Opinión

16 Oct 2018
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

Lo genuino no es público, señores; por eso el rechazo de las personas. No es verídico su preocupación por los demás, perdón, siendo más directos su preocupación por el voto que representamos para ustedes. Al parecer, de vez en cuando, con una sonrisa y una bolsa de víveres no los hace mejores, los hace oportunistas.

No me mal interpreten. Pero, las acciones hablan sin necesidad de montar un espectáculo. Si sus acciones buscan el favor de la gente, sean más inteligentes y menos populistas. Sean más trabajadores y menos cómicos.

El carisma se lo reservan. Yo me conformo con el trabajo honrado, que trabajen a diario por los interese de todos. Por los interese de la gran mayoría. Me conformo que lleguen al pleno y lleven propuestas que desarrollen al país, que lleguen al pleno y trabajen como se suponen deben hacerlo. Porque a nadie le pagan por ir y socializar con los compañeros. 

La hipocresía parece igual o peor de contagiosa que otras enfermedades, con la diferencia que ésta se nota a miles de kilómetros.

Las lluvias tuvieron sus consecuencias, y aun dejan daños que resolver, pero no se aprovechen de la necesidad de las personas. Ayuden, sólo por el simple hecho de hacerlo. Sin protagonismo, y sin tinte político.

Nada es al azar.

Los políticos saben con anticipación como deben moverse en sus agendas, sus temas de conversación o como mantenerse o aparecer en cámaras.

1) Temas de preocupación de la sociedad.

2) Remitirse a aquellos que forman parte de la agenda institucional.

3) Utilizar aquellos temas sobre los cuales posea una ventaja comparativa.

4) Concentrarse en 2 o 3 temas para no crear una imagen difusa en el electorado.

Según el portal de Relaciones Públicas:

No se puede pretender pensar que todo lo hacen con buena fe. No es por no creer en nadie. La idea es no dar nada por sentado y fingir que lo hacen sin interés. La forma de analizarlo es de una forma fría y calculadora, porque al final de todas sus “buenas acciones” quedamos nosotros y nuestro poder decisión.

No es pensar mal, es pensar fríamente porque no son sonrisas lo que nos harán hacer un país mejor. Espero ser lo suficientemente clara sobre este punto.

 

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida