Opinión

14 Oct 2015
Opinión | Por: Kevin Sánchez

¿Cuántos más diputados Cardoza queremos tener?

Está en nuestras manos como sociedad civil exigir a los diferentes partidos políticos y candidatos a diputados que realmente cuenten con los requisitos establecidos en la Constitución de la Republica y que no sean personas afines ciegamente a sus intereses.

Normalmente cuando oímos hablar de los diputados de nuestra Honorable Asamblea Legislativa tenemos la idea de que se trata de personas con un conocimiento notorio en materias como política, economía, cooperación internacional, derecho y seguridad social, entre otras; y que cumplan con una característica muy importante: ser HONESTOS y TRANSPARENTES durante su gestión.

En los últimos días se conoció la noticia de la investigación en contra del diputado del PCN, Reynaldo Cardoza, por supuesto enriquecimiento ilícito durante sus gestiones como diputado desde 2009 a la fecha. Cardoza alega inocencia, pero realmente solo las investigaciones sobre el caso nos harán saber la verdad. Ante esto, la principal pregunta que debería surgirnos es: ¿cuántos más diputados Cardoza queremos tener?

Para fundamentar la pregunta anterior debemos retomar la primera idea que mencioné acerca del conocimiento notorio que deben tener los diputados para ejecutar su función. En el artículo 126 de nuestra Constitución se establece que los diputados deben ser personas de “notoria honradez e instrucción”, lo cual implica que nuestros diputados deben ser personas con la suficiente capacidad y conocimiento sobre los temas que más nos preocupan a los salvadoreños. Deben tener conocimiento para aprobar leyes que realmente beneficien a la mayoría de nuestra población y no solo a algunos sectores, o polarizar la política y creer que todo lo que tu adversario político proponga es negativo.

En este mismo requisito no hay que olvidar el penoso incidente que pasó el diputado Cardoza cuando en 2012 se estrenó como secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa y no pudo leer una cifra de seis dígitos. ¿Qué notoria instrucción podrá tener un diputado que no puede leer una cifra de seis dígitos cuando es de lo más común en su trabajo ver tales números a la hora de aprobar préstamos, presupuestos o recibir cooperación extranjera y que a la vez se expresa de una manera no muy respetuosa cuando se da cuenta de que se equivocó? Sin duda nuestro sentido común y nuestra Constitución nos respaldan para decirnos que merecemos mejores diputados.

Como segunda característica, es indispensable que durante su gestión como diputados sean honrados y transparentes. La corrupción es un mal que le es indiferente a los partidos políticos, ideologías políticas y funcionarios públicos, puede presentarse en cualquier momento y como cualquier tipo de soborno o abuso de poder para favorecimiento personal del funcionario público. El diputado Cardoza está siendo investigado sobre este tema y la verdad es que hay muchos indicios que hacen pensar que realmente ha abusado del poder para enriquecer su patrimonio personal. Haber realizado 50 viajes personales al extranjero junto a su esposa, solo en el 2009, y tener depósitos por 220 mil dólares no declarados, son solo algunas de las pruebas en su contra que se encuentran en manos de la Fiscalía.

Está en nuestras manos como sociedad civil exigir a los diferentes partidos políticos y candidatos a diputados que realmente cuenten con los requisitos establecidos en la Constitución de la Republica y que no sean personas afines ciegamente a sus intereses. También está en nuestras manos exigir que a los funcionarios públicos les caiga todo el peso de la ley, como a un ciudadano común y corriente, cuando cometen delitos o faltas graves. Mientras no nos interese y no lo exijamos no sabremos cuántos más diputados Cardoza tenemos en nuestra Asamblea Legislativa.

Leé sobre más funcionarios vinculados al delito de corrupción.

La corrupción en El Salvador.

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida

18 Oct 2018
Pequeñas acciones para grandes cambios
Opinión | Por: Erick Hernández

Pequeñas acciones para grandes cambios

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo