Opinión

23 Ene 2015
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

¿Cuál integración centroamericana?

Lo común de la región es la pasividad de las autoridades al permitir que Centroamérica sea una pista libre para el baile del crimen organizado y el tráfico de droga.

El Grupo Contadora fue una instancia multilateral formada en 1983 con el fin de promover la paz en Centroamérica, ya que Guatemala, El Salvador y Nicaragua se encontraban en un conflicto armado interno. El diálogo suscitado en el proceso de Contadora desembocó en las reuniones de Esquipulas I y II, y en la reunión presidencial celebrada en Tegucigalpa, en diciembre de 1991, poniendo en marcha la nueva etapa de la integración centroamericana y dando lugar a la firma del Protocolo de Tegucigalpa y la creación del Sistema de Integración Centroamericana.

En la reunión de Esquipulas I se creó la Declaración de Esquipulas, centrando sus esfuerzos en la finalización de los conflictos armados en Centroamérica y en el surgimiento de mecanismos institucionales para fortalecer el diálogo, la democracia y el pluralismo como elementos fundamentales para la paz en el istmo y la integración de Centroamérica. Se vuelve realidad el fin de la lucha armada en Nicaragua con los Acuerdos de Sapoa, en 1988; en El Salvador con los Acuerdos de Chapultepec, en 1992; y los Acuerdos de Oslo para Guatemala, en 1996.

En dicha declaración, también se crea el Parlamento Centroamericano (Parlacen), que tiene como objetivo fundamental la realización de la integración de Centroamérica, para consolidarla como región de paz, libertad, democracia y desarrollo. El Parlacen está integrado por 20 diputados de cada Estado parte, elegidos mediante el voto popular, directo y secreto de los Estados de El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.

Han pasado más de 23 años desde su primera sesión solemne y la mayoría de votantes ignoraba que existe el Parlacen y muchos más desconocían que votaban indirectamente por sus representantes en el órgano regional. La Sala de lo Constitucional abrió las puertas a elegir de forma directa a los diputados y, asimismo, despertó la curiosidad de la población de saber acerca de la organización y su funcionamiento.

A las puertas de la primera elección por rostro de los candidatos, se ha podido conocer a los aspirantes vendiendo la propuesta de integración centroamericana como el ambicioso objetivo. Pero desde su creación, el trabajo de los representantes salvadoreños se ha traducido en pocas o nulas posibilidades de convertir a Centroamérica en una zona de integración, paz y desarrollo económico.

Es sorpresiva la inclusión de personas jóvenes como candidatos. De este fenómeno tengo dos lecturas: 1) los candidatos jóvenes tienen ideas novedosas y el propósito de lograr la ansiada seguridad ciudadana, el desarrollo económico, social, político y cultural de Centroamérica; 2) envían a los inexperimentados para foguearse en una institución regional inútil. El tiempo dará la respuesta.

Existen marcadas diferencias entre los Estados parte: las leyes, cultura, la moneda; la peculiaridad que tienen en común es la pasividad de las autoridades al permitir que Centroamérica sea una pista libre para el baile del crimen organizado y el tráfico de droga. Es urgente que desde el órgano regional se reestructuren los objetivos y se concreticen las propuestas encaminadas a solucionar la criminalidad que tanto afecta a toda la región.

Costa Rica se ha rehusado a formar parte del Parlacen porque de manera independiente se ha disparado en los niveles de seguridad, desarrollo económico, educacional y cultural. Es el país que más droga incauta en la región, ha brindado una educación envidiable y la seguridad ciudadana otorga la confianza para que se invierta en grandes cantidades. Ven al Parlacen como un órgano ineficiente. Hasta el momento, tienen razón.

¿Cuál integración centroamericana? Es una pregunta que desde 1991, e incluso antes, se espera respuesta. Los diputados electos para el Parlacen estarán en el foco de los medios de comunicación, con ello se les puede exigir resultados favorables en el transcurso y al final de su mandato.

0
7 Dic 2018
InSight: Revelando el corazón de Marte
Opinión | Por: Verónica Ruiz

InSight: Revelando el corazón de Marte

7 Dic 2018
Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?
Opinión | Por: Caleb Padilla

Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?

7 Dic 2018
Diciembre
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Diciembre

28 Nov 2018
Turismo accesible: beneficio para todo un territorio
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Turismo accesible: beneficio para todo un territorio