Opinión

12 Jun 2015
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

Arena, ¿oposición constructiva?

“Ante el mal trabajo del partido oficial, Arena hace peor su papel de oposición”.

La oposición es un privilegio existente en los países democráticos y pluralistas. El Salvador es uno de ellos, con sus mal intenciones y resabios dictatoriales, pero constitucionalmente es pluralista. Con ello se garantiza la libre expresión de ideas e intereses y el funcionamiento de grupos que lo encarnan. Una característica es justamente que la oposición no concuerda con las líneas de trabajo del gobierno y presentan un curso de acción distinto.

Sin embargo, la oposición puede involucrar un tipo de conducta controversial que supera cualquier límite y puede definirse también como “resistencia”. Puede jugar un papel obstruccionista que no permite dejar gobernar y sabotear todas las obras al presidente de turno, con el fin de mantener descontentos a los ciudadanos y así asegurar el triunfo en las próximas elecciones.

Precisamente, Arena tiene esta característica. Ha jugado un papel obstruccionista en estos seis años de gobierno del FMLN, a la espera de saborear las mieles que produce el poder político. No omito destacar que es loable y casi obligatorio que se mantengan vigilantes ante las decisiones y desmanes del presidente y su gama de ministros, denunciando las acciones fallidas, antiéticas, arbitrarias e incluso de sospechas de corrupción de los funcionarios del partido oficial. Empero, Arena solo se ha dedicado a señalar, criticar y a proliferar expresiones superfluas en contra de todas las decisiones del gobierno. El ejemplo más claro de ello lo vimos en el comportamiento de sus diputados con su cruzada #BastaYa, al extender panfletos con dicha consigna mientras el presidente Sánchez Cerén brindaba el discurso del primer año de gobierno. Como si ese show montado ante la presencia del presidente y la reproducción de los medios de comunicación se tradujera en aplausos, gestos de aceptación e inclinaciones hacia el partido tricolor. Pero los miembros del partido de oposición no se han dado cuenta de que esta actitud provoca desgaste en el partido y rechazo en la población.

Varios diputados utilizaron la red social Twitter para expresar sus molestias mientras el presidente brindaba su discurso: “Lo positivo de este primer año de gobierno del FMLN, es que ya sólo le quedan cuatro”, decía @PortilloCuadra. “#BastaYa Han dejado de crearse 185 mil empleos. ¿Es este el país que queremos? ¡6 años de abandono!”, manifestaba @MayteeIraheta. “El discurso del presidente es inaceptable cuando tenemos un país que necesita verdaderas acciones #BastaYa”, tuiteaba @PatValdivieso; y el premio fue para @bonner_jimenez: “El 1er año de gobierno del  #Profe lo resumo en esta frase: “I dont need sex anymore because the government f*cks me every day” #1erAñoCeren”. Comentario vacío, absurdo e inaceptable de un funcionario. El #BastaYa fue un etiqueta acéfala y sin propuestas que acompañen posibles soluciones ante los flagelos que eternamente atacan al país. Plausible decisión de Johnny Wright de abstenerse de acompañar a sus compañeros de bancada en ese show.

Con esto no quiero significar que estoy de acuerdo con el trabajo del gobierno actual, pues cuando aparece el presidente, más que prestar verdadera atención a lo que explica, se espera una imprecisión de él para ser objeto de mofas. Los ministros pasan desapercibidos y no hay resultados visibles en sus labores, se exceptúan algunos que ejercen un trabajo eficaz.

Paolo Lüers, en una columna del pasado 29 de mayo, publicó: “Arena no ha traducido el análisis del fracaso del FMLN en propuestas de soluciones […] Es por esto que Arena no es capaz de capitalizar el descontento manifiesto y la desconfianza creciente hacia el FMLN y su gobierno”. Le doy la razón. El principal partido de oposición ha ganado mayoría en el Congreso y en los gobiernos municipales, pero están cometiendo los mismos errores que un día los llevaron al fracaso. Necesita pasar de oposición destructiva a oposición constructiva si quiere recuperar la credibilidad y simpatía perdida. Ante el mal trabajo del partido oficial, Arena hace peor su papel de oposición.

Es pertinente citar una respuesta a aquel mencionado tuit de @PortilloCuadra, publicado por @ElChoco_SV: “Las elecciones no las gana el FMLN, es Arena quien las pierde”.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida