Opinión

19 Oct 2018
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida

Quien ha visto Titanic seguramente recuerda a Cal, el prometido multimillonario de Rose. Cal, no solo se desvivió por complacer a Rose con joyas y dinero, sino que estaba dispuesto a pelear su amor contra Jack, a quien Rose conoció y se enamoró de manera casual en el Titanic.  

Algunos alcaldes y líderes políticos del PCN y PDC han dicho abiertamente que se van a unir a la campaña de GANA-Nuevas Ideas para que Nayib gane las presidenciales el próximo año. Esta práctica no es nueva, esto es algo común en los municipios cuando van a elegir al alcalde, pues hay líderes que por algún resentimiento por incumplimiento de acuerdos se han cambiado la camiseta y han votado por el partido contrario al que pertenecían a manera de protesta.  

Algunos dirán que es racional o justo cambiarse de camiseta por algún descontento dentro del partido; otros pensarán que es una grosería y es no tener principios. Cualquiera de los dos es bastante aceptable dependiendo el contexto en que se maneje. Lo que cuesta aceptar es cómo los que se llaman “líderes políticos” puedan andar saltando de apoyo en apoyo por conveniencia, ya que da lugar a la interpretación de verlos como simples oportunistas para seguir o buscar el poder que tanto anhelan. Nayib, por ejemplo, es el caso emblema: comenzar en el FMLN, meterse al CD, crear Nuevas Ideas, para terminar en GANA, partido que nació de disidentes areneros y que ha manifestado estar del lado de Tony Saca, expresidente condenado por corrupción.  

Pueda que estos “lideres políticos” se deban a la gente, pues se han ganado por su trabajo la aceptación y confianza de estos para que sean los responsables de las políticas al interior de los territorios. A estos líderes, se les olvida que combinado a su carisma están los partidos políticos, con principios e ideas los cuales son los vehículos para gobernar bajo una visión especifica 

Estoy de acuerdo que hablar de derechas e izquierdas y analizar candidaturas en base a eso es quedarse corto, puesto que  la corrupción, el despilfarro de recursos y una nula visión del desarrollo no es meramente de una corriente política; por eso es que por una parte elegir candidato y no partido hasta pueda ser beneficioso hasta cierto punto, pero por otra perjudicial cuando el poder enajena a estas líderes y los vuelve casi dictadores, pocos negociadores, creando un ambiente hostil entre los ciudadanos y limitando las oportunidades de crecimiento del país.  

Casi todas las encuestas, por no decir que todas, reflejan un claro ganador: Nayib Bukele. No es casualidad que muchos en el PCN o el PDC e incluso ARENA y FMLN, ya estén barajeando su futuro político y analizando sus opciones de seguir en sus cargos. Por eso, no es extraño que muchos cambien de camiseta y hagan ver que este es “un acuerdo de cúpulas”, y no entre líderes políticos en el territorio para cambiarse de color; si GANA se cambió de color y logo, que es la tercera fuerza política, no sería raro que líderes de partidos más pequeños lo hagan.  

Como decía al principio, estos “lideres políticos” vienen siendo como Cal en el Titanic: reconocidos por su trabajo, con valentía para luchar por lo que deseaban, pero cuando vieron que el barco se hundía, buscaron una excusa para irse al bote salvavidas. Según la película, Cal se va en el bote salvavidas, pero años después termina dándose un tiro en la cabeza por una mala decisión financiera. 

No sé, deberían pensarlo antes de irse en “El Nayib”. 

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

18 Oct 2018
Pequeñas acciones para grandes cambios
Opinión | Por: Erick Hernández

Pequeñas acciones para grandes cambios