Opinión

21 Nov 2017
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Darse a respetar

En las últimas semanas, casi todos los días leo y veo en las noticias que muchas actrices y actores han sacado a la luz haber sido abusados sexualmente por quienes eran en ese momento sus jefes. Han dado detalles de cómo las\los chantajeaban para conseguir un papel a cambio de un “favor”, soportar comentarios incómodos, conductas inapropiadas, hasta llegar a casos de abuso sexual.

 

La violencia sexual ha sido un secreto a voces en el mundo de la farándula. En El Salvador a veces es un secreto y otras veces las víctimas y sus simpatizantes se encargan de gritarlo a viva voz, con la esperanza que la justicia se haga cargo.

 

Un caso muy sonado ha sido el del locutor y presentador Maximiliano González acusado del delito de remuneración por actos sexuales con menores de edad. Desde el 2014 se sabía que González estaba vinculado con una red de trata de menores, sin embargo, no fue procesado. Fue hasta el 3 de enero de este año que fue capturado, junto con el empresario Ernesto Regalado, Luis Alonso Marroquin y Salvador Garcia

 

Luego de 10 meses en prisión y de pagar una fianza de $25,000, González recuperó su libertad. El proceso legal no ha concluido,  pero gracias a la Cámara Segunda de lo Penal de San Salvador, ahora González esperará ser llamado a juicio desde la comodidad de su casa.

 

Luego de 10 meses en prisión, el presentador Maximiliano González, recuperó su libertad el pasado 1 de noviembre.

 

No me extrañaría que en menos de un año González volviera a su vida cotidiana. Tal vez tratará de mantener un perfil bajo, esperando que con el tiempo la gente se olvide de él, parecido a lo que hizo Carlos Antonio Miranda quien en 1999 abusó y asesinó a su nieta Katia Miranda. Miranda no sólo no cumplió el tiempo en prisión al que había sido condenado, sino que fue absuelto de pagar una fianza de $100,000 a la madre de Katia, quien vive asilada junto con su otra hija en Estados Unidos, luego de haber sido amenazada de muerte tras el primer juicio.

 

Entre enero y junio de 2017, la Policía Nacional Civil, registró 1,948 denuncias por delitos sexuales, aproximadamente 11 denuncias diarias, de las cuales el 95% fueron mujeres y de este el 62% menores de 17 años. Según datos del Instituto de Medicina Legal, los principales agresores son, en su mayoría, personas conocidas.

 

La organización Panamericana de la Salud señala que quienes sufren violencia sexual pueden sufrir consecuencias conductuales, sociales y de salud mental, eso sumado a enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados, los que en paises como el nuestro llevan a abortos inseguros

 

Pero ¿cómo combatir la violencia sexual? Lo primero que se nos viene a la mente es endurecer y hacer cumplir las leyes, pero ¿es eso suficiente? La violencia no es resultado de un único factor, sino varios factores de riesgo y  para combatirlos se requiere la cooperación de varios sectores; no solamente la justicia penal, sino también el bienestar social, y sobretodo la EDUCACIÓN.

 

Educar a niños y niñas a respetar a los demás, que conozcan sus derechos, que sepan que nadie puede tocarlos sin su permiso. Promover en la población en general, la empatía y solidaridad hacia las víctimas. En nuestra sociedad, poco a poco hemos ido perdiendo sensibilidad, es el pan de cada día leer sobre actos de violencia a tal punto que nos hemos vuelto insensibles ante el odio.

 

No solamente nos hemos vuelto insensibles, sino también muchos alimentan el odio con comentario en redes sociales en donde culpan a las víctimas por haber sido abusadas, porque “ella no se daba a respetar”. Nadie tiene que ganarse el derecho de ser respetado/a, debemos ser respetados/as porque somos personas, somos seres humanos y merecemos la libertad de permitir o no que nos toquen, de tener o no una pareja, de vestirnos como querramos, y hacer lo que nuestra libertad nos permita sin tener miedo de nuestra integridad física ni psicológica.

Algunos comentarios sobre publicaciones acerca de acoso y abuso sexual.

 

 

 

 

 

 

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más