Opinión

23 Nov 2015
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Accesibilidad intangible

Accesibilidad es una experiencia que cualquier ser humano quiere vivir y disfrutar para sentirse incluido.

En varios artículos he escrito sobre el turismo accesible, la accesibilidad, la inclusión, los derechos humanos de las personas con discapacidad, entre muchos temas relacionados con el trato y la atención para personas con algún problema o alguna necesidad especial. Pero, ¿a qué me refiero con accesibilidad intangible? ¿Por qué no veo únicamente como física la accesibilidad? ¿En qué consiste lo que no se ve ni se siente en la accesibilidad? ¿Será que ésta es igual de importante que la tangible o aún más? ¿Cómo podemos lograr la intangibilidad de la accesibilidad?

La accesibilidad intangible es todo aquel servicio personalizado y la calidad de vida que le ofrecemos como sociedad, familia, novia/o, iglesia, amigos, negocios públicos y privados, a las personas con discapacidad o alguna necesidad especial, para que estas se puedan desarrollar, disfrutar, comprar, adquirir servicios, y hacer cualquier actividad que deseen como personas normales: comer, sentirse amados, cumplir sus metas, sueños, deseos, u objetivos. En lo intangible se puede mencionar la atención personalizada, servicios de calidad, adecuación de las actividades y servicios, el respeto y confianza que como personas humanas se merecen, la inclusión en la sociedad y en los empleos, entre muchas cosas más.

Considero que la accesibilidad no puede ser únicamente física: una rampa, un elevador, un parque con los accesos bien hechos, los parqueos para personas con discapacidad o personas embarazadas, una habitación accesible, restaurante con menú y mesas para personas con diferentes discapacidades que sí facilitan el libre desplazamiento de personas con discapacidad o alguna necesidad diferente. Estas cosas no aseguran la inclusión. Inclusión es la combinación de la accesibilidad tangible e intangible. De nada sirve que una casa, un negocio, una zona residencial, o cualquier lugar tenga accesibilidad física si las personas “normales” no saben tratar, respetar, incluir, confiar, aceptar ni atender a la sociedad discapacitada.

A mi criterio, como persona con discapacidad y consultor, pienso que tiene igual importancia la accesibilidad que se ve y se puede tocar a la que no se ve pero se siente y se puede guardar en el corazón para llegar otra vez al lugar o no. Creo que accesibilidad es la combinación de lo tangible con lo intangible, eso es ser accesible al 100 por ciento. Accesibilidad es una experiencia que cualquier ser humano quiere vivir y disfrutar para sentirse incluido.

Podemos lograr lo intangible de la accesibilidad conociendo los diferentes derechos que al igual que un ser humano normal tiene una persona con discapacidad o alguna necesidad especial, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. Debemos concienciar a la sociedad en general sobre el trato digno, la confianza, el respeto, la inclusión, y la aceptación a las personas discapacitadas o con alguna necesidad especial. Se debe también capacitar a los empresarios y su personal, para que se quiten los paradigmas de que las personas con discapacidad no somos clientes, porque hoy sí lo somos y además somos un nicho de mercado estratégico para ellos, ya que somos los que más gastamos porque nunca andamos solos.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida