materia legal y tiene la voluntad de hacer que la Iglesia Universal evolucione en varios aspectos de fondo. Tiene buena cara, pero también tiene buena cabeza. Sin lugar a dudas, tenemos un buen Papa. Espero firmemente que siga en este camino de lucha contra este fenómeno, que aunque es minoritario, afecta mucho a la Iglesia. 

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo

10 Oct 2018
Alfred Nobel
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Alfred Nobel

3 Oct 2018
¿Qué hacemos por los niños?
Opinión | Por: Erick Hernández

¿Qué hacemos por los niños?