Opinión

28 Oct 2015
Opinión | Por: Oswaldo Serrano

Crónicas de una “diputleta”

No estoy de acuerdo con el alto nivel de ausentismo y que sus permisos sean con goce de sueldo. Ella debe estar consciente de que como ciudadanos somos fiscalizadores de las acciones que ejercen nuestros representantes.

Cristina López es una mujer digna de admirar.  Llenó de orgullo a un país al ser la primera atleta salvadoreña en ganar una medalla de oro en los Juegos Panamericanos del 2007. Esto sin duda la puso en el radar de muchos, tanto a nivel nacional como internacional. Su determinación y disciplina son dos de sus grandes referentes como persona y lo que le ha valido para alcanzar todo lo propuesto, prueba de ello es su reciente incorporación a la política.

En diciembre del año pasado, Cristina fue presentada como una de las nuevas propuestas del Partido de Concertación Nacional (PCN) para ganar un curul en la Asamblea Legislativa. La incorporación de la atleta de alto rendimiento fue una prueba de la apertura y renovación que dicho partido pretendía mostrar. Desde ese momento, López manifestó su deseo y voluntad de agenciarse dos puestos: uno dentro de la Asamblea Legislativa y otro dentro los Juegos Olímpicos del año 2016, y por lo menos la diputación ya la logró.

Su segundo objetivo quizá ha generado un poco más de controversia ya como diputada de la Asamblea Legislativa. En los últimos días, Cristina ha sido objeto de diferentes cuestionamientos por el alto nivel de ausentismo en sus funciones dentro del Parlamento. Ha sido del dominio público que constantemente falta a las reuniones de comisiones matutinas por encontrarse entrenando. De igual forma, se le ha confrontado por los diversos permisos que ha solicitado para asistir a diferentes competencias con goce de sueldo, según publicación de Diario El Mundo.

Aunque la diputada alegue que su ausencia es contrarrestada con la presencia de su diputado suplente en cada una de las comisiones que no puede estar presente, y que cuenta con el respaldo de su partido para continuar con su exitosa carrera deportiva, lo cierto es que la responsabilidad de ejercer su cargo le corresponde a ella, y no la puede evadir.

En lo personal, considero que López tiene el derecho de seguir practicando atletismo y seguir cosechando medallas para el país, aun siendo diputada. Pero no estoy de acuerdo con el alto nivel de ausentismo y que sus permisos sean con goce de sueldo. Ella debe estar consciente de que como ciudadanos somos fiscalizadores de las acciones que ejercen nuestros representantes. Considero oportuno que para sus actividades deportivas que requieran se ausente de su puesto legislativo por un tiempo prolongado lo haga, pero sin goce de sueldo. Su reconocimiento como atleta no debe ser mezclado con el reconocimiento por el trabajo realizado dentro de la Asamblea.

También creo que dadas sus jornadas especiales, debe brindar informes de logros y aportaciones como diputada para evitar se generen situaciones o malos entendidos que pongan en tela de juicio su trabajo. Como ella misma dijo en una entrevista previa a su elección “Yo quisiera llegar a ser como una de las mejores diputadas, no creo que pueda decir como quién, si no mi propio deseo es ser una buena diputada, que es ayudarle al prójimo en lo que pueda, porque como diputada yo puedo fortalecer leyes, apoyar leyes, en mi campo que va a ser cultura, deportes y mujer”. Es tiempo que nos demuestre su capacidad  y que puede llegar a ser una buena “diputleta”.

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo

10 Oct 2018
Alfred Nobel
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Alfred Nobel

3 Oct 2018
¿Qué hacemos por los niños?
Opinión | Por: Erick Hernández

¿Qué hacemos por los niños?

2 Oct 2018
Avanza salvadoreño
Opinión | Por: Caleb Padilla

Avanza salvadoreño