Opinión

2 Oct 2013
Opinión | Por: Juan Martínez

Educación y desigualdad en un gráfico

La desigualdad del ingreso es uno de los fenómenos más incomprendidos, motivo por el cual se presta tanto para la maximización de votos que caracteriza al juego político. En nuestro país, ignorar las causas de la desigualdad es algo intolerable que nos impide distinguir entre soluciones reales y populismo en el inmenso mar de palabras poéticas de los candidatos presidenciales.

 

Hay un aspecto en particular que es necesario comprender, y es que educación y desigualdad tienen una relación muy estrecha. El gráfico de abajo muestra la relación entre ingresos laborales y educación, de la cual ya he hablado anteriormente, pero considerando solamente trabajadores formales. En esta ocasión, he graficado varios percentiles. En palabras fáciles, si tomáramos a los salvadoreños con un mismo nivel educativo, y los colocáramos en orden ascendente de sus ingresos, el décimo percentil, por ejemplo, representaría el salario de la persona por debajo de la cual se encuentra el 10% delas personas tomadas en consideración.

 

 

Lo que se puede observar es que, entre las personas con un nivel educativo muy bajo, los salarios son bastante similares, mientras que entre las personas que han estudiado por muchos años los salarios son bastante disparejos. En otras palabras, los percentiles más altos crecen más rápido que los más bajos, conforme el nivel educativo se incrementa. Parece que la desigualdad se incrementa con la educación, ¿por qué?

 

La razón por la que observamos este efecto es que nosotros aprendemos de forma acumulativa. Quien, por culpa de un mal profesor, no aprendió bien a sumar, probablemente tendrá dificultades para despejar ecuaciones, tal vez tendrá que llevar en segunda la clase de cálculo y se rendirá antes de tener que resolver una ecuación diferencial. Algunos factores que afectan la calidad de lo que aprendemos son: la habilidad innata, las condiciones de la escuela (instalaciones, calidad de los maestros, etc.), la situación socioeconómica de la familia, problemas de salud, violencia en la comunidad y otros. Ventajas tempranas se acumulan y permiten avanzar mejor y más lejos en el sistema educativo. Quienes corren más rápido también aceleran más rápido. Este patrón se repite en todo el mundo y explica en buena medida los cambios en la desigualdad.

 

La desigualdad se alimenta de sí misma cuando el nexo entre pobreza y educación es fuerte, y esta es la razón por la cual debe atacarse desde el flanco de la demanda, en lugar de simplemente concentrarse en incrementar la oferta. Mientras que la dispersión del ingreso relacionada con diferencias en habilidades naturales es difícil (e injusto) de eliminar, los otros factores pueden ser objeto de política pública. El gobierno tiene todo un arsenal de políticas para luchar la desigualdad educativa actuando desde el lado de la demanda.

 

Los vouchers educativos focalizan el gasto en educación y permiten a los pobres acceder a colegios privados a tasas subsidiadas. Esto a su vez genera competencia en todo el sistema educativo, incluyendo institutos públicos (las escuelas públicas tendrían que ser mejor administradas si quieren recibir el subsidio), e incentiva la enseñanza de materias que incrementen los retornos privados de la educación.

Las transferencias condicionadas hacen su aporte entre los más pobres, fomentando la asistencia escolar y mejor nutrición. Al respecto de esto, la ESEN, en su reciente propuesta de política educativa, incluso visualiza a las escuelas públicas como agentes importantes en promover la adecuada nutrición entre los más pobres (en lugar de simplemente ofrecer alimentos).

Una sociedad más justa es posible, pero requiere de políticas que atiendan las necesidades de la demanda educativa, y que se mantengan independientemente del partido de turno.

13 Ene 2017
De la paz negociada, a la paz consensuada.
Opinión | Por: Kevin Sánchez

De la paz negociada, a la paz consensuada.

13 Ene 2017
Nuevos Acuerdos
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Nuevos Acuerdos

12 Ene 2017
¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?
Opinión | Por: Óscar Melgar

¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?

11 Ene 2017
25 años de Paz
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

25 años de Paz