Noticias

26 Ago 2018
Noticias | Por: Redacción

Lula da Silva, el ex presidente preso que busca de nuevo la presidencia en Brasil

TSE de Brasil debe decidir si avala, o no, la candidatura presidencial del ex mandatario preso Lula da Silva. Mientras tanto, el partido de Lula evalúa subir a su candidato a la vicepresidencia como aspirante presidencial.

El pasado viernes 17 de agosto se llevó a cabo el primer debate presidencial en Brasil, pero el único que no participó fue el expresidente Lula da Silva, quien se encuentra preso por corrupción por su involucramiento en la investigación de Petrobras.

Hasta el momento, el Partido de los Trabajadores (PT) tiene dos opciones para competir en la presidencia, seguir esperando que la ley deje participar al ex mandatario preso o lanzar a su candidato a la vicepresidencia, Fernando Haddad, como aspirante presidencial.

Las elecciones en Brasil están planeadas para el próximo 7 de octubre, aun así en el pasado debate no se contó con la presencia de Luiz Inácio Lula da Silva; eso no impidió que los otros ocho candidatos dieran a conocer sus planes de llegar a la presidencia. Lula cumple una condena de 12 años y un mes por corrupción pasiva, y lavado de dinero; esto porque era dueño de un departamento cedido por la constructora OAS para obtener contratos en Petrobras. El ex mandatario ha negado rotundamente las acusaciones.

El PT interpuso un recurso para que Lula participara por medio de una videollamada, pero la Justicia lo denegó. El ex mandatario corrupto tiene prohibido participar en actividades proselitistas y solo se expresa por cartas desde la sede de la Policía Federal de Curitiba, donde se encuentra detenido.

Se espera que el Tribunal Superior Electoral (TSE) anule la candidatura de Lula da Silva, íntimo aliado del expresidente de El Salvador, Mauricio Funes. Esto, de acuerdo a la Ley de Ficha Limpia, que imposibilita que alguien condenado en dos instancias sea candidato presidencial. Lula fue condenado a 9 años de prisión en un tribunal de primera instancia, pero, para enero 2018, tres magistrados de segunda instancia confirmaron la culpabilidad del expresidente Lula y aumentaron su pena a 12 años.

Sin Lula da Silva en la competencia, según la consultora XP, el que lidera las encuestas es el ultraderechista Jair Bolsonaro con el 23% de los votos; mientras que, si el Partido de los Trabajadores opta por irse con Haddad, este político solo tiene el 7% de la aprobación brasileña.

El TSE, por su parte, ha recibido un total de 16 impugnaciones a la candidatura presidencial de Lula para el 22 de agosto, de acuerdo a fuentes oficiales del tribunal. El pasado miércoles se vencía la fecha para pronunciarse legalmente en contra de las aspiraciones presidenciales. El PT asegura que el ex mandatario es víctima de una “persecución política” y que la democracia está siendo amenazada.

El Tribunal tiene hasta el 17 de septiembre para pronunciarse si aceptará, o no, la candidatura de Lula da Silva. Los otros candidatos a quienes no les impugnaron su candidatura, el TSE comenzó el proceso de registro de las aspiraciones.

¿Qué dice la ONU?

“El Comité reclama a Brasil que tome todas las medidas necesarias para asegurar que Lula pueda ejercer, mientras esté en prisión, sus derechos políticos como candidato en la elección presidencial de 2018”, indicó la ONU a través de un comunicado difundido en Ginebra, Suiza. De acuerdo a esta organización, Lula deberá seguir con su candidatura hasta que se “hayan completado los trámites judiciales justos”.

TSE de Brasil debe decidir si avala, o no, la candidatura presidencial del ex mandatario preso Lula da Silva. Mientras tanto, el partido de Lula evalúa subir a su candidato a la vicepresidencia como aspirante presidencial.

El pasado viernes 17 de agosto se llevó a cabo el primer debate presidencial en Brasil, pero el único que no participó fue el expresidente Lula da Silva, quien se encuentra preso por corrupción por su involucramiento en la investigación de Petrobras.

Hasta el momento, el Partido de los Trabajadores (PT) tiene dos opciones para competir en la presidencia, seguir esperando que la ley deje participar al ex mandatario preso o lanzar a su candidato a la vicepresidencia, Fernando Haddad, como aspirante presidencial.

Las elecciones en Brasil están planeadas para el próximo 7 de octubre, aun así en el pasado debate no se contó con la presencia de Luiz Inácio Lula da Silva; eso no impidió que los otros ocho candidatos dieran a conocer sus planes de llegar a la presidencia. Lula cumple una condena de 12 años y un mes por corrupción pasiva, y lavado de dinero; esto porque era dueño de un departamento cedido por la constructora OAS para obtener contratos en Petrobras. El ex mandatario ha negado rotundamente las acusaciones.

El PT interpuso un recurso para que Lula participara por medio de una videollamada, pero la Justicia lo denegó. El ex mandatario corrupto tiene prohibido participar en actividades proselitistas y solo se expresa por cartas desde la sede de la Policía Federal de Curitiba, donde se encuentra detenido.

Se espera que el Tribunal Superior Electoral (TSE) anule la candidatura de Lula da Silva, íntimo aliado del expresidente de El Salvador, Mauricio Funes. Esto, de acuerdo a la Ley de Ficha Limpia, que imposibilita que alguien condenado en dos instancias sea candidato presidencial. Lula fue condenado a 9 años de prisión en un tribunal de primera instancia, pero, para enero 2018, tres magistrados de segunda instancia confirmaron la culpabilidad del expresidente Lula y aumentaron su pena a 12 años.

Sin Lula da Silva en la competencia, según la consultora XP, el que lidera las encuestas es el ultraderechista Jair Bolsonaro con el 23% de los votos; mientras que, si el Partido de los Trabajadores opta por irse con Haddad, este político solo tiene el 7% de la aprobación brasileña.

El TSE, por su parte, ha recibido un total de 16 impugnaciones a la candidatura presidencial de Lula para el 22 de agosto, de acuerdo a fuentes oficiales del tribunal. El pasado miércoles se vencía la fecha para pronunciarse legalmente en contra de las aspiraciones presidenciales. El PT asegura que el ex mandatario es víctima de una “persecución política” y que la democracia está siendo amenazada.

El Tribunal tiene hasta el 17 de septiembre para pronunciarse si aceptará, o no, la candidatura de Lula da Silva. Los otros candidatos a quienes no les impugnaron su candidatura, el TSE comenzó el proceso de registro de las aspiraciones.

¿Qué dice la ONU?

“El Comité reclama a Brasil que tome todas las medidas necesarias para asegurar que Lula pueda ejercer, mientras esté en prisión, sus derechos políticos como candidato en la elección presidencial de 2018”, indicó la ONU a través de un comunicado difundido en Ginebra, Suiza. De acuerdo a esta organización, Lula deberá seguir con su candidatura hasta que se “hayan completado los trámites judiciales justos”.

28 Nov 2018
El 56% de los seguidores de Bukele en redes sociales son falsos
Noticias | Por: Redacción

El 56% de los seguidores de Bukele en redes sociales son falsos

28 Nov 2018
Estados Unidos sancionó a la vicepresidenta de Nicaragua por ser “amenaza para la seguridad nacional”
Noticias | Por: Redacción

Estados Unidos sancionó a la vicepresidenta de Nicaragua por ser “amenaza para la seguridad nacional”

23 Nov 2018
7 preguntas que debés contestarte si querés comprar en el Black Friday
Noticias | Por: Redacción

7 preguntas que debés contestarte si querés comprar en el Black Friday

20 Nov 2018
Conocé el perfil para ser el fiscal general ideal
Noticias | Por: Redacción

Conocé el perfil para ser el fiscal general ideal