Opinión

28 Dic 2017
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

2018

El año viejo que está por finalizar y quedar en el pasado nos ha dejado cosas buenas, y malas, pero lo importante es darle gracias a Dios por un año más que está por llegar sin estar pensando en lo que viene, o lo que no viene. A muchas personas les dejó un empleo digno, a otros un hijo más, a unos les dejo un carro nuevo y a mí me está dejando un ahijado más, y proyectos a trabajar ¿a ti que te dejó el 2017?

Considero que el nuevo año seguirá siendo un tiempo de muchas bendiciones que Dios nos da. Primero para encontrarlo a él si nos hemos olvidado de nuestro padre que está en el cielo; segundo para buscar la reconciliación con Dios y con nuestro prójimo; tercero para hacer la paz y perdonar a los que nos han ofendido en el pasado; cuarto para cuidar nuestra fe, nuestra salud espiritual, para amarnos a nosotros mismos; y quinto, para cuidar la naturaleza y reparar de alguna manera el daño que le hemos hecho al medio ambiente; sexto para creer y confiar más en Dios, por medio de las bendiciones que en cada segundo nos da.

Es un tiempo para ir a visitar a los que están abandonados en los asilos y orfanatorios, para ayudar con amor y con obras a los que nos necesitan, y no tienen a nadie más que les den amor. Es un año para tener fe y esperanza en lo que no sabemos que vendrá o en Dios que nunca nos deja solos.

Espero que en el nuevo año la delincuencia disminuya, que los más de 50 muertos diarios en masacre y homicidios disminuyan, que haya paz y no odio entre países, y entre municipios de nuestro país, que el gobierno trabaje en PRO de la sociedad salvadoreña y no en torno a intereses partidarios. Que la Asamblea apruebe las iniciativas que buscan el bien común, como por ejemplo la Ley de Turismo Accesible, que busca garantizar el derecho a la recreación y al turismo que todos los seres humanos tenemos. Que nos unamos, los salvadoreños y el mundo, como una sola familia; que los abortos disminuyan a nivel internacional y que haya más nacimientos. Que den más oportunidad a la juventud, que las familias estén más unidas que nunca, que trabajemos más para recuperar a nuestro país y que la realidad nacional e internacional mejore, y que hoy que viene las elecciones cada salvadoreño pueda analizar con la razón, y el corazón quienes son los mejores candidatos para cambiar el rumbo que tristemente lleva nuestro país.

 

Estoy seguro que, si nosotros tenemos fe y esperanza, el 2018 puede ser un año lleno de bendiciones como ha sido el 2017. Puede ser un año lleno de oportunidades, de paz, de amor, de unidad, de solidaridad, y de generosidad. Pero, si nosotros pensamos en forma negativa es claro que todo el año va a ser el peor de los años, lleno de odio, rencor y negatividad.

No tengamos miedo a pasar la línea de tiempo entre el 2017 – 2018 porque creo, y confío, que será un año lleno de milagros; un año positivo, lleno de retos, desafíos y oportunidades, entre muchas cosas más.

Para que sea un año positivo o negativo para nuestro país y el mundo, depende de la actitud y el trabajo que cada ser humano hagamos para cambiar la realidad nacional e internacional. Como dije en otro artículo en vez de criticar trabajemos como equipo y familia, demos propuestas, sugerencias y no tanto chisme o criticas; el país no es solo del gobierno, también es nuestro como sociedad.

Les deseo a todos mis seguidores y lectores que están pendientes de cada artículo que escribo en MEDIOLLENO, al igual que a cada uno de mi familia, a mis amigos y amigas, a El Salvador en general y al mundo un FELIZ 2018, lleno de bendiciones para todos.

 

13 Jul 2018
Mucho para aprender de Rusia 2018
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Mucho para aprender de Rusia 2018

12 Jul 2018
Algo muy parecido al arrebato de derechos
Opinión | Por: Karen López

Algo muy parecido al arrebato de derechos

11 Jul 2018
¡Gracias, Sala!
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

¡Gracias, Sala!

11 Jul 2018
A cada acción, una reacción
Opinión | Por: Erick Hernández

A cada acción, una reacción