Opinión

27 Nov 2013
Opinión | Por: Gumercindo Ventura

Daniel Rucks, un genio

¡Qué grande Daniel!, a nadie se le hubiera ocurrido. Después de años de que un grupo de ciudadanos se quiere hacer escuchar para que se les respete y se les deje de discriminar, él sale con un plan maestro digno de admirar. Nos ha dejado una gran lección, y es que a veces para hacer notar una lucha no queda de otra que armar un escándalo, ¿y qué mejor forma para levantar controversia en los salvadoreños que yéndose a emular al espectro más intolerante de la sociedad?

A veces los argumentos pueden sonar muy fríos, poco interesantes, sin vida y aburridos. A nadie se le ocurrió hacer uso de su poder mediático como parte de la “farándula” para escribir una columna. Un par de peyorativos, intolerancia en exceso, humor, una pizca de insultos y finalmente publicarlo en un blog y ¡voilá! Centenares de personas se apresuran a emitir opiniones de rechazo ante escrito tan medieval, tan perfectamente planeado.

Yo sé que Daniel es muy modesto, y jamás admitirá su plan último. Incluso llegó a ofrecer disculpas públicamente para cerrar con chonga el acto. Podrán caer otros en el engaño, pero yo sí pude apreciar la brillantez del plan maestro. Se pasó halloween pero él igual se disfrazo de un intolerante.

Si nunca hubiera dicho nada, probablemente el tema seguiría solo como temas de mesa, otro elefante incómodo en la sala al cual todos ignoran. Después de tal escándalo, y de leer los constantes rechazos y hasta el pensamiento ortodoxo de muchos, más de alguna persona se debe de haber detenido a repensar el tema. En más de algún hogar se debe haber discutido durante la cena, en más de algún café platicaron sobre ello.

Después de esta prueba piloto estoy seguro se vienen más logros y batallas. Daniel se tiene que pronunciar a favor de la corrupción en el Estado, del compadrazgo entre empresas protegidas y sus compadres en instituciones públicas. Falta exigir que los diputados se receten más aumentos, que la Corte de Cuentas sea controlada por partidos políticos y que se desarme la Sala de lo Constitucional.

Tal vez también sea buena idea que se hasta se postule para ser diputado. Con el podio y contacto directo con la legislatura podría aplicar una estrategia similar desde ahí para no quedarse solo con reacciones públicas. Puede hasta tener más influencia en temas de políticas públicas desde donde se toman decisiones y se delibera sobre programas de país. Si ha logrado tales reacciones desde un simple blog, imagínense lo que se podría hacer desde la política, participando en debates en radio, televisión y hasta platicando de primera mano con otros funcionarios públicos.

Esto solo es un inicio, pero las posibilidades para mejorar la política y otros problemas económicos y sociales en el país son muchas. Con esto no solo se ha abonado a crear más conciencia sobre la tolerancia haciendo uso de su libertad de expresión, pero se ha hecho sin mayor inversión, sin manifestaciones y sin bloquear el tráfico de las calles. Genios como Daniel hay pocos en el país.

 

15 Feb 2019
Una experiencia inolvidable
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Una experiencia inolvidable

14 Feb 2019
Un día del amor verde y azul
Opinión | Por: Caleb Padilla

Un día del amor verde y azul

13 Feb 2019
Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

1 Feb 2019
Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país