Opinión

3 Feb 2016
Opinión | Por: Kevin Sánchez

Dale PLAY, decían…

Dale PLAY para continuar con los cambios, decían…. Todas esas promesas que el FMLN hizo en la última campaña presidencial se quedaron exactamente solo en eso: promesas de campaña.

Todos los salvadoreños estamos viendo como el FMLN desde la presidencia está enrumbando a nuestro país a la decadencia económica, social y política.

¿En qué baso mi análisis para decir esto? Hay muchas causas que a simple vista podemos ver en nuestro día a día, profundizaré algunas que a mi parecer son las más importantes:

El alto índice delincuencial con el que vivimos a diario no ha sido combatido de la mejor forma por el gobierno. Después de la tregua entre pandillas pactada en 2012 (que tiene elementos muy raros y sospechosos vinculantes al gabinete de gobierno de ese entonces) las cosas han empeorado en seguridad y hemos visto como la delincuencia sigue dejando miles de víctimas a lo largo del país y asesinos en la impunidad. El presidente Sánchez Cerén durante todo su mandato se ha dedicado a decir que “los medios de comunicación infunden temor y desesperanza en la población”. Pero esto nada más demuestra la desesperación del presidente de echarle el muerto a otro y tirar cortinas de humo para desviar la atención del problema.

También, desde que Sánchez Cerén asumió la presidencia de la republica el pobre crecimiento económico que El Salvador ha venido experimentado es insuficiente para crear más y mejores condiciones de empleo. El gobierno ve satisfactorio el crecimiento económico del 2% que ha logrado, algo que en la práctica no ha impactado en gran medida en la economía de nuestro país. Un ejemplo práctico para demostrar esto son las empresas Jumex y El Mundo Feliz, de las cuales una tuvo que abandonar el país y la otra cerrar por los altos costos de operación que tenían (impuestos, agua, luz entre otras cosas).

Los impuestos se han puesto de moda durante la gestión de Sánchez Cerén. Cada medida que el ejecutivo quiere llevar a cabo se les ocurre tratar de financiarla con nuevos impuestos. No estoy criticando que este mal crear nuevas leyes o medidas para combatir los problemas más importantes de nuestro país, sino la forma con la que quieren financiarlas. Mientras no se aprueben leyes de probidad y transparencia y no sepamos cuanto dinero gasta cada año la presidencia y otras instituciones gubernamentales en publicidad innecesaria, viáticos excesivos, corrupción y favores políticos, no sabremos cuánto dinero pudo haberse usado en beneficio del país.

Y finalmente, la propaganda excesiva del gobierno para anunciar sus “logros” contrasta demasiado con los problemas y carencias que tenemos en nuestro país. Siempre he pensado que el mejor ejemplo de publicidad es el ejemplo, y tiene más impacto en el ciudadano el realizar obras para su beneficio que lanzar cientos de spots diarios de mentiras o verdades a medias.

Hay que tomar en cuenta que estos son solo algunos de todos los problemas que a mi parecen contrastan demasiado con lo que el presidente Sánchez Cerén dice combatir. Lastimosamente a diario vemos noticias que nos decepcionan por la incapacidad del gobierno para actuar y resolver los problemas del país. Apenas un poco más del 50% de la población decidió darle PLAY a este gobierno, pero ya es hora que el presidente no se esconda y gobierne para todos con eficiencia y transparencia.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida