Opinión

23 Nov 2016
Opinión | Por: Kevin Sánchez

¿Crecimiento económico o desarrollo económico?

“La economía de El Salvador está creciendo a un ritmo del 2.3% en lo que va del año 2016”. Frases como la anterior y otras similares representan un ejemplo de cuando el gobierno de nuestro país se expresa sobre la situación que atraviesa la economía de nuestro país. Inmediatamente después de un anuncio como el anterior aparecen diferentes instituciones, tanques de pensamiento y hasta personas de la sociedad civil expresando su opinión en los diferentes medios de comunicación respecto al tema; generalmente estas son de crítica hacia las pésimas cifras presentadas.

¿Quién nos está diciendo la verdad? ¿Será que realmente estamos creciendo a un ritmo favorable como dice el gobierno o será que realmente este crecimiento no alivia la grave situación social y económica que tenemos?

El saber diferenciar ciertos términos nos ayudará a determinar quién miente y quien dice la verdad bajo este contexto. La teoría nos dice que el crecimiento económico es el aumento de la renta o valor de bienes y servicios finales producidos por una economía (en este caso nuestro país) en un determinado periodo de tiempo (2016).

Bajo la luz de este concepto podemos concluir que efectivamente sí estamos creciendo económicamente como dice el gobierno, la tasa de crecimiento se ha mantenido al menos en el rango del 2% desde 2015 (2.5%) y para este año se mantuvo en el 2.3%. Aun así detrás de esta cifra positiva hay varias contras alarmas.

El Salvador es el país con menor crecimiento económico de la región (2.3%), Nicaragua (4.9%) que era uno de los países con un nivel muy bajo de crecimiento económico nos ha tomado la delantera y parece que no tiene marcha atrás.

En resumen, el gobierno no nos está mintiendo cuando nos dice que estamos creciendo económicamente, pero  esto es una verdad a medias ya que este crecimiento, en este momento,  no refleja un aumento en la calidad de vida de los salvadoreños ni mejores niveles de inversión y empleo.

Ahora bien, si queremos analizar las consecuencias que este crecimiento económico está teniendo en la calidad de vida de las personas debemos retomar otro indicador económico más específico, se trata del desarrollo económico. Este es la capacidad de un país para generar riqueza a fin de promover y mantener la prosperidad o bienestar económico y social de sus habitantes.

En conclusión, el desarrollo económico analiza más específicamente como los indicadores económicos han ayudado a la población a tener un poder adquisitivo más alto, una mayor acumulación de capital y la disminución de la pobreza y desempleo.

En el caso de nuestro país los índices de reducción de la pobreza, desempleo, delincuencia e inseguridad siguen en niveles preocupantes y no muestran mejoría en los últimos años. Lo cual indica que el crecimiento económico que estamos experimentando no es suficiente para garantizar una mejora en la calidad de vida de las personas o también que el desarrollo económico del país no está siendo sentido por la población.

En conclusión, sí estamos creciendo como dice el gobierno, pero no es a un ritmo ni con las mejorías en la calidad de vida de la población que se necesita para salir de la grave situación de subdesarrollo existente en el país. El crecimiento económico no es un indicador de bienestar social como sí lo es el desarrollo económico.

La próxima vez que oigamos al ejecutivo hablar de crecimiento económico, no dejemos que nos den paja y exijamos un verdadero desarrollo económico acompañado de una mejor calidad de vida en toda la población.

22 May 2017
Lo que no te engaña, no domina tu opinión
Opinión | Por: Karen López

Lo que no te engaña, no domina tu opinión

19 May 2017
SITRAMSS: No, no es lucha de poderes
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

SITRAMSS: No, no es lucha de poderes

18 May 2017
Acceso a un sistema de transporte seguro para lograr el desarrollo sostenible
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

Acceso a un sistema de transporte seguro para lograr el desarrollo sostenible

18 May 2017
¿Qué vela tengo yo en este entierro?
Opinión | Por: Eduardo Rosales

¿Qué vela tengo yo en este entierro?