Opinión

24 Sep 2014
Opinión | Por: Oswaldo Serrano

¿De dónde telas si no hay arañas?

Es imposible tapar el período de “vacas flacas” que atraviesan las arcas del Estado salvadoreño.

En los últimos días, todos los salvadoreños hemos visto en los diferentes medios de comunicación, escritos, televisivos y radiales, la convulsión que sufren diferentes entidades de gobierno, hospitales de la red de salud y sistema educativo. La Procuraduría General de la Republica (PGR) no es la excepción. De hecho, es una de las instituciones que se ha visto mayormente afectada.

El faltante de recursos económicos es, sin duda, el origen de la complicada situación dentro de esta y muchas otras dependencias del Estado. Sin embargo, en el caso de la PGR, el presupuesto otorgado para el gasto del año 2014 no fue, quizás, el indicado luego de que sufriera una reducción, comparado con el presupuesto asignado en el 2013.

La necesidad de fondos ha obligado a que los funcionarios de la Procuraduría sean protagonistas de un paro o huelga parcial de labores como medida de presión. Esta acción ha afectado a miles de salvadoreños que de forma directa o indirecta utilizan los servicios que presta esta entidad por medio de sus procuradores, defensores públicos y auxiliares o colaboradores jurídicos.

Audiencias, vistas públicas, sentencias, entre otros procesos judiciales no se han desarrollado de la mejor manera. En muchas ocasiones, incluso, han sido cancelados porque la PGR no cuenta con fondos para la compra de combustible de los vehículos que desplazan a los funcionarios a los procesos que se desarrollan en distintos centros de justicia. Es penoso que ni para la compra de utilería básica de oficina, como papel bond, tengan en estos momentos.

La misma procuradora general, Sonia de Madriz, ha solicitado públicamente la pronta intervención del gobierno para gestionar y asignar pronto un refuerzo presupuestario de más de 1 millón de dólares que, según ella, solventaría el gasto del trimestre del año que aún falta.

La pregunta del millón de dólares que le falta a la Procuraduría es, ¿de dónde el gobierno va a sacar dinero para reforzar económicamente sus dependencias en crisis y poder SOBREVIVIR? ¿Más préstamos a organismos internacionales?  Aunque el presidente de la República plantee que esta es una situación controlada y que el gobierno no está pasando por una crisis, el colapso de diversas instituciones es cada vez más evidente. Es imposible tapar el período de  “vacas flacas” que atraviesan las arcas del Estado salvadoreño. Incluso el término “estado falladito” ha comenzado a hacer eco en distintos sectores de la sociedad

Quizá sea hora de focalizar no lo solo el subsidio del gas, sino también el Presupuesto General de Nación. Es hora de reajustar el presupuesto asignado a otras dependencias. No es posible que entidades como la PGR, que brindan un servicio al pueblo salvadoreño y de la que dependen miles de cuotas alimenticias, no cuente con los recursos para brindar asistencia legal a la ciudadanía, mientras otras entidades como la Asamblea Legislativa gastan su presupuestos en obras de arte, renovación de la flota vehicular y viajes. Es totalmente intolerable y de las cosas que no hay formas de justificarlas y que simplemente pasan en este país.

13 Ene 2017
De la paz negociada, a la paz consensuada.
Opinión | Por: Kevin Sánchez

De la paz negociada, a la paz consensuada.

13 Ene 2017
Nuevos Acuerdos
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Nuevos Acuerdos

12 Ene 2017
¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?
Opinión | Por: Óscar Melgar

¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?

11 Ene 2017
25 años de Paz
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

25 años de Paz