Opinión

30 Mar 2017
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Capaz de todo

Hoy en día me he dado cuenta como están discriminando a las personas con discapacidad física o motriz, o con discapacidad en alguna de las extremidades superiores o inferiores. No se dan cuenta que quizás el cuerpo, físicamente padece algún daño, pero el cerebro se encuentra en un 100% de capacidad para analizar, pensar y actuar.

Hay muchas personas que pueden tener el cuerpo excelente, pero piensan y actúan mal. Por ejemplo, personas involucradas en corrupción, lavado de dinero, el tráfico ilegal de personas, violaciones, homicidios y abusos físicos o sexuales. Considero que estas personas no se encuentran bien del cerebro, aunque tengan el cuerpo excelente, la forma de actuar, analizar y pensar con la razón está mal.

Me enoja que, por ejemplo, en los bancos y en las empresas telefónicas, a las personas que por alguna discapacidad firman con la huella dactilar no se le acepte que firmen así para adquirir un servicio, y piden uno o dos testigos, usualmente un familiar de primer grado, solo porque la apariencia del cuerpo lleva a suponer que también está dañado el cerebro. No es así, al contrario, no nos dejamos llevar como la mayoría de personas que si un banco o una empresa telefónica le ofrece hasta el cielo le dicen sí, aunque sea mentira todo lo que ofrece. La discapacidad física o motriz no es sinónimo de discapacidad mental; son dos tipos diferentes que, si bien pueden estar juntas en una persona, pero no en todas.

Las personas que están acompañados por un tutor, no quiere decir que ellos piensan y actúan por la persona con discapacidad física; el tutor es el que facilita para que el ser humano con discapacidad pueda desarrollar sus actividades diarias. Facilita la escritura, por ejemplo, en mi caso me ayuda a escribir en el teléfono, pero yo le digo lo que va a poner. Me facilita la realización de mis obligaciones laborales, pero yo le digo como hacerlo y el proceso, me ayuda a escribir las columnas de opinión que salen cada 15 días en MEDIOLLENO, pero yo le dicto. Me ayuda a transmitir a las personas lo que estoy diciendo, pero no inventa palabras que yo no he dicho, me ayuda a vestirme, pero yo escojo la ropa. Es decir, los tutores son facilitadores, no son personas que les van hacer todo a las personas con discapacidad física. Como he dicho antes, que tengamos una discapacidad física o motriz, no quiere decir que el cerebro este dañado y que no tengamos la capacidad de actuar libre e independiente como cualquier ciudadano.

La huella dactilar tiene el mismo poder que si alguien firma con su nombre. Considero que es hasta más seguro porque es única y nadie la puede copiar, por lo que no sé porque las empresas no confían en la firma con huella. Hago un llamado a la Asamblea Legislativa y CONAIPD para que realicen una reforma o una política, ahorita que están analizando la posible LEY DE INCLUSIÓN, para que ahí se garantice que la firma con huella tiene el mismo poder que la firma normal y que ya no se discrimine por esto.

La familia, la empresa pública y privada, los bancos y el gobierno deben permitir que las personas con cualquier discapacidad tengamos la capacidad de descubrir el mundo, adquirir cualquier servicio o actividad; pero sobre todo que tengamos AUTONOMÍA, LIBERTAD y CONTACTO CON EL MUNDO. DEJAR QUE NOSOTROS MISMOS TENGAMOS LA CAPACIDAD DE SOLUCIONAR PROBLEMAS no debemos SOBRE PROTEGER A PERSONAS CON DISCAPACIDAD. CONFÍEN EN NOSOTROS, RECORDEMOS QUE SOMOS CIUDADANOS CON LOS MISMOS DERECHOS DE CUALQUIERA, CON O SIN DISCAPACIDAD.

 

  

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más