Opinión

4 May 2018
Opinión | Por: Caleb Padilla

Alternativas en la política partidaria

En el siglo anterior se formaron los partidos políticos de nuestro país, con el objetivo de poder participar de la vida y decisiones de una nación. Por medio de nuestro voto se escoge a quienes tomarán las decisiones. Por lo tanto, nosotros seleccionamos a los más idóneos de una extensa gama de hombres y mujeres que quieren lo mejor para nuestro país. Eso es el deber ser, pero al día de hoy es una utopía, y así en la mayoría de países de América Latina que se ven envueltos en corrupción; lo cual corrompe todo el sistema y hace que las personas vayan perdiendo la confianza en el derecho al voto.

Desde hace muchos años hemos vivido un bipartidismo que domina todo y no permite el crecimiento de otros partidos políticos, y que ha empujado a partidos con trayectoria histórica a desaparecer o volverse una minoría, dejando solamente dos opciones para llegar al poder. Esto ha provocado que, aunque contrarios en sus ideologías, tienen en común dominar los poderes del estado y entre ellos mismos hacerse favores para mantener el poder y no permitir ninguna otra opción.

Pero, el pueblo salvadoreño ha caído en un desgaste participativo, ya que solamente se les obliga a seleccionar entre dos opciones que no han dado resultados prometidos y simplemente se han vuelto en lo que las mayorías no quieren en el país: lo mismo con diferente nombre, o un discurso motivador pero un accionar decepcionante. La participación ciudadana ha ido disminuyendo en las urnas, pero ha ido aumentando en los liderazgos sociales que van impulsando campañas de transparencia y cada día van movilizando ciudadanos, para que también participen en la contraloría social, en las propuestas, y en la creación de caminos alternativos lo suficientemente sólidos para hacerle frente al bipartidismo y de una vez por todas romper con una democracia que iba en retroceso.

Johnny Wright y Nayib Bukele lideran movimientos que buscan posicionarse como nuevas alternativas para la democracia del país. Son movimientos que están en proceso de convertirse en partidos políticos, el primero con tendencia de derecha y el otro de izquierda; ambos creados por la misma necesidad de la población de tener opciones más cercanas a las necesidades del pueblo y que hagan frente a lo que parecía dominado por los partidos tradicionales y más grandes del país ARENA y FMLN. Estos dos últimos partidos son históricos contrincantes y formados luego del proceso de la guerra civil de nuestro país.

“NUESTRO TIEMPO” y “NUEVAS IDEAS” son dos movimientos que hasta sus nombres se forman de los deseos de la población de sentirse escuchada y apoyada. Para lo cual necesitan que el presente y futuro (tiempo) se vuelva beneficioso para ellos, por lo tanto, sentir y poder decir “Este es nuestro tiempo”. Se habla de crear nuevas propuestas y soluciones a problemas que por décadas no se han logrado resolver, por lo que desean decir “Existen nuevas ideas”, haciendo referencia a la innovación política necesaria para transformar la realidad actual. Nuevas alternativas que se encaminan a crecer exponencialmente y convertirse en la renovación político-partidaria necesaria para devolver la confianza en la población de poder involucrarse y participar en las decisiones de país.

En cada uno de nosotros está informarnos, observar, fiscalizar, evaluar y pronunciar, para que estos nuevos movimientos sean verdaderamente transparentes y que su discurso sea el mismo que sus acciones. Para que todos los partidos aún vigentes renueven sus discursos y acciones, en un país ubicado en Centroamérica con democracias que están convulsionando con violencia; pero, que hace despertar a los salvadoreños que queremos rescatar este país y trabajar verdaderamente por mejorarlo. Salvadoreños que no somos fanáticos de partidos políticos, más bien trabajamos en equipo, independiente de las ideologías o colores partidarios de los demás, que vivimos en el mismo país, que nos afectan los mismos problemas y que juntos sabemos que podemos salir adelante. Y aún hay esperanza para un futuro prometedor, involucrémonos y participemos.

13 Jul 2018
Mucho para aprender de Rusia 2018
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Mucho para aprender de Rusia 2018

12 Jul 2018
Algo muy parecido al arrebato de derechos
Opinión | Por: Karen López

Algo muy parecido al arrebato de derechos

11 Jul 2018
¡Gracias, Sala!
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

¡Gracias, Sala!

11 Jul 2018
A cada acción, una reacción
Opinión | Por: Erick Hernández

A cada acción, una reacción