Opinión

8 Sep 2013
Opinión | Por: Aída Betancourt Simán

ACM2013, una jornada inolvidable

Hace un par de semanas, escribí una columna contando quiénes son los Global Shapers y por viagrasansordonnancefr.com qué los Curators de cada uno de sus Hubs se reunieron por cinco días en Ginebra para la Reunión Anual de Curators (Annual Curators Meeting, ACM2013). El objetivo de la reunión era seguir estructurando esta comunidad del Foro Económico Mundial, a través del intercambio de buenas prácticas, proyectos o simplemente inspiración y buenas energías entre los Curadores. Pero eso fue lo de menos.

Iba con muchas expectativas, pues conocía, de manera virtual por lo menos, a varios de los Curadores que iban en representación de más de 250 ciudades de todo el mundo, y había aprendido un poco acerca de muchos de sus inspiradores proyectos. Iba además muy nerviosa pues el Hub de San Salvador había sido seleccionado para impartir unos talleres de buenas prácticas, así como para presentar el proyecto principal que estamos desarrollando como Hub.

Después de un primer día intenso, de talleres y presentaciones de Shapers a Shapers, pude aprender mucho sobre la forma en que las otras ciudades del mundo están organizando sus Hubs y ejecutando proyectos tan distintos como apasionantes. En cuanto a las presentaciones de los proyectos, tuve el privilegio de compartir la sesión con el Curator de Ouagadougou, quien nos presentó su iniciativa para instaurar paneles solares, garantizando que los niños tendrán acceso a luz y por lo tanto sus estudios no se verán afectados por los constantes apagones. Además, compartí con el Curator de Bratislava, quien nos conmovió a todos con su emprendedor proyecto de una escuela para madres de escasos recursos, donde además hacen de guardería para los hijos, formando así a dos generaciones en un mismo lugar, incluyendo también a los padres de familia.

Por otro lado, nos dieron grandes oportunidades de interactuar con personas del Foro Económico Mundial, con quienes pudimos compartir nuestras opiniones y, sobre todo, hacer sugerencias. En mi caso, por ejemplo, pude platicar toda una mañana, junto con otros 10 Shapers, con integrantes del equipo del Foro para Latinoamérica, en el que ellos querían escucharnos a nosotros. No solo cada uno de los participantes dibujó un breve perfil de su país, sino además hicimos nuestras recomendaciones y sugerimos líneas de trabajo para la estrategia del WEF en nuestra región. Otros Shapers pudieron sentarse en mesas sobre Valores, o sobre la importancia del Arte, Nuevas Tecnologías o desempleo juvenil.

Encima de todo, pudimos participar en talleres de voluntariado para devolverle un poquito a Ginebra, la ciudad que nos acogió por cinco días. Mi grupo de voluntarios fue particularmente interesante, pues fuimos a la Biblioteca Intercultural del la Cruz Roja, a traducir libros del francés a nuestro idioma natal. El objetivo de esta actividad fue subtitular libros infantiles, para que los hijos de los inmigrantes puedan estar expuestos a su idioma natal y al local, además de permitirle a los padres compartir la experiencia de lectura con sus hijos. Este magnífico lugar, manejado por voluntarios, ofrece otros servicios como ayuda extraescolar para el estudio, así como clases de francés para los padres, facilitando así su integración.

Sin embargo, después de cinco días de talleres, mesas de discusión, presentaciones, sesiones de voluntariado, comidas y bailes internacionales, aprendí lecciones mucho más valiosas que la forma de seleccionar nuevos Shapers o los mecanismos de funcionamiento contable de un Hub.

Aprendí, por ejemplo, que existe una identidad latinoamericana- una afinidad natural entre nosotros que nos atrae y nos hace sentir en casa. También pude confirmar que no hay límites al poder de gente con visión, convicción en su voluntad de mejorar el mundo y ganas de trabajar en equipo. Hace una semana, hubiera dicho que esto suena cliché, y puede que lo sea, pero después de estar en una sala con personas de distintas nacionalidades, religiones, ideologías y preferencias, el empoderamiento de encontrar que compartimos una visión y estamos trabajando para alcanzarla es indescriptible.

Esta experiencia inolvidable cerró con broche de oro: el proyecto de diálogos comunitarios del Hub de San Salvador está entre los doce finalistas del concurso de Coca-Cola “Shaping a better future”, ¡junto a otros tres proyectos latinoamericanos! Al final del concurso, los seis ganadores obtendrán fondos para lograr multiplicar el impacto de sus proyectos en sus comunidades. ¡Crucemos los dedos!

Tras haber vivido esta experiencia, despedirme de las personas increíbles con las que compartí cinco intensos días fue el reto más duro de la reunión. Pero me consuela saber que, en cada una de sus comunidades, hay gente con ganas de cambiar el mundo que han decidido firmemente no quedarse con las ganas.

 

26 May 2017
#PrayForElSalvador
Opinión | Por: Mario Matheu

#PrayForElSalvador

26 May 2017
Nadie puede cambiar el mundo
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Nadie puede cambiar el mundo

25 May 2017
Una ley que no supera lo constitucional
Opinión | Por: Karen Vargas

Una ley que no supera lo constitucional

24 May 2017
Actúa o acepta
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Actúa o acepta