Opinión

15 May 2017
Opinión | Por: Sara Larín

Cunas de cartón, cobijando sueños en El Salvador

La Fundación Cuna de Cartón El Salvador tiene como principal misión reducir los índices de mortalidad infantil en los primeros meses de vida, a través de la repartición de cajas de cartón que sirven como cunas provisionales a comunidades de escasos recursos y especialmente a las familias salvadoreñas, donde los bebés duermen en el suelo, sobre petates, mantas o hamacas.

La razón por la que las cunas son hechas de cartón no está relacionado directamente al nivel socio económico de los beneficiados, sino que por décadas se ha demostrado que las cajas de cartón ayudan a prevenir el Síndrome de Muerte Súbita, popularmente conocido como “muerte de cuna”. Es decir, la muerte repentina de los recién nacidos durante sus primeros seis meses de edad y ocurre por la incorrecta posición del bebé al dormir que no le permite respirar adecuadamente.

Algunos hábitos comunes para acomodar el espacio del bebé dentro de una cuna, tales como: colocar demasiadas almohadas, mantas, peluches, juguetes o utilizar colchones excesivamente blandos, aumentan el riesgo de asfixia para el recién nacido.  Así mismo, la práctica del colecho, que consiste en que los recién nacidos duerman en la misma cama que sus padres, multiplica por cinco el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita, ya que pueden ser los causantes de la obstrucción de las vías respiratorias del bebé; debido a la inhalación de los gases exhalados por sus padres, el incremento excesivo de la temperatura y la probabilidad de aplastamiento.

Los expertos pediatras, neonatólogos, anatomopatólogos, cardiólogos y forenses han publicado diferentes estudios epidemiológicos para encontrar las causas de mortalidad infantil, y poder así reducir todos los anteriores factores de riesgo. Entre sus principales recomendaciones se encuentra la necesidad de que el bebé duerma en su propia cuna y siempre boca arriba.  De tal modo que, el proyecto de la Fundación Cuna de Cartón resulta ser una excelente campaña de prevención, enfocada a propiciar un ambiente de sueño seguro para el recién nacido, que permita reducir la incidencia de este tipo de muertes que afectan muchísimo a las familias salvadoreñas.

Las cunas de cartón están hechas con medidas específicas que ayudan al bebé a mantener la posición supina para dormir; además, el cartón permite regular la temperatura ambiente dentro de la cuna, es decir, que si hace mucho calor la cuna mantendrá fresco al bebé y si hace mucho frío la cuna mantendrá caliente al bebé.  El tapizado del diseño es fabricado con tintas de soya naturales con el propósito de evitar que el material provoque la intoxicación del recién nacido y la tapadera en realidad se utiliza como base para dar mayor soporte a la cuna.

El proyecto es tan integral, que más allá de regalar cunas, es también un proyecto ecológico biodegradable, ya que posterior a los seis meses de edad la cuna puede ser heredada para un hermano menor, reutilizada como un ropero o como una caja de juguetes.  De la misma manera, el proyecto da apertura al desarrollo humano ofreciendo una alternativa digna ante un problema de exclusión social, reduciendo así las desigualdades en relación a la esperanza de vida de las familias de escasos recursos que se encuentran más expuestas a este tipo de incidentes.

Finalmente, otro fruto del proyecto es la oportunidad de empleabilidad para las todas las madres que ya han sido beneficiadas por colaborar con la fabricación de las mantas y el corte del colchón que lleva incluida la cuna, de tal modo que, permite a las mujeres ser productivas para un proyecto que beneficiará a toda su comunidad.

16 Nov 2017
Realidad salvadoreña rumbo al 2018
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Realidad salvadoreña rumbo al 2018

14 Nov 2017
Salvadoreñas increíbles
Opinión | Por: Caleb Padilla

Salvadoreñas increíbles

10 Nov 2017
Los donantes y sus partidos
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los donantes y sus partidos

10 Nov 2017
Esto que muchos llaman democracia
Opinión | Por: Karen López

Esto que muchos llaman democracia