Opinión

10 Jun 2014
Opinión | Por: Jaime Ayala

De las balas a la presidencia

El reto es enorme, pero también factible. El país está cambiando y con él sus ciudadanos. El profesor Sánchez Cerén debe asumir el desafío de no quedarse atrás.

Aquel día dejó las armas. Tiró el fusil que lo había acompañado durante 12 oscuros años y lo cambió por una pluma de fino trazo. Dejó las vestimentas rasgadas y el sucio uniforme por un traje más fino que se acompañaba de una corbata. Esa fecha, Salvador Sánchez Cerén firmaba la paz para el pueblo salvadoreño luego de más de una década llena de dolor y sangre para toda la nación. Pero en aquella ocasión, el ya no llamado “Comandante Leonel” se comprometía a cumplir una regla casi igual de importante que la paz: jugar a la democracia.

Dejaría la lucha armada en su afán de llegar al poder para someterse a las reglas establecidas del juego democrático. Otra lucha comenzaba. Una que en esta ocasión le llevaría 20 años en completar. El recién pasado 1 de junio, Salvador Sánchez Cerén se proclamó presidente de la República ante los ojos atónitos de muchos que aún no daban crédito al momento histórico que presenciaban. Por primera vez, un dirigente de la guerrilla salvadoreña alzaba las manos para celebrar un triunfo presidencial de manera democrática.

Es curioso, pues pareciera ser que la sociedad salvadoreña se contradice. En incontables ocasiones se ha hablado sobre cerrar por definitivo las heridas de la guerra, pero el pueblo decide elegir presidente a uno de los mayores representantes de la época. Un poco contradictorio, ¿no? Quizás sí; aunque también puede ser que no. Probablemente, una pequeña respuesta pudiera estar en el análisis de los votantes, sobre todo en sus edades y otras características como la educación, oportunidades laborales, entre otros. Sabemos que existía un alto porcentaje de indecisos antes de las elecciones, pero, realmente, ¿quiénes y cómo eran estas personas?

No cabe duda de que sería interesante echarle un vistazo a quienes fueron el factor decisivo en la elección, pero mientras eso sucede no hay que dejar de lado el más importante acontecimiento: tenemos nuevo presidente. Hay que exigirle lo que prometió. O al menos que mejore sus promesas y las cumpla. Es el segundo gobierno del FMLN y será ejercido por un representante de sus verdaderas fuerzas políticas. No hay excusas ni margen de error. Si no tienen cuidado, los 20 años de Arena serán reemplazados por los 10 años del FMLN.

Los gobiernos nunca dejarán de ser cuestionados, tal y como ha sucedido con las cinco administraciones que hemos tenido. Todas han tenido su aciertos y errores, quizás unas más que otras. Pero lo importante es que los salvadoreños dejemos trabajar a Sánchez Cerén; que le demos una oportunidad. Ha ganado la presidencia legalmente y merece ser escuchado y criticado por sus decisiones, no por su pasado.

El nuevo presidente debe trabajar en la legitimidad de su victoria, pues no hay duda de que el pequeño margen de victoria que obtuvo lo obliga a comenzar una mesa de diálogo que reúna las distintas visiones políticas del país. Como prioridad, me parece que a finales de este año el gobierno debería- por lo menos- haber presentado ya verdaderas intenciones de poner a debate nacional el tema de pensiones, la continuación de la política logística comenzada por el expresidente Funes, cambios en legislación y demás incentivos para generar crecimiento económico.

El reto es enorme, pero también factible. El país está cambiando y con él sus ciudadanos. El profesor Sánchez Cerén debe asumir el desafío de no quedarse atrás, tal como los miles de maestros que han renovado sus métodos de educación o incluido la tecnología en sus clases, producto de la necesidad de adaptarse a sus alumnos. El 1 de junio, un exguerrillero tomó las riendas del país. Asumió el cargo acompañado de su esposa, esa que en más de alguna ocasión de seguro debió abandonar por la guerra. Un excombatiente asume la presidencia, pero el país no es el mismo de hace 25 años. Estamos en paz, al menos en papel. 

21 Mar 2017
“Tierras” fuera del Sistema Solar
Opinión | Por: Verónica Ruiz

“Tierras” fuera del Sistema Solar

20 Mar 2017
Los medios frente a la violencia
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Los medios frente a la violencia

16 Mar 2017
La legalización del aborto afectaría a los médicos
Opinión | Por: Sara Larín

La legalización del aborto afectaría a los médicos

16 Mar 2017
El zoológico no se cierra
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

El zoológico no se cierra