Opinión

3 Nov 2016
Opinión | Por: Óscar Melgar

Debemos acabar con la corrupción porque nos merecemos un mejor país

Una vez más los salvadoreños somos testigos de lo que espero no sea solamente un show mediático en un caso de corrupción que implica a un expresidente de la república y varios exfuncionarios públicos debido a los supuestos delitos de peculado, agrupaciones ilícitas y lavado de dinero. Ya en este mismo año, habíamos sido informados también de otro supuesto caso de corrupción en el que también se vio involucrado otro expresidente de la república y que ahora se encuentra en Nicaragua debido a la “supuesta persecución política” que él y su familia sufren en El Salvador.

Estos casos se han sumado a muchos otros que de alguna forma existen y que lastimosamente han quedado sin castigo dentro de la sociedad salvadoreña. No obstante, la corrupción no es una circunstancia exclusiva para El Salvador, podemos encontrarla en todos los países del mundo, en diferentes grupos sociales, de diversas formas e incluso hasta en las religiones.

Quizás la dificultad más grande dentro de la corrupción es la cuantificación. ¿Cómo saber cuánta corrupción se da en nuestra sociedad? Según datos encontrados en el Programa Estado de la Nación en el año 2008, 40% de la población centroamericana creía que sus gobiernos hacen poco o nada para combatir la corrupción. Además, el estudio presentaba, irónicamente, un dato muy curioso ya que, para cierto porcentaje de la población, la corrupción podría ser considerada como tolerante siempre y cuando la persona que lo hiciera estuviera cubriendo una necesidad inmediata que no perjudique a terceros. Este mismo informe retoma datos de otras investigaciones que aseveran que la corrupción es un problema que puede tener efectos negativos en el crecimiento económico de los países y en otras áreas como ingresos fiscales y para la disminución de la pobreza. La corrupción es además, a mi punto de vista, una circunstancia que demuestra la poca entereza moral y cobardía de las personas que la realizan, al ser corrompidos por tanto poder y dinero.

Estando en México he tenido la oportunidad de ver la lamentable condición en la que se encuentran muchos de nuestros hermanos centroamericanos al dejar su tierra y enfrentarse a condiciones adversas, en un país que no es el suyo debido a que en nuestros países no se encuentran las condiciones de superación personal o profesional y/o en la mayoría de los casos, porque muchas de estas personas huyen forzadamente debido a los problemas con grupos como las pandillas. Con tanta impotencia, me pregunto: ¿qué pensará un funcionario público cuando utiliza los poderes públicos para beneficios propios? ¿Cuánto podría hacerse con el dinero robado? ¿Qué podemos hacer desde la sociedad civil para exigir a todos nuestros gobernantes trabajar por un mejor país, en el caso El Salvador? ¿Hasta cuándo los salvadoreños vamos a permanecer de brazos cruzados y entenderemos que muchos de los políticos han hecho con nuestro trabajo nada más que enriquecerse?

La corrupción es uno de los males que atañe a nuestras sociedades en diversos sentidos, un mal que estoy seguro no podrá eliminarse al cien por ciento. Sin embargo, el camino para reducir dicha problemática comienza por entender que es un problema que está presente en nuestra sociedad y que no debe justificarse por motivo alguno. No podemos seguir justificando el robo de nuestros recursos públicos por parte de políticos como Arena, FMLN o de otros partidos y funcionarios públicos; además no debes seguir con la idea de que sólo porque uno lo hace el otro también tiene derecho de hacerlo. No podemos seguir permitiendo que los actos de corrupción no sean castigados y sean dejados al olvido. Debemos trabajar, exigir y formar los medios, las instituciones y a los responsables necesarios, además, de trabajar en conjunto por disminuir este mal que tanto nos hace daño.

7 Dic 2018
InSight: Revelando el corazón de Marte
Opinión | Por: Verónica Ruiz

InSight: Revelando el corazón de Marte

7 Dic 2018
Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?
Opinión | Por: Caleb Padilla

Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?

7 Dic 2018
Diciembre
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Diciembre

28 Nov 2018
Turismo accesible: beneficio para todo un territorio
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Turismo accesible: beneficio para todo un territorio