Noticias

2 Jul 2015
Noticias | Por: Redacción

La gran corrupción, el cáncer de El Salvador

La polarización política, la desigualdad en las oportunidades y la deficiencia en el sistema judicial, son solo algunas de las causas que han permitido que la gran corrupción, un nuevo término propuesto, haya llevado al país a la situación en la que se encuentra.

La actual violencia y criminalidad que impera en El Salvador se debe a un solo factor según especialistas: y es la gran corrupción. Al menos a eso ha llegado el doctor Eduardo Lovo, quien ha puesto sobre la mesa salvadoreña este término, con el fin de conocer a qué se deben los problemas que estamos viviendo en la actualidad.

La Gran Corrupción, según la Organización Mundial de Parlamentarios contra la Corrupción (GOPAC, por sus siglas en inglés), “va más allá de la simple corrupción corriente y ocurre a mayor escala. La gran corrupción tiene lugar en las altas esferas del sistema político, cuando los políticos y los agentes del estado que cuentan con la potestad de promulgar las leyes y hacerlas cumplir en nombre del pueblo, abusan de dichas potestades para mantener su poder, su estatus y su riqueza. Esencialmente, la gran corrupción no únicamente viola las leyes nacionales, sino que distorsiona y menoscaba el Estado de Derecho en sí”, sostiene la organización.

(La insurrección centroamericana)

Por su parte, Eduardo Lovo asegura que este problema “es sistémico, al convertirse en un aspecto esencial de los sistemas económicos, sociales y políticos mismos y de los sistemas políticos que tienen el deber de combatirla. En una analogía biológica, si la corrupción corriente fuese una enfermedad que aflige al organismo del Estado, entonces, la gran corrupción equivaldría a un cáncer que carcome cada tejido del estado mismo, volviéndolo en contra suya”, reitera este neurocirujano.

Pero este planteamiento también es reforzado por profesionales y exalumnos de la Escuela de Comunicaciones Mónica Herrera (ECMH), quienes sostienen que en El Salvador debe primar una cultura de transparencia, para disminuir la gran corrupción. Se trata de un proyecto denominado “Puerto Alumni: la comunicación en el combate a la gran corrupción”, que considera a dicho mal como “una enfermedad crónica, (donde) las instituciones del Estado han sido diseñadas y trabajan para perpetuar el poder político y económico. Esta enfermedad lleva décadas instalada en nuestra vida cotidiana y, en lo últimos años, nos está conduciendo a una guerra”, sostienen sus propulsores.

(La sombra de la corrupción persigue a estos políticos)

De acuerdo con el doctor Lovo, “la Gran Corrupción está alojada en nuestra mente. Como sociedad vemos normales y hasta comprensibles los actos de corrupción, defendemos al partido político que nos gusta a capa y espada ante cualquier ataque; irrespetamos las normas y leyes porque somos más vivos”, manifiesta el especialista, quien considera que aunque es un mal que no tiene cura sí se pueden reducir sus repercusiones o consecuencias, y entre las mejores maneras de intervenirlo es a través de la comunicación-difusión.infocorrupcion

Cómo afecta a la sociedad y al Estado

En los últimos nueve meses, un grupo de profesionales de diferentes disciplinas dedicó una gran cantidad de horas al estudio de las ciencias cognitivas, al análisis histórico del país, a conversar con líderes políticos históricos y contemporáneos y a discutir con empresarios acerca de este tema. De estas investigaciones, pudieron concluir que para solucionar cualquiera de los problemas agravantes del país es necesario comenzar con el combate a un gran enemigo común: la Gran Corrupción.

A partir de dicha investigación, sectores empresariales y políticos reconocen a la Gran Corrupción “como el origen y el fin de los problemas más serios que el país enfrenta. Se trata de un fenómeno que tiene décadas de estar creciendo y alimentándose de la actividad política. En definitiva, es una enfermedad sistémica que no distingue ideologías ni partidos políticos”.

Quién puede (y debe) combatirla

Según la investigación, el combate a la Gran Corrupción no puede hacerse desde las esferas políticas ni organismos encargados de impartir justicia, pues todas las instituciones del Estado están infectadas de este cáncer. “La única manera de combatirla es desde las organizaciones ciudadanas y empresariales. Aunque todos -ciudadanos y empresarios- somos o hemos sido de alguna manera cómplices. Estar fuera del aparato del Estado nos permite ejercer un mayor control sobre sus actos”, manifiesta el Puerto Alumni.

Para ello, consideran que el camino más idóneo para derrocar a la corrupción es a través de la construcción de una cultura de transparencia. “Si los ciudadanos asumimos el compromiso y la responsabilidad de actuar de manera correcta estaremos en una mejor posición para demandar lo mismo de quienes están en el poder”, concluyen.

18 Oct 2017
36 años después: Esto pasó en El Mozote. Leé más
Noticias | Por: Redacción

36 años después: Esto pasó en El Mozote. Leé más

17 Oct 2017
Para ganar la Presidencia de El Salvador no basta con saber cómo manejar las redes sociales ¿Qué más se necesita?
Noticias | Por: Redacción

Para ganar la Presidencia de El Salvador no basta con saber cómo manejar las redes sociales ¿Qué más se necesita?

16 Oct 2017
Bukele, el alcalde de Nuevo Cuscatlán vs el aspirante independiente por la Presidencia ¿Qué le diría?
Noticias | Por: Redacción

Bukele, el alcalde de Nuevo Cuscatlán vs el aspirante independiente por la Presidencia ¿Qué le diría?

15 Oct 2017
TOP 5: Las series de narcotráfico basadas en la vida real
Noticias | Por: Redacción

TOP 5: Las series de narcotráfico basadas en la vida real