Opinión

25 Jun 2015
Opinión | Por: Herbert Escoto

ARENA no refleja confianza

La sociedad civil en este caso no solo protesta por el nombramiento de Sigfrido Reyes, indirectamente también han protestado, en mi opinión, en contra del partido tricolor, diciéndoles: ustedes no reflejan confianza.

El 16 de junio el presidente Salvador Sánchez Cerén nombró a Sigfrido Reyes, exdiputado efemelenista, presidente del Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (PROESA). El nombramiento fue criticado por distintos partidos políticos, así como miembros de la sociedad civil.

Una de las críticas a esta decisión del Presidente de la República es relativa a la competencia e idoneidad que tiene el exdiputado para el cargo. La ley que crea este organismo establece que el presidente de dicha institución debe reunir requisitos como tener un grado universitario en finanzas, economía, derecho, administración de empresas u otras profesiones, afines al objeto de PROESA.

En cuanto a este requisito, se debe determinar si la trayectoria académica de Sigfrido Reyes cumple con lo exigido por esta ley. El exdiputado obtuvo una licenciatura en Relaciones Exteriores en la Universidad de El Salvador, así como una maestría en administración financiera en la Universidad Tecnológica de El Salvador y una maestría en Gestión de Política Económica en la Universidad de Columbia, entre otros. ¿Se cumple el requisito?

Otro requisito que la ley exige es que el que ocupe el cargo sea de reconocida probidad y de notoria competencia en las materias relacionadas con las atribuciones del cargo. De igual forma, que la persona tenga más de cinco años de experiencia en el desempeño de funciones vinculadas con el objeto de la ley. ¿Se cumplen estos últimos dos requisitos?

Uno de los objetivos de PROESA es promover y atraer la inversión privada nacional y extranjera, las exportaciones de bienes y servicios nacionales así como la elaboración de propuestas de políticas de inversión y exportación. Este objetivo tan técnico y especializado fue una de las razones por la cual muchos se opusieron a la designación de Sigfrido Reyes como presidente de dicho órgano, ya que consideran que no es competente para la misión que se busca.

Tan indignante fue la decisión que ciudadanos activistas empezaron a presionar para que este nombramiento fuera revocado. El movimiento ciudadano Juntos Por El Salvador organizó una acción junto con distintas organizaciones civiles para que el exdiputado sea removido del cargo. Este movimiento convocó a la sociedad civil a una protesta frente a Casa Presidencial para reflejar el descontento con la decisión tomada. Lo curioso es la forma en que se realizó la convocatoria y el mensaje que dejo al partido opositor (ARENA).

La advertencia que se le hizo a los militantes de ARENA, partido opositor, fue de que no se presentaran a la protesta con signos distintivos del partido y que tampoco se sumaran a la iniciativa pues se trata de “un descontento ciudadano”. Con un claro mensaje concluyen que si el partido tricolor se suma a esta iniciativa ellos se arriesgan “a perder todavía más la confianza de la gente”.

La sociedad civil en El Salvador retomó fuerza tras el decreto 743. Aún en pañales, ésta crece poco a poco con la esperanza de ejercer presión ciudadana sobre los gobernantes y denunciar aquellas actuaciones contrarias a los intereses de los ciudadanos. Por otra parte, la oposición, tras seis años de haber perdido las elecciones presidenciales, y a pesar de mostrar signos de cambio y renovación, no ha logrado posicionarse como una oposición responsable, confiable y convincente.

Lo anterior se observa ante el rechazo que algunos movimientos ciudadanos independientes tienen frente a la oposición, a tal punto de considerar que una intervención de ellos en acciones ciudadanas podría contaminar la objetividad y fuerza que se busca conseguir. La sociedad civil en este caso no solo protesta por el nombramiento de Sigfrido Reyes, indirectamente también han protestado, en mi opinión, en contra del partido tricolor, diciéndoles: ustedes no reflejan confianza.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida