Opinión

18 Sep 2015
Opinión | Por: Gracia González

El lema común: “No puedo, tengo ensayo”

Dedicarse al canto lírico en un país como el nuestro no es fácil, pero tampoco imposible. Requiere de una verdadera pasión, entrega, sacrificio y esfuerzo.

Fotografías de Rodrigo López Castellanos.

En la actualidad los programas de televisión, los concursos e incluso los mismos artistas hacen parecer que dedicarse a cantar es fácil: un poco de talento, un poco de valor para enfrentarse a un público y ¡listo! Ambas virtudes son necesarias, pero para persistir en el medio y no sólo ser un fósforo que rápido pierde su llama, se requiere mucho más que el talento y las agallas.ensayo2

Al escuchar a un cantante de ópera, lo que se percibe es algo sublime y hermoso, el culmen de una serie de esfuerzos que germina en una sola noche. La magia de las luces, el esplendor del escenario, la belleza del vestuario, los gráciles movimientos, las bellas melodías y una voz que con gran facilidad, se deslizan por cada nota. Fácil. O por lo menos así debe parecer. Pero para que una persona llegue a eso debe tener una estricta disciplina y pasar por una serie de entrenamientos, que más que ser parte de su rutina, se vuelven una constante en su vida.

¿Qué aprende alguien que se dedica a cantar ópera? La ópera es una rama muy completa que involucra cantar con la mejor técnica posible produciendo el sonido con la mayor nitidez, claridad y pureza. Aprenderlo no es fácil, ya que involucra técnicas de respiración, apertura, relajación, control y cantar con un instrumento que no vemos. Además de la parte física, es un entrenamiento mental constante, puesto que muchos de los obstáculos al cantar pueden superarse a través de la técnica, siempre y cuando se rompan esas barreras, en su mayoría mentales, que nos impiden avanzar.

ensayo1

Pero ópera no es sólo cantar, es también actuar, danzar, interpretar y transmitir  emociones y sentimientos, por lo tanto, un artista que se prepara en este campo debe tener mucho entrenamiento. Se instruye en distintas áreas como el canto lírico, interpretación de la música, solfeo, técnicas de expresión corporal, actuación, danza, idiomas, por mencionar algunas.

En el escenario vemos solo un cantante, pero en realidad no está solo. Tras él  hay muchas personas que con sus enseñanzas, talento y entrega son parte de su éxito aunque no los veamos. El compositor, los músicos, los maestros, los directores, los vestuaristas, escenógrafos, técnicos… Todos unidos bajo un mismo fin: deleitar al público con su arte.

ensayo2

¿Y quiénes son los “locos” que en nuestro país quieren dedicarse a cantar ópera? En su mayoría, jóvenes como tú y yo, que buscan un mejor futuro y han encontrado en la música una respuesta. Jóvenes apasionados que han decidido tomar el camino difícil; uno que requiere de entrega, sacrificio y perseverancia. Jóvenes que vienen de distintas realidades, unas más duras que otras; que estudian o trabajan, que disfrutan de comer pupusas cuando pueden, que luchan por ser mejores día con día y que tienen un lema en común: “no puedo, tengo ensayo”.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida