Entrevistas

22 Mar 2016
Entrevistas | Por: Claudia Menéndez

“Yo soy un salvadoreño común y corriente” – Rodrigo Ávila

Rodrigo Ávila, actual diputado de La Libertad por el partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) nos cuenta más sobre quién es él y comparte con nosotros su perspectiva sobre la crisis de seguridad que atraviesa actualmente El Salvador.

Posiblemente muchos lo conozcan por haber sido el director de la PNC en dos ocasiones (1994 – 1999 y 2006 – 2008) o por haber sido el candidato presidencial del partido ARENA en las elecciones de 2009.

Sin embargo, más que solo haberse dedicado a la política, nuestro entrevistado cuenta con una amplia trayectoria en el sector privado, especialmente en el área de consultoría internacional. Actualmente forma parte del concejo asesor del Secretario General de las Naciones Unidas para las misiones de paz, de la Iniciativa global contra el crimen organizado y de la Comunidad policial de Naciones Unidas.

Cuéntenos un poco más quién es Rodrigo Ávila. ¿Qué cosas le gustan? ¿Cuáles son sus hobbies?

Yo soy un salvadoreño común y corriente; un ciudadano de El Salvador. Me gusta mucho la historia, me gusta diseñar cosas. A mí me gusta mucho la arquitectura. Me gusta muchísimo los fines de semana salir con la familia, me gusta la lectura.

Antes practicaba deportes; practicaba basquetbol, atletismo y otros deportes. Siempre de joven me gustaba muchísimo escalar. Yo conozco casi todos los volcanes en El Salvador. Me gusta mucho el agua, me encanta el mar, me encantan los lagos; todo lo que tiene que ver con agua me gusta muchísimo.

¿De joven se imaginó alguna vez que iba a terminar involucrándose en la política y a la dirección de la policía nacional de su país?

¡Sí! Siempre. En la segunda universidad que estuve – que es una universidad con 40 mil estudiantes y tiene su propio departamento de la policía – yo trabajé con la policía de la universidad. En algún momento sí me imaginé que podría trabajar eventualmente en cosas de policía.

¿Su familia le influyó de alguna forma en este interés?

Mi padre fue médico y pese a no ser funcionario público, él siempre me decía que uno siempre tiene que servir. Y él sirvió. Siempre tenía ese afán de servirle a la gente, de servirle y de compartir para beneficio de los demás las cosas que Dios le había dado. Y quizás una de las cosas que me impulsó de alguna manera a participar en la política – y sobre todo en la parte institucional– fue ese ejemplo que mi padre de alguna manera me dio.

¿Cómo ve usted el panorama actual, especialmente en el tema de la seguridad?

En el ámbito de la seguridad yo veo la situación sumamente complicada. Estamos atravesando una verdadera tragedia. Y eso tiene que ver precisamente por ese crecimiento desmedido del fenómeno de las pandillas y por cómo hoy, tristemente, el ser pandillero se ha convertido para miles de jóvenes y niños en una opción de vida. Precisamente por esta condición es que de alguna manera tenemos que frenarlo.

¿Qué cree usted que ha influido en que esta situación haya evolucionado de esta forma?

El crecimiento que este fenómeno ha tenido en estos últimos cuatro años ha sido exponencial. De alguna manera el fenómeno ha subido, ha bajado, pero en los últimos cuatro años la subida ha sido dramática. Y eso tiene que ver con políticas que han sido totalmente erradas, como el tema de la tregua.

También tiene que ver con el tema de la migración y tiene que ver con un efecto que, a nivel criminológico, es el efecto social de las conductas delictivas y sobre todo el efecto demográfico que existe sobre estas expresiones delictivas. Nuestro país es un país pequeño, altamente denso en cuanto a la población. Y como Estado, como país, — nuestro suelo, nuestro territorio— no está en este momento adaptado para soportar ese germen que se desarrolla de una manera tan rápida.

1

¿Cuáles son las principales diferencias que ha podido notar de cuando estuvo a cargo de la PNC la primera y segunda vez y la actualidad?

La primera vez que yo estuve en la PNC, las pandillas no eran el problema principal. El problema principal eran las bandas armadas que eran resabio del conflicto armado. Las pandillas eran un número muy pequeño y, aparte de eso, las conductas delictivas eran distintas. Los delitos eran inminentemente expresivos. Los delitos violentos no eran la norma, eran la excepción. Hoy, el delito violento es como la norma, es como una costumbre. Ya inclusive, el delito violento ha alcanzado un nivel de ritual a nivel de las pandillas.

Cuando terminó mi gestión, en apenas dos años, logramos medir incluso que el reclutamiento de las pandillas se había disminuido. Por eso es que el fenómeno es distinto. Cuando yo fui director de la policía la última vez había básicamente siete veces menos pandilleros que ahora. O sea, se ha septuplicado.

¿Considera que los planes de mano dura fueron efectivos?

Es que en realidad no hubo planes. La mano dura fue un concepto eminentemente mediático. En realidad yo un plan escrito nunca lo he visto. Porque en realidad era un tema mediático, era un tema publicitario. De hecho, cuando fui director de la policía nunca se habló de eso. De hecho, fue una de las condiciones que puse. Eso fue un concepto que se manejó en otras direcciones de la policía, no en la mía, porque era mediático.

¿Cuál es su opinión sobre la tregua con las pandillas que se realizó en el gobierno pasado?

Yo creo que fue una situación que al final generó un problema grave porque se encapsuló un problema, que lejos de disminuirse en su potencialidad, aunque se disminuyeron los homicidios, la fuerza potencial para generar violencia creció. Y esa fuerza básicamente se desamarró posteriormente cuando hubo cambios en las políticas de gobierno en cuanto a la famosa tregua.

Para mí, por eso es importante tener políticas públicas claras y transparentes sobre la mesa, como las que estamos proponiendo ahora. No se puede estar en esa situación de hacer las cosas bajo la mesa porque al final eso lo que hace es que potencia a las pandillas.

 

fICHA

¿Usted nunca estuvo involucrado en algún tipo de acuerdo con pandillas durante su gestión?

No, jamás.

¿Cómo considera las medidas que el Gobierno actual está tomando en materia de seguridad?

Ahorita no se han tomado, pero estamos analizando que la verdad es que hay medidas que son atinentes – algunas las ha propuesto el Gobierno, otras la Fiscalía, nosotros mismos hemos propuesto algunas medidas que son medidas excepcionales. No necesariamente se necesita un estado de excepción, pero sí se necesitan medidas extraordinarias para enfrentar el tema de las pandillas. Y nosotros estamos analizando la situación y estamos dispuestos a acompañar varias de estas medidas.

Tristemente hemos visto cómo se ha esperado tanto el Gobierno para hablar de una manera franca. Hoy creo que el discurso —por lo menos en la última semana— ha sido consistente. Hace diez días se decía que esto era creado por los medios, pero hoy creo que sí se acepta después de las trágicas semanas que hemos tenido.

¿Considera que es posible lograr una reinserción de estos grupos?

La Constitución nos manda a intentarlo, pero el problema es que, entre más tiempo nos tardemos para hacer un esfuerzo serio, integral, aplicable y práctico, los números van a ir cada vez subiendo, subiendo, subiendo.

¿Cuáles son sus proyectos futuros en la política y en general?

Actualmente lo que quiero es trabajar por el país con los proyectos que puedan apoyar en la seguridad pública. Mi visión ahorita es de hacer el mejor esfuerzo como legislador en pos del país. Tratar de poner mis aportes y tratar de trabajar en un esfuerzo para despolarizar al país. Necesitamos unir esfuerzos y con los diputados de los otros partidos tenemos que unirnos, tenemos que identificarnos por las cosas que nos unen con una visión de país. Pero esto viene de los partidos, los partidos tienen que ser los que den el ejemplo.

¿Qué mensaje les enviaría a los jóvenes que nos leen?

Que no hay que desanimarse, que hay que trabajar. Los jóvenes hoy tienen una situación más difícil que la que tuvimos nosotros cuando éramos jóvenes. Hoy la situación está más difícil, el tema de la competencia es mayor, el tema de las oportunidades es más limitado, pero tenemos que ampliar la mente, ampliar la visión y ver en nuestro país ese potencial que tiene, pero para eso tenemos que luchar todos juntos.

Tiro al plato

6

 

 

 

 

28 Nov 2017
“Tengo esperanza en El Salvador y espero que muchos quieran quedarse aquí”– Carmen Aida Lazo, economista y decana en la ESEN
Entrevistas | Por: Redacción

“Tengo esperanza en El Salvador y espero que muchos quieran quedarse aquí”– Carmen Aida Lazo, economista y decana en la ESEN

14 Nov 2017
“Los jóvenes tienen que ser valientes para sacudir el piso, deben ser valientes en expresar sus opiniones”- Alexandra de Sola, empresaria y Vp. de Voces Vitales El Salvador
Entrevistas | Por: Redacción

“Los jóvenes tienen que ser valientes para sacudir el piso, deben ser valientes en expresar sus opiniones”- Alexandra de Sola, empresaria y Vp. de Voces Vitales El Salvador

25 Oct 2017
“El FMLN ha sido un mal gobierno y ARENA una pésima oposición” – Marvin Galeas, escritor y analista político
Entrevistas | Por: Redacción

“El FMLN ha sido un mal gobierno y ARENA una pésima oposición” – Marvin Galeas, escritor y analista político

20 Oct 2017
“Tenía ahí mi peluca, me la puse, me arreglé y me sentí mucho mejor”- Tengo 21 años y tengo cáncer
Entrevistas | Por: Redacción

“Tenía ahí mi peluca, me la puse, me arreglé y me sentí mucho mejor”- Tengo 21 años y tengo cáncer