Opinión

19 Dic 2014
Opinión | Por: Jacqueline Martínez

“Cuánto más consumo, más feliz soy”

Este tipo de fechas se prestan para que la mayoría de salvadoreños pierdan la cabeza (y el dinero) en compras innecesarias.

“Cuánto más consumo, más feliz soy”. Esta es una frase que describe uno de los peores males de la sociedad moderna. Hablo del consumismo, un comportamiento común en la actualidad en la mayoría de salvadoreños.

David Hume, un economista escocés, se refería al consumismo de la siguiente manera: “Esta avidez de adquirir bienes y posesiones es invariable… y directamente destructiva para la sociedad”. El consumo excesivo considero que se debe a la transculturización, las modas extranjeras y la globalización en general.

Sobre todo, este tipo de fechas se prestan para que la mayoría de salvadoreños pierdan la cabeza (y el dinero) en compras innecesarias. La adquisición de artículos sumamente costosos con los que buscan únicamente satisfacer un deseo o lograr estatus o prestigio social. No es ninguna novedad que nuestro país se encuentra en una crisis de ahorro. El dinero no se invierte en rubros importantes, más bien se gasta de una forma poco moderada e insensata; lo que trae en un futuro consecuencias irreversibles.

Hace un par de semanas, cuando en nuestro país se vivía la fiebre del “viernes negro”, era increíble ver lo abarrotado que se encontraban las tiendas de ropa, zapatos y de electrodomésticos. Parece que las “grandes ofertas” permitían a la gente obtener más artículos a menos precio. Pero ¿dónde estaba ese día la gente que se quejaba del alza en los precios del frijol?, un alimento de primera necesidad que hasta la fecha mantiene un costo de setenta centavos la libra en el Mercado Central, según un sondeo realizado por la Defensoría del Consumidor el pasado 16 de diciembre, un precio elevado a comparación de años pasados.

Parece que las prioridades cambian por conveniencia. ¿Por qué para comprar una tableta, un smartphone, una pantalla, la plata si alcanza y cuando hay que pagar educación, canasta básica, servicios, para eso nunca hay? Es una pregunta que deberíamos hacernos y buscarle una respuesta lógica y real. Pero hay que tener en cuenta que dentro de esta problemática del siglo XXI hay factores que influyen mucho en su propagación.

Uno de ellos es la publicidad que vende de forma atractiva los productos, logrando convencer a los públicos de hacer un gasto innecesario. Años atrás este tipo de cosas se consideraba un lujo. Aquí podemos identificar cómo, a pesar de la pésima situación económica del pueblo, el poder adquisitivo es mayor. Esto debido a los bajos precios que están relacionados directamente a la baja calidad de los productos, lo que representa un período de vida más corto y un futuro gasto.

Esta situación también tiene efectos negativos, ya que con frecuencia ayuda a aumentar la mala distribución de riquezas. Los consumidores, por su lado, son en su mayoría de un nivel socioeconómico inferior a los dueños de las grandes multinacionales, lo que permite que el que tiene menos siga gastando lo poco que tiene para acrecentar los ingresos del “rico”.

Y si nos vamos por el lado humano (cosa que nunca debe faltar en todo lo que hacemos) hay tanta gente que no tiene ni para comprar una libra de pollo para esta Navidad, mientras usted y yo andamos gastando innecesariamente en artículos sin necesitarlos realmente.

En vísperas de la Navidad compremos aquello que realmente necesitamos y dejemos de quejarnos por no poder obtener algo material. Lo importante es disfrutar lo que ya se tiene y si se da la posibilidad de ayudar a aquellos que por razones que desconocemos no tienen la misma suerte de nosotros (hablando económicamente), hagámoslo. Es momento de pensar realmente en qué estamos ocupando nuestros ingresos, si esa inversión valdrá la pena en un futuro o será solo para satisfacer un deseo efímero.

 

 

7 Dic 2018
InSight: Revelando el corazón de Marte
Opinión | Por: Verónica Ruiz

InSight: Revelando el corazón de Marte

7 Dic 2018
Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?
Opinión | Por: Caleb Padilla

Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?

7 Dic 2018
Diciembre
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Diciembre

28 Nov 2018
Turismo accesible: beneficio para todo un territorio
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Turismo accesible: beneficio para todo un territorio