Opinión

13 Nov 2013
Opinión | Por: Carlos Segura

El Cardiólogo pionero

La medicina en El Salvador se desarrolló mucho durante el Siglo XX. A mediados del siglo, todavía eran pocos los médicos especialistas que ejercían en el país, dependiendo de la especialidad. Se destacan varios pioneros en las diferentes ramas, pero en esta ocasión deseo centrarme en la cardiología, y rendirle homenaje a un gran cardiólogo salvadoreño que, a sus 92 años, sigue ejerciendo en su rama.

Efraín Maza Sicilia nació en San Julián, departamento de Sonsonate, el 30 de septiembre de 1921. Fue el séptimo de diez hermanos. Pasó su infancia entre San Julián y Sonsonate, y terminó sus estudios secundarios en 1942, graduándose del Instituto Nacional General Francisco Menéndez en San Salvador.

El Dr. Maza comenzó sus estudios de Medicina en 1942, en la Universidad Nacional de El Salvador. Terminó sus estudios en 1952, para luego realizar su año social y residencia. Se graduó como médico en 1954 y decidió involucrarse en el área de cardiología. Pasó a ser residente en el servicio de Cardiología del Hospital Rosales hasta 1956. Ese mismo año emprendió su viaje a los Estados Unidos, donde continuó sus estudios en cardiología en la Universidad de Texas. Después de dos años en Texas, se trasladó a México, donde continuó sus estudios de especialista en el Instituto Nacional de Cardiología de México.

Después de 4 años afuera del país, regresó a El Salvador en 1960, año en que fundó su clínica privada de cardiología. En esa época, solamente habían 4 cardiólogos en El Salvador. El Dr. Maza llegó a ser el quinto cardiólogo en el país, comenzando así una brillante carrera en dicha rama. Entre sus pacientes se pueden nombrar varias personalidades salvadoreñas, empresarios de renombre, así como un Vicepresidente de la República.

Aparte del ejercicio privado de la cardiología, también trabajó en el sector público. Se desempeñó durante más de 30 años como Jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Rosales y del Hospital Militar. Este último hospital ha honrado al Dr. Maza bautizando el servicio de Cardiología con su nombre.

A finales de los años 60, la carrera del Dr. Maza toma un giro diferente al fundar el Instituto Salvadoreño del Corazón, INSACOR. Dicha iniciativa fue tomada con el fin de crear un instituto especializado en la cardiología, pionero en el país. INSACOR sigue funcionando hasta este día y sigue siendo una institución de referencia y de mucho prestigio en El Salvador.

Asimismo, en 1968 el Dr. Maza fue socio fundador de la Sociedad Salvadoreña de Cardiología y designado como delegado de la misma, encargado de desarrollar las actividades de coordinación de la Sociedad.  También es miembro del  “American College of Chest Physicians” (fue nombrado Gobernador de El Salvador), miembro de las Sociedades Salvadoreña, Centroamericana y Mexicana de Cardiología. También se destaca como miembro fundador de la Universidad Dr. José Matías Delgado.

Al preguntarle cual fue su principal logro profesional, el Dr. Maza responde: “Haber formado nuevas generaciones de cardiólogos en El Salvador”. En efecto, fue maestro de varios médicos en el Hospital Rosales y en el Hospital Militar. En reconocimiento por su brillante carrera, ha recibido distintos reconocimientos de hospitales por su excelente trabajo como especialista en la rama de cardiología.

El cardiólogo pionero en El Salvador es sin duda el Dr. Efraín Maza Sicilia. Se ha convertido en una referencia profesional, no solo en la cardiología, sino que también para todo el gremio médico de este país, y a nivel centroamericano.

Gracias Doctor Maza por su legado. Sin duda es un honor ser su nieto. 

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo

10 Oct 2018
Alfred Nobel
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Alfred Nobel

3 Oct 2018
¿Qué hacemos por los niños?
Opinión | Por: Erick Hernández

¿Qué hacemos por los niños?