Opinión

31 Ago 2015
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Accesibilidad e inclusión en nuestro medio

Gracias a Dios y al esfuerzo del sector con discapacidad, en El Salvador se están construyendo políticas y normas que de alguna forma favorecerán a cambiar la cultura de discriminación y la falta de accesibilidad para este sector.

El jueves antepasado el Ministerio  de Obras Publicas junto con profesores, estudiantes, personas mayores y discapacitados presentaron en la Honorable Asamblea Legislativa la Iniciativa de Ley del “Medio Pasaje”. Esta iniciativa de ley se presentó con el fin de ofrecer un subsidio para que las personas con discapacidad únicamente paguen el 50 por ciento del pasaje en el transporte público. Esa medida favorecerá  para que las personas jóvenes que aún no tenemos un empleo podamos acceder al transporte y por lo menos llegar a la universidad, centro escolar o nuestro primer empleo. También, para que las personas con discapacidad puedan gozar de sus derechos, especialmente el de educación, acceder a un empleo digno, a recreación con la familia y amigos; entre muchos derechos más que aún no se gozan por falta de accesibilidad e inclusión en nuestro país.

Además, se están modificando otras leyes que tienen mucha relación con “accesibilidad e inclusión para personas con discapacidad o con alguna necesidad especial” y se están creando y analizando propuestas claras de leyes como la presentada por el autor de este artículo, denominada “Ley de Turismo Accesible”. Esta última tiene como objetivo incentivar a la planta turística salvadoreña para asegurar el libre desplazamiento y la igualdad de derechos de las personas con discapacidad en los destinos turísticos, en la cual se adhiere la inclusión laboral para estas personas en el sector turismo y por supuesto el derecho a la recreación y el descanso.columna1

Para lograr la perfecta accesibilidad e inclusión en todo el territorio salvadoreño primero debemos capacitar a todas aquellas personas que están en contacto directo e indirecto con el cliente discapacitado o con alguna necesidad. Por ejemplo, capacitar desde el vigilante, que es el que le dice a los clientes adonde puede parquear el vehículo en un determinado establecimiento o local, hasta al vendedor que ofrece el producto o servicio. También se debe educar al pueblo salvadoreño a respetar los parqueos que han sido asignados para estas personas y a no ser tan discriminativos con ellos.columna2

Creo que con la educación en colegios, universidades, empresas, centros comerciales, medios de comunicación y en todo El Salvador, podemos generar un país más accesible, humano, inclusivo y sin discriminación hacia cualquier persona sin importar que tenga discapacidad o no. Todos somos iguales ante los ojos de Dios y siempre necesitamos de alguien, no somos completamente independientes y autosuficientes.

Hay que seguir uniendo más esfuerzos y apoyo, como sector con discapacidad, para hacer realidad el sueño de convertir a nuestro país en un destino accesible e inclusivo, el primer atractivo mundial libre de discriminación y con calor humano.

columna3

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida

18 Oct 2018
Pequeñas acciones para grandes cambios
Opinión | Por: Erick Hernández

Pequeñas acciones para grandes cambios

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo