Opinión

6 Mar 2013
Opinión | Por: Oswaldo Serrano

Depreciación educativa

 

La Universidad de El Salvador, UES, es la única institución pública de estudios superiores de nuestro país. Al mismo tiempo, es el centro de estudios más antiguo con una gran riqueza histórica y cultural. Fue fundada el 16 de febrero de 1841 por Decreto de la Asamblea Constituyente de aquel entonces y por iniciativa del presidente Juan Nepomuceno Fernández Lindo.  Su principal objetivo era brindar a la juventud salvadoreña la educación superior necesaria para el desarrollo intelectual de nuestro país.

En efecto, muchos profesionales distinguidos han estudiado en la universidad, para muestra un botón, la doctora María Isabel Rodríguez, actual Ministra de Salud a sus casi 91 años, según la historia fue la primera mujer graduada de la carrera de medicina en nuestro país. También fue la primera mujer en ser rectora de la universidad en 158 años de fundación, entre otros logros y lo que le falta por vivir…

¿Pero qué podemos decir de la UES hoy en día? La demanda de ingreso sobre pasa por mucho los recursos en infraestructura, económicos y docentes con el que la universidad cuenta. Por otro lado, desde los años 1950 la universidad pasó a ser cuna de pensadores de izquierda, lo que en su mayoría continúa a la actualidad.

Para muchos de los catedráticos, sindicalistas, estudiantes y más, las únicas personas que tiene derecho de estudiar en la UES son los simpatizan con la izquierda. Un estudiante que quiera superarse debe agachar la cabeza y no manifestar que piensa diferente ya que de lo contrario se enfrenta a críticas e incluso señalamientos absurdos como “¿No sos de izquierda? Entonces vos tenés pisto, no debés estudiar acá, andate a una privada mejor”. Comentarios que solo personas ortodoxas e ideologizadas hacen. El derecho a la educación no distingue ideologías.

Al hablar de la calidad educativa, no podemos ignorar la precaria situación de la misma, falta de fondos, burocracia, autoridades y personal incompetentes, y mala utilización de lo poco que se tiene; por ejemplo, actualmente la universidad cuenta con un equipo de fútbol en la liga mayor de futbol salvadoreña, parte del presupuesto general de la nación que se le otorgan a la universidad es utilizado para la mantención de este equipo, compra de jugadores extranjeros y los salarios de los mismos. Si bien es cierto el deporte es importante, la idea de un equipo de la universidad es que las aulas sean el semillero para este.

Pero vemos como se invierte en este proyecto que al final no levanta cabeza en la liga, y a su vez vemos a muchos estudiantes lidiando con procesos arcaicos, falta de recursos académicos, poco personal docente, infraestructuras inadecuadas, insalubridad, horarios acomodados a los profesores y no a los estudiantes. Esto es lo que los jóvenes sufren a diario ya que dicen que el presupuesto no alcanza.

Como estudiante de la Universidad de El Salvador, mi sueño es que la institución brinde las herramientas, los espacios adecuados y una educación digna. Que las inversiones sean pensadas y destinadas a los beneficios de nosotros los estudiantes. Los jóvenes debemos tener más facilidades para superarnos, como la de llevar un trabajo al lado de nuestros estudios, algo que es muy difícil hoy en día ya que los horarios lo impiden.

Finalmente, el gobierno debe poner mayor importancia a este tema, el desarrollo de un país depende de la educación de su población.

 

13 Ene 2017
De la paz negociada, a la paz consensuada.
Opinión | Por: Kevin Sánchez

De la paz negociada, a la paz consensuada.

13 Ene 2017
Nuevos Acuerdos
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Nuevos Acuerdos

12 Ene 2017
¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?
Opinión | Por: Óscar Melgar

¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?

11 Ene 2017
25 años de Paz
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

25 años de Paz