Opinión

27 Ene 2015
Opinión | Por: Jaime Ayala

El error de Gutenberg

Que lo que pregonemos no sea una moda, sino una congruencia de nuestra mentalidad con la forma en que realmente actuamos. 

El culpable de los atentados en París a la revista Charlie Hebdo es Johannes Gutenberg. No hay que mirar más allá. Hace ya más de 500 años que este famoso alemán cometió el crimen más aberrante en la historia de las religiones. En 1440, este inventor se atrevió a dar vida a lo que hoy se conoce como la imprenta moderna. No solo revolucionó el derecho a la libertad de expresión, sino que también desencadenó las censuras que comenzaron a venir de todas partes del mundo.

Oportunidad para unos, una amenaza para otros. Cien años después, ante el constante crecimiento de publicaciones, la iglesia católica publicaría el Index Librorum Prohibitorum – o Índice de Libros Prohibidos -, donde se especificaba la lista de autores y publicaciones prohibidas para los fieles cristianos. Algunos autores que tenían el honor de pertenecer a esta nómina eran: David Hume, René Descartes, Jean Paul Sartre e incluso novelistas como Víctor Hugo.

Finalmente, el índice fue abolido en 1966, a pesar de que  muchos artículos entre el 823 y 832 del Código de Derecho Canónico, promulgado por el Papa Juan Pablo II en 1983, propongan serias restricciones a la libertad de expresión. Tanto la censura como el derecho a opinar forman parte de la historia humana y no son exclusivos de una única religión.

Charlie Hebdo no era una revista que producía críticas únicamente al islam, sino que también incluía incontables portadas ridiculizando a personajes cristianos y de otras religiones. La crítica a la autoridad, en este caso a la religión y la ridiculización de la misma, nos recuerda no solo que estas son asociaciones de humanos, dirigidas por hombres, sino que también son propensas al error.

El asesinato a los caricaturistas de la revista francesa no se justifica en ningún ámbito, ya sea personal, político, cultural o social. El mundo entero pareció entender eso, con la famosa creación de la campaña a favor de la revista que aún continúa apareciendo en redes sociales y editoriales. Condeno, sin duda, el homicidio de estas personas a manos de terroristas, pero también condeno la campaña desmedida y hasta cierto punto irracional de #JeSuisCharlie.

Decir #JeSuisCharlie no implica solamente defender el derecho a la libertad de expresión, sino que también significa apoyar a la revista y sus publicaciones. Sí, son graciosas; no hay duda. Cada quien es libre de dibujar o manifestarse de la manera que crea conveniente y aunque las portadas de la revista atentaban contra diversas morales todos somos libres de elegir qué leer y qué no. Justificar el asesinato argumentando que cada caricaturista se lo buscó es ilógico y no tiene fundamento alguno en la libertad humana actual.

Sin embargo, ¿sabrán, acaso, todos los fieles- de diversas religiones- que se manifestaban con el #JeSuisCharlie que tal revista ha generado ridiculizaciones de sus líderes religiosos? ¿Es, acaso, consecuente eso? Propongo una interrogante: ¿sería capaz toda persona que se ha manifestado con el #JeSuisCharlie, de elaborar un dibujo ridiculizando a sus propias autoridades, tal y como lo hacía la revista francesa? (Según el artículo 831 del Código de Derecho Canónico, un cristiano no podría hacerlo, por ejemplo).

Si son capaces, entonces no existe tal problema en la congruencia. Pero si no lo son, entonces su #JeSuisCharlie no es más que un ataque a una religión (el islam) deteriorada por un pequeño grupo de terroristas. Quienes perpetraron los ataques no deben ser tomados como referencia para dañar los preceptos de una filosofía. Estoy seguro de que en todo el mundo existen personas musulmanas que difieren mucho de los asesinos de aquel fatídico 7 de enero.

El #JeSuisCharlie también ha hecho que el mundo entero voltee su vista a Francia, olvidando  así las grandes masacres que día a día suceden en el mundo, como el caso de Boko Haram, en Nigeria, o para no irnos tan lejos, el caso de El Salvador, con 15 asesinatos diarios. Que lo que pregonemos no sea una moda, sino una congruencia de nuestra mentalidad con la forma en que realmente actuamos.

7 Dic 2018
InSight: Revelando el corazón de Marte
Opinión | Por: Verónica Ruiz

InSight: Revelando el corazón de Marte

7 Dic 2018
Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?
Opinión | Por: Caleb Padilla

Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?

7 Dic 2018
Diciembre
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Diciembre

28 Nov 2018
Turismo accesible: beneficio para todo un territorio
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Turismo accesible: beneficio para todo un territorio