Opinión

26 Oct 2016
Opinión | Por: Kevin Sánchez

El aborto desde una perspectiva católica.

Hace unos días  venia de camino a casa con dos personas que conocí en una institución en la cual brindo un voluntariado. Resulta que después de un largo tiempo de discutir sobre varios temas de relevancia salió a la palestra el tan polémico tema de la legalización del aborto en el país.

Empezamos a discutir sobre el tema, estaba en situación de desventaja, yo estaba en contra y ellos dos estaban a favor del aborto bajo ciertas circunstancias. Escuchaba sus argumentos y trataba de dar los míos pero hubo un momento en el cual decidí ya no seguir más con esa discusión que parecía no llevar a ningún lado.

Cuando terminamos de discutir sobre el tema yo sentí que empezaba a dudar sobre mi postura. En el trayecto que caminé solo hacia mi casa empecé a reflexionar detenidamente lo que habíamos hablado, mis creencias y principios parecían que se estaban derrumbando. Los días siguientes mantuve respecto al tema esa misma duda y revisaba mis argumentos, ya no sabía si seguir defendiendo mi punto de vista o dejarme convencer por la otra alternativa que parecía muy convincente.

En esa situación me encontraba cuando esa misma semana recibí un mensaje en una red social proveniente de una amiga la cual conocí en la iglesia a la cual asisto y de la que formo parte de una pequeña comunidad (grupo de crecimiento espiritual). En fin, en el mensaje ella me preguntaba si podía suplirla a la capacitación en la cual recibe  los temas que luego nos transmite en nuestra reunión de comunidad; sin pensarlo mucho acepte y me dispuse a ir.

Cuando llegue y me preparé a recibir el tema me llamó la atención lo que se empezó a desarrollar: era un tema sobre la dignidad humana y que todos como seres humanos tenemos el mismo valor para Dios sin importar nuestra raza, sexo  o creencias. Para mí todo estaba muy claro hasta que llegamos a un  tema en específico, el del aborto, las palabras que pronunció el orientador me hicieron reflexionar seriamente y recapacitar lo que tenía en duda.

El aborto nunca es y ni será la solución a un embarazo no deseado, matar a un ser que no tiene la culpa de nuestros actos nunca es ni será la solución ni mucho menos podrá curar las huellas del abuso sexual.

Para la iglesia católica el aborto es catalogado como: “la muerte provocada del feto, realizada por cualquier método y en cualquier momento del embarazo desde el instante mismo de la concepción.” Por eso para mí como católico prácticamente es aberrante pensar que sea cuestión de debate la legalización del aborto por cualquier circunstancia.

Sumado a esto, la constitución de nuestro país en su artículo 1 inciso segundo declara que: “asimismo reconoce como persona humana a todo ser humano desde el instante de la concepción” por ende el solo hecho que sea tema de debate es inconstitucional y carecería de todo fundamento jurídico.

Finalmente eso es en lo que yo opino y no estoy haciendo ningún daño a nadie con expresar  mi opinión y mis creencias, estimado lector usted tendrá la suya respecto al tema, sea cual sea inspirada o no en principios morales o religiosos. El fin de mi artículo es provocar un debate serio sobre el tema,  analizarlo detenidamente y analizar las consecuencias de ello. Pero sobre todo pensemos: ¿queremos tener una sociedad donde le enseñamos a la población que la salida fácil a sus problemas es el aborto? ¿Podemos jugar a ser Dios y decidir quién puede vivir y quién no? ¿Y si hubieran abortado a alguno de los que apoyan el aborto, creen que podrían estar dando su argumento en este momento? ¿Queremos una sociedad donde le enseñemos a los demás que las personas que tienen una enfermedad o discapacidad desde su gestación en el vientre de la madre valen menos que las que no?

 

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida