Opinión

10 Feb 2017
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Algo estamos haciendo mal

Algo estaremos haciendo mal para no salir del hoyo en el que nos encontramos. Como dijo Einstein: “si queremos resultados distintos, entonces no hagamos lo mismo”.

TWITTER: @juancarlosmf_

La vida es prácticamente un juego de azar; un mínimo error y eso nos puede costar todo un futuro prometedor y arrastrar con la estabilidad de los seres queridos, y en ocasiones la de la gente que alguien más nos ha encomendado.

En un país como el nuestro, donde la política está más en función de las ganancias de quienes son electos y donde sobrevivir socialmente es casi un acto heroico, hay algo que debemos estar haciendo mal, pues una lección aprendida jamás debe olvidarse. Hemos vivido bajo dictaduras militares, tuvimos una guerra cívico-militar y los abusos de quienes controlan el país político y económicamente ya ni nos afectan, más bien los tomamos a broma, los ignoramos y esperamos las próximas elecciones; mientras unos avanzan, otros se estancan.

Fácil es culpar, difícil es aceptar el error.

Exigimos mejores políticos, queremos que tomen las mejores decisiones, que sean racionales, pero de nosotros ni siquiera nos atrevemos a afiliarnos a un partido y colaborar en sus estructuras, a hacer esa diferencia que el país está buscando en medio de ellos. Algunos que andan allí metidos, únicamente están buscando “mamar” del gobierno, algunos con dos hasta tres plazas, y lo peor es que no buscan voz, ni voto. Y otros, simplemente nunca fueron tomados en cuenta, fueron rechazados por el ego de algún vividor que hoy está allí “arriba”.

Sacerdotes pedófilos, pastores abusadores, policías corruptos, maestros holgazanes, eso y más están viendo los jóvenes. También, “gente del medio” acusada y encarcelada por narcotráfico, lavado de dinero y estafa ¿cómo quieren que los jóvenes tengan modelos a seguir? Los jóvenes están viendo un liderazgo podrido, ven una opción en lo ilícito porque es fácil obtener lo que con esfuerzo dura años, y no es el dinero, sino la capacidad de coherencia y resiliencia en las personas. Es más, muchos jóvenes ya ni creen en los adultos, esos que los han defraudado tanto y que la única salida es la rebeldía porque no ven en ellos cordura.

Dicen que la juventud es el futuro, pero cuando el presente los alcanza, a mí y a muchos nos ha quedado grande la camisa de empezar la adultez. No queremos ser responsables en lo más mínimo: nuestra casa, honrar a nuestros padres y la libertad la tomamos como un juego, olvidando que esta conlleva responsabilidad. En un país limitado en oportunidades, lo más fácil es huir y quejarse, pues el esfuerzo a veces es poco valorado. También dicen que “ser joven es un pecado”, pero es más pecado ser joven y no luchar, no tener visión, ser simplemente un parásito más o quizá un pandillero más.

Algo estamos haciendo mal. Desde aquel empresario que evade impuestos; de aquel jefe que no lidera, ni deja crecer; de aquel guía espiritual incoherente; del padre de familia irresponsable; de los adolescentes y jóvenes con mentalidad de “parásitos”, lo mal que estamos haciendo es haber perdido la ubicación y el sentido que somos salvadoreños, y que de un momento a otro podemos ser influencia para los demás.

La historia puede repetirse, la historia la hacemos las personas. Las grandes revoluciones vienen lideradas por grandes personas, usando el poder para poder cambiar las naciones. Es posible, pero debemos cambiar, reconocer que algo estamos haciendo mal.

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo

10 Oct 2018
Alfred Nobel
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Alfred Nobel

3 Oct 2018
¿Qué hacemos por los niños?
Opinión | Por: Erick Hernández

¿Qué hacemos por los niños?

2 Oct 2018
Avanza salvadoreño
Opinión | Por: Caleb Padilla

Avanza salvadoreño