Opinión

10 Ago 2015
Opinión | Por: Carlos Segura

Carta a mis hermanos lejanos

“To remember where you come from is part of where you’re going. (Recordar de dónde vienes es parte de dónde vas)”.

Estas palabras del novelista británico Anthony Burgess me hicieron reflexionar sobre cómo me he convertido en un hermano lejano en los últimos años. Burgess es de Manchester, Inglaterra, y vivió en varios países de Asia, Europa y en los Estados Unidos. Afirma que “siempre es bueno recordar de dónde vienes y celebrarlo”.

Con este texto quiero enviar un mensaje a todos mis hermanos lejanos (así llamamos en El Salvador a los paisanos que se han ido a probar suerte a otros países, sobre todo a los Estados Unidos), que están literalmente “regados” por todo el mundo.

En mi columna “La verdad sobre los latinos en los Estados Unidos” hablaba de cómo los latinos contribuyen al desarrollo económico de esa nación, que nació gracias a la inmigración y sigue creciendo gracias a ella. En estos momentos hay una polémica  en ese país por las continuas declaraciones, claramente anti-inmigrantes, de un “político” estadounidense. Bien, en esa última columna expliqué cómo sus declaraciones no son ciertas y además están llenas de racismo y xenofobia. Pero dice el dicho: “si el río suena, piedras trae”. Si este señor hace ese tipo de comentarios es porque hay casos de inmigrantes malos y delincuentes.

Quiero insistir en el hecho de que la gran mayoría de los hispanos en los Estados Unidos son honrados y trabajadores. También lo es la gran mayoría de salvadoreños alrededor del mundo. Compatriotas, para evitar amalgamas, generalizaciones y críticas sin fundamento, los invito a tener siempre en mente las palabras de Burgess: “Recordar de dónde vienes es parte de dónde vas”.

¿De dónde venimos? De un país que ha sufrido pobreza, violencia, guerras, terremotos, epidemias… y a pesar de eso seguimos adelante. Venimos de un país donde la gente es trabajadora, alegre y optimista. Venimos de un país que, a pesar de las adversidades y las diferencias que provocaron la guerra civil, ha sabido convertirse en una joven democracia y donde la gente trabaja y se esfuerza día a día. Venimos de un país con bellas playas y paisajes increíbles. Venimos del país de las “fértiles campiñas, ríos majestuosos, soberbios volcanes, apacibles lagos, cielos de púrpura y oro”. En palabras de Álvaro Torres, “tú estás más bella, cualquiera pensaría que no has sufrido, porque las huellas las has cubierto con perdón y olvido”.

Mucha gente me dice: “Carlos, poné en alto el nombre de El Salvador”. Hermanos lejanos, los invito a que lo hagamos todos juntos. Que no se quede en palabras, que se convierta en actos, y no solamente eso, que se convierta en un modo de vida. Esforcémonos todos los días por ser honrados, trabajadores, generosos, creativos, emprendedores. Recordemos siempre a nuestro paisito y llevémoslo en el corazón. Promovamos nuestra cultura y el turismo hacia nuestro país. No demos una mala imagen de él, al contrario, demostremos a los demás que contrariamente a los clichés y los prejuicios, los salvadoreños somos gente de bien. Demostremos que, como gritaban en alguna ocasión en el estadio Cuscatlán, “El Salvador es un país chiquito, chiquitito pero cachimbón”.

Recordemos siempre de dónde venimos, ya que esto marcará para siempre hacia dónde vamos. A nuestro bello país, digámosle siempre: “Para ti, el sol vivificante de nuestras glorias, los himnos del patriotismo, los laureles de los héroes. Para ti, el respeto de los pueblos y la corona de amor que hoy ceñimos a tus inmortales sienes”.

Que Dios bendiga a El Salvador y a su diáspora alrededor del mundo.

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo

10 Oct 2018
Alfred Nobel
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Alfred Nobel

3 Oct 2018
¿Qué hacemos por los niños?
Opinión | Por: Erick Hernández

¿Qué hacemos por los niños?

2 Oct 2018
Avanza salvadoreño
Opinión | Por: Caleb Padilla

Avanza salvadoreño