Opinión

13 Jun 2017
Opinión | Por: Caleb Padilla

¿Depredadores alienígenas del planeta?

No se necesita hacer una introducción para que al leer el titular de este artículo sepamos quienes son los depredadores. Cierra tus ojos e imagina la imagen de un depredador, seguramente quienes han visto la película “Predators” se harán una imagen de los alienígenas que así son llamados, seres oscuros y con rostros monstruosos que cazan por diversión. Para quienes no han visto esta película es posible que se imaginen a los depredadores naturales como leones, tigres, leopardos, tiburones, cocodrilos, entre otros.

Estos tienen características comunes, parecen ser superiores a los demás, tienen gran astucia y suelen alimentarse de los que se encuentran por debajo de ellos. Pero, cada uno de ellos tienen un cazador común, sea en la ficción o en la realidad, tienen al mismo depredador por encima de ellos. En el caso de los Predators, el humano los cazaba sin entender qué papel jugaba en todo esto, y en el caso de los grandes animales, también, el humano los caza como trofeo.

Entendemos hoy ¿quién es el mayor depredador de todos? Así es. Somos nosotros los humanos, y somos depredadores de todo el planeta; desde cazadores de animales, destructores de bosques, quemadores de montañas, contaminadores de océanos, explotadores de humanos y los verdugos de nuestro propio planeta.

Somos testigos de la desaparición de muchas especies, gracias a nuestro mal llamado “desarrollo”, el cual simplemente se enfoca en generar riqueza a partir del consumo de los recursos naturales de nuestro planeta, a expensas de los límites que la naturaleza establece. Ignoramos el equilibrio que se debe tener para no acelerar procesos de auto depuración que nuestro planeta nos presenta, los cuales se vuelven anticuerpos de un planeta que sufre los síntomas de una enfermedad muy grave, que la ataca desde adentro y el cual se va expandiendo por todos lados; como un cáncer que va afectando cada órgano al que invade. Asimismo, nos hemos convertido nosotros en la enfermedad terminal de todo un planeta y queremos ir a explorar otros planetas para contaminarlos, y así expandirnos por todo el universo, enfermando cada planeta al que busquemos llegar.

Es triste nuestra realidad, no es muy alentadora, pero tiene una luz de esperanza. Al parecer nos estamos dando cuenta que nos hemos vuelto en una enfermedad y no en un anticuerpo, el cual es la misión que como seres humanos habitantes de este planeta tenemos. Nuestra misión es protegerla y saberla administrar sustentablemente.

Pero, como suele hacerlo la naturaleza, muchas veces de la enfermedad surge la cura. El antídoto que debe ser aplicado para detener la enfermedad e ir poco a poco restaurando todo el daño a tal punto que nosotros ya no seamos un cáncer para el planeta, sino más bien transformarnos en el anticuerpo capaz de superar y detener la enfermedad.

Tu que lees este artículo, te invito a que te vuelvas el antídoto del cáncer provocado por la “humanidad”. De nosotros depende curar este planeta que cada día pierde mucho y va muriendo poco a poco, tu compromiso es el inicio, tus acciones son el antídoto, no sigas siendo un depredador del planeta.

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más