Noticias

4 Ene 2017
Noticias | Por: Redacción

No te dejés engañar, terremoto y sismo son lo mismo

Ambos términos se emplean para hacer énfasis en el movimiento natural de la tierra que muchas veces provoca estragos materiales y la muerte de ciudadanos. La diferencia radica más en el origen de cada palabra que en su significado original.

Muchas personas entran en conflicto al referirse a un movimiento de las placas tectónicas como terremoto o sismo. Algunos aseguran que sismo es un movimiento de pequeña magnitud y que terremoto es un movimiento de mayor intensidad o magnitud y que por tanto ocasiona grandes consecuencias a un país, sean de infraestructura, económicas e incluso con la vida. Sin embargo, lo cierto es que terremoto y sismo solo se diferencian en su origen etimológico, es decir en la procedencia de la palabra; más no en conceptualización.

Según los especialistas del Sistema Nacional de Estudios Territoriales (SNET), El Salvador se encuentra en una región con un alto índice de actividad sísmica. Por ello, las principales fuentes generadoras de sismos son “la cadena volcánica que forma parte del cinturón de fuego del Pacífico y corre por todo el territorio; un sistema de fallas geológicas dentro del país, o en Guatemala u Honduras; así como el proceso de subducción (es decir, el hundimiento de la tierra) entre las placas tectónicas de Cocos y del Caribe, cuyo movimiento relativo origina sismos cercanos a las costas salvadoreñas”. ¿Pero por qué unos hablan de terremotos y otros de sismos?

(Te contamos más sobre las escalas en los terremotos)

Al realizar una búsqueda por el sitio web de la Real Academia Española (RAE) te darás cuenta de sismo proviene de “seísmo” y significa “terremoto o sacudida de la tierra producida por causas internas”. Al indagar sobre el término “seísmo” la respuesta es igual o más certera: “terremoto”. Sin embargo, si ahondás un poco en los términos “terremoto” y “sismo” te darás cuenta de que existe una pequeña diferencia: su origen etimológico. Mientras el origen de seísmo tiene un antecedente griego, terremoto proviene del latín. Aun así, esta diferencia de orígenes no implica una diferenciación de naturaleza ni magnitud entre ambos términos.

Esto es recalcado por la Fundéu, una organización que busca impulsar el buen uso del español en los medios de comunicación, quien explica que terremoto y sismo denotan lo mismo. No así cuando se habla de maremoto y tsunami, donde el primero es causado porque un terremoto tuvo su epicentro en el fondo del mar, mientras que el segundo se trata de una ola gigantesca producida por un maremoto o por la erupción de un volcán submarino.

De acuerdo con el SNET, la gente suele llamarle temblor a un sismo que provoca una destrucción considerable, ya sea en las vidas humanas o la infraestructura del país, lo que puede provocar una crisis económica o pedir ayuda internacional para atención a las víctimas. Algunos de los sismos o terremotos más recordados en El Salvador y de los más destructivos son el del 6 de mayo de 1951 (Jucuapa-Chinameca) cuya magnitud fue de 6,2; el del 3 de mayo de 1965, con magnitud de 6,0, y 10 de octubre de 1986, con una magnitud de 5,4 (ambos en San Salvador), y el del 13 de febrero de 2001, localizado en San Vicente, cuya magnitud fue de 6,6.

La diferencia es entre magnitud e intensidad

¿Has escuchado hablar de escala Richter o Mercalli, pero no sabés en qué se diferencian? Te contamos que la escala de Richter mide la magnitud de un sismo o terremoto, mientras que la de Mercalli, su intensidad, por lo que ahora ya no será excusa que te confundás a la hora de hablar sobre estos dos términos. Richter, en su caso, lo que realmente mide es la magnitud, que se refiere a la energía que libera el sismo, por lo cual, lo apropiado es decir: “Un terremoto 5,4 en la escala de Richter sacudió tierras salvadoreñas el 10 de octubre de 1986”.

La intensidad, en cambio, mide los efectos del terremoto, que dependen de muchas circunstancias, normalmente con la escala de Mercalli, en la que se emplean números romanos. En las zonas donde el sismo ha sido más intenso, se ha llegado a una intensidad de grado VIII en esta escala, que significa ‘destructivo’. De este modo, es apropiado el siguiente ejemplo: “El destructivo terremoto del 86 en El Salvador alcanzó el grado VIII-IX en escala Mercalli, en San Salvador”.

23 Jun 2017
Simán renuncia como presidente de ASI ¿Qué otros “nuevos retos” querrá empezar?
Noticias | Por: Redacción

Simán renuncia como presidente de ASI ¿Qué otros “nuevos retos” querrá empezar?

23 Jun 2017
¿Qué sabés de la cerveza? Descubrí cuál es la mejor
Noticias | Por: Redacción

¿Qué sabés de la cerveza? Descubrí cuál es la mejor

22 Jun 2017
Más de $250 millones en préstamos necesita el gobierno ¿Se los darías?
Noticias | Por: Redacción

Más de $250 millones en préstamos necesita el gobierno ¿Se los darías?

22 Jun 2017
¿Preocupado por el virus “que anda dando ahora”? Sabé cómo cuidarte
Noticias | Por: Redacción

¿Preocupado por el virus “que anda dando ahora”? Sabé cómo cuidarte