Opinión

1 Ago 2017
Opinión | Por: Erick Hernández

Atrapados en una cápsula del tiempo

Ya han de haber visto en alguna película como se introducen diferentes objetos, de una fecha específica, dentro de un contenedor de metal y este es enterrado para ser abierto en el futuro. Pues algo así ha pasado en nuestro país, pero el problema es que nosotros estamos dentro y no hay nadie quiera que quiera abrirlo.

Siempre ha sido bueno conocer el pasado, ya que así no cometemos los mismos errores y progresamos. Aunque, en El Salvador, pocos conocemos por completo el pasado, sin embargo, todos vivimos en él y parece que está muy difícil escapar. Podemos verlo claramente en nuestra política, siguen existiendo los mismos partidos con una ideología; incluso himnos del período en el que fueron formados y mantienen la misma lucha entre sí; y cabe recalcar que en su forma parecen iguales, corruptos. Se vuelve difícil esperar que cambiemos, si aquellos encargados de tomar las decisiones “más importantes” siguen pensando como treinta años atrás.

Otra razón de esta problemática es que nuestro sistema educativo sigue estando en el pasado también. Lo que provoca que una gran mayoría de nuestro pueblo siga siendo ignorante. La verdad es que seguimos recibiendo educación para ser obreros y hacer lo que se nos diga, esto hace muy felices a nuestros políticos. Mientras no se motive y potencie el talento; no se les permita crecer a esas pequeñas semillas de genios; no se proteja a la juventud que piensa diferente de esas personas ortodoxas y no se incentiven las nuevas ideas, está complicado salir de la cápsula y cambiar nuestra situación.

Necesitamos dejar el pasado atrás, donde debería estar, y no me refiero a olvidarlo, eso tampoco sería bueno.

Y es que para volar más alto, un globo aerostático necesita soltar lastre, todo eso que lo vuelve más pesado y no sirve más que para mantenerlo en el suelo. Debemos concentrarnos en el presente y pensar en el futuro. Esto último ha sido prácticamente desconocido en nuestro país. Lo podemos ver en que la mayoría de soluciones que se brindan a los problemas son a corto plazo. Los salvadoreños no tenemos esa visión a futuro tan desarrollada y es porque siempre nos dicen que es innecesario.

Por otro lado, los políticos lo hacen porque sus períodos son cortos y solo piensan en hacer cosas que se vean para ser reelegidos, no hacen algo que nos beneficie por largo tiempo.

Los jóvenes somos los protagonistas para generar un cambio, pensando diferente, criticando lo que se hace y proponiendo algo mejor, diciendo no a las malas costumbres y siendo innovadores. Debemos salir de la cápsula y aprender cosas nuevas para mirar todo con ojos diferentes, y poder encontrar las respuestas a los problemas que afrontamos. Pero, es esencial regresar por los que siguen atrapados, ya que no podemos abandonarlos y que sigan encerrados. Debemos ser la llave que permita a todos salir de ese pasado abrumador, para que miremos un futuro prometedor.

No será fácil cambiar la visión de todos, pero, de poco en poco, todos comprenderemos que es necesario pensar diferente; porque lo antiguo no sirvió, ni servirá en un futuro. Pero, primero debemos escapar de nuestra prisión para después ayudar a otros a escapar de la de ellos.

13 Oct 2017
De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno

12 Oct 2017
Política: Un amor a medias
Opinión | Por: Karen López

Política: Un amor a medias

12 Oct 2017
Rugby: una pasión sin género
Opinión | Por: Karen Vargas

Rugby: una pasión sin género

11 Oct 2017
No te entiendo, Nayib
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

No te entiendo, Nayib