Opinión

11 Jul 2018
Opinión | Por: Erick Hernández

A cada acción, una reacción

Esta semana pasada estuvo marcada por la falta de agua potable, con la que sufrió una buena parte de la población de San Salvador y ciudades aledañas. Muchas noticias y especulaciones se hicieron sobre el caso, pero al final solo debemos entender algo: el agua es algo esencial para el ser humano.

Desde hace un tiempo atrás se viene discutiendo sobre el agua, específicamente sobre una posible privatización, cuestión que llevó incluso más allá que a simples conflictos verbales. Si bien es cierto que el Estado continúa brindando un mal servicio de distribución y administración del recurso hídrico, no hay que tomar decisiones a la ligera con lo que respecta a leyes que tengan que ver con la administración del vital líquido.

La idea de un ente regulador es muy buena, el problema puede surgir en que sea conformada por miembros de un sector específico o que puedan ligarse al mismo. Con un tema que influye y afecta a todos, y cada uno de los sectores de nuestro país, es prudente conceder un sistema de administración más democrático, donde cada sector pueda tener representación y que no se dejen llevar por ideologías políticas o influenciar por intereses personales. Siendo por ello que es necesario que exista una voz de cada una de las distintas partes, para que así se tomen las decisiones más acertadas; sin que se perjudique de manera permanente a nadie.

Los temas medioambientales deberían tomar una parte más fundamental en la agenda de país, además de que todos y cada uno de los salvadoreños tengamos presente lo esencial que es cuidar nuestro mundo, y los recursos que existen en este. Como ciudadanos debemos exigir un mejor manejo y protección de los recursos naturales y del medioambiente; pero, también, debemos formar parte de la mejora con nuestras acciones.

Resulta fácil observar el caos que genera la destrucción del ecosistema, con graves consecuencias como los cambios repentinos de clima, las fuertes lluvias o las intensas olas de calor. El resultado de nuestras acciones como sociedad se puede notar más claro a medida pasa el tiempo, por supuesto, aquellos que menos tienen son los que terminan sufriendo de peor manera todo. El hecho de vivir una semana sin agua debería brindarnos una pequeña noción de lo que sufre una buena parte de las familias en nuestro país y en el mundo, que no tienen acceso a esta o tienen que realizar un gran esfuerzo para obtenerla.

El Estado debe procurar brindar los servicios básicos a la población, pero queda en nosotros hacer un buen uso de ellos. Así como, exigimos a los funcionarios hacer un uso adecuado de la recaudación fiscal y no malgastar recursos, lo mismo se debería de exigir de nosotros como sociedad. En el gobierno solo vemos un reflejo de lo que somos como sociedad, de los mayores problemas estructurales, como son la falta de compromiso, justicia y un marcado desinterés por aquello que consideramos ajeno a nosotros.

Al final, es labor de todos el cuidado del medioambiente. Empezando con pequeñas acciones se puede lograr mucho, lo importante está en crear un efecto multiplicador. Posiblemente no todos se atrevan a cambiar, por distintas razones, sea por conformismo o necedad; pero, basta con que una buena parte comience a tomar las decisiones adecuadas, para que a la larga se vea una clara mejoría. Solo se necesita tomar acción, la reacción vendrá por sí misma; así como, unos pocos haciendo cosas malas pueden causar grandes problemas, unos cuantos trabajando y luchando arduamente por un futuro mejor pueden cambiar un país, y hasta el mundo.

17 Jul 2018
Lo que realmente importa como nación
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Lo que realmente importa como nación

13 Jul 2018
Mucho para aprender de Rusia 2018
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Mucho para aprender de Rusia 2018

12 Jul 2018
Algo muy parecido al arrebato de derechos
Opinión | Por: Karen López

Algo muy parecido al arrebato de derechos

11 Jul 2018
¡Gracias, Sala!
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

¡Gracias, Sala!