Entrevistas

9 Mar 2017
Entrevistas | Por: Redacción

“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS

Tomás Regalado Papini, Presidente de la Fundación Empresarial para la Acción Social (FUNDEMAS), nos cuenta qué lo incentivó a querer generar un cambio en el país y cómo es que se dio cuenta que la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) era la clave para lograrlo; así como, cómo todos podemos aportar para que el desarrollo sostenible sea posible y el aporte que tienen los jóvenes en ese cambio.

Desde joven, Tomás Regalado Papini sintió una responsabilidad de querer fomentar un cambio en el país, pero a causa de la Guerra Civil tuvo que irse a los Estados Unidos junto a su familia. Cuando regresó, a sus 26 años, comenzó de nuevo y decidió que tenía que luchar por cambiar El Salvador, solo que para ese entonces aún no sabía cómo podría hacerlo. Siempre se dedicó a hacer filantropía, pero cuando el término de RSE llegó de lleno a su mente todo cambio; fue entonces que comprendió la verdadera responsabilidad que todos tenemos para con la sociedad y el mundo. Entró a la Junta Directiva de FUNDEMAS y bajo la enseñanza de Elena de Alfaro logró desafiar las ideas preconcebidas del tema, hasta que en 2016 tomó las riendas de la fundación. Ahora, Tomás Regalado Papini busca una generar la confianza para que todos juntos logremos eso que tanto anhelamos, el desarrollo sostenible.

¿Cómo influyó su familia para que se preocupara por la RSE?     

Me dieron esa visión de respeto al prójimo y eso lo he manifestado a través de lo que hago ahora. Cuando regresé a El Salvador quería hacer una diferencia en el país, pero yo no sabía qué iba a ser esa diferencia, ese impacto; poco a poco, con el tiempo es que descubrí que la ruta para mí era la RSE y la búsqueda de la sostenibilidad. He agarrado ese ejemplo y lo he hecho mío, la forma en que mis padres piensan es diferente a la forma en que yo actúo, pero dentro de mí hay una semilla muy importante que me dieron mis padres.

¿Por qué luchaba usted antes de ser presidente de FUNDEMAS?

Quizás tendría que regresar más, yo vine a El Salvador con una idea de impactar, lo primero que hice fue algo bien propio, fundar un restaurante, lo fundé y cocinaba ahí todos los días hasta que me casé.  Yo impactaba en los empleados del restaurante, porque eran súper jóvenes y en esa etapa yo conocí a la gente de FUNDEMAS. Me llegan a presentar a FUNDEMAS y yo no entendía qué es esto, para mí la responsabilidad social era filantropía, pero me hablaron de medio ambiente y comunidades. Tuve que recibir tres presentaciones de FUNDEMAS para que penetrara la gota y casi que de un momento a otro entendí qué era la Responsabilidad Social Empresarial. Entonces entendí en qué podía ser mi próximo aporte, más allá de impactar a un grupo pequeño y estar donando.

Cuando ya entendí el tema no veía ese concepto de tomar la moralidad y hacerla institucional, hasta que fui al congreso de Business for Social Responsability. Es quizás el foro más grande de responsabilidad social empresarial que se reúnen cada año, yo no entendía si había gente con mi forma de pensar en El Salvador y cuando fui entendí que en todo el mundo hay gente que piensa igual. Que es esa forma de pensar la que tenemos que masificar. Posterior a eso, me invitaron a la Junta Directiva de FUNDEMAS, tengo casi 10 años desde que encontré un lugar, donde puedo poner en práctica todo ese aprendizaje.

¿Qué legado o enseñanzas le dio Elena de Alfaro, la ex presidenta de FUNDEMAS?

Lo que más me impresionó de ella es que es súper “arrecha”, se monta en el caballo y no espera que le pongan la montura. Cuando la conocí me impresionó esa cualidad que ella tiene, ella me enseñó a tener fe en mis ideas e impulsarlas. Me dio la confianza de cuestionar y opinar, de retar a la organización para mejorar.

Además, fuimos mucho más agresivos, tomamos más riesgos y esos riesgos obtuvieron su fruto, es decir, en un momento en ese entonces cuando FUNDEMAS no tenía tanta solidez financiera y apostamos a un evento que en ese momento se llamaba la Feria de la Responsabilidad Social Empresarial; ahora se llama la semana de Responsabilidad Social Empresarial, entonces era un tema como de que no tenemos dinero para hacerlo, pero se hizo y fue un super éxito. FUNDEMAS ya no era que iba empresa por empresa evangelizando, sino que evangelizar a un público más grande.

¿Por qué cree que cuando las empresas aplican la RSE se benefician?

Creo que una empresa, para entender lo profundo que es la RSE y sostenibilidad tiene que empezar adentro, una evolución adentro de la empresa. E igual podés tomar ejemplos del impacto medio ambiental que tienen tus procesos productivos, podés estar donando árboles, pero imaginate si internamente estás contaminando de qué sirve si tu impacto interno no lo tenes bajo control, si no entendés tu responsabilidad dentro de ese impacto, solo tu pensás que solo donando árboles todo va a salir bien. La clave en FUNDEMAS es para convencer a empresas, es autodiagnosticarte, es entender cómo estás adentro y comenzar ahí, y de ahí te das cuenta de la importancia de ser responsable, y cuando entendés que internamente comienza ya puede salir en tu entorno.

¿Qué cambios ha propiciado desde que está al frente de FUNDEMAS?

No sé si es mejoría, es más una evolución. Esos pasos lógicos que se están tomando del legado que empieza antes de Elena, vemos nuestro entorno, lo que está pasando en el país, cómo podemos evolucionar y adecuarnos a las necesidades de las empresas. Pasamos de evangelizar empresa por empresa, de ahí evangelizar más en un foro y ahora evangelizar a nivel más grande, intentamos hacerlo a nivel de gremios, de territorios, diferentes zonas en el país.

¿Han formado alianzas entre la empresa privada y el gobierno?

Sí, definitivamente eso es parte de nuestro qué hacer. Hablemos de discapacidad, el tema de incorporar a personas con discapacidades en la empresa privada. Nosotros el año pasado lanzamos un manual que educa a las empresa, muchas empresas dicen cómo le hago, no tengo cómo buscar a las personas y no tengo la infraestructura adecuada para que acceda a un puesto de trabajo. Hay un montón de dudas, lo que hicimos fue crear un manual, donde básicamente se le dice a una empresa el “ABC” de cómo hacer este proceso, para facilitarlo y eso solo se logró articulando a diferentes sectores. Para una empresa que lo quiera hacer, le decimos acá está hecho y articulando diferentes opiniones.

¿A dónde quiere llevar a FUNDEMAS?

Quizás no es tanto FUNDEMAS, es viendo las empresas, viendo al gobierno local y central, sociedad civil y ciudadanos entendiendo su rol dentro del desarrollo sostenible en El Salvador. Entonces, cómo nosotros podemos ayudar a que las empresas entiendan su rol en El Salvador, más allá de solo pagar impuestos y ofrecer un salario. Hay impactos mucho más importantes que puede tener una empresa y no necesariamente es invirtiendo, sino con una nueva actitud donde pueden impactar en temas de reducción de violencia, temas ambientales y educacionales. No es dar, sino qué rol protagónico tiene la empresa en lo que me rodea. Y eso es un tema que falta por evolucionar, trabajar. Mi visión para FUNDEMAS es tener empresas cada vez más comprometidas, entendedoras de su rol dentro del desarrollo sostenible en El Salvador. Así se podría resumir.

¿Cree usted que el desarrollo sostenible es posible en El Salvador?

Sí, todo depende de nosotros, de nuestras decisiones. Pero, tenemos que generar confianza entre todos los actores del país. Y yo defino a FUNDEMAS como un generador de confianza para poder trabajar en estos temas, si tenemos una meta en común y esta es el desarrollo sostenible, tú no le puedes decir no a este tema. Entonces ver cómo al ver las diferentes calles, en vez de estar unos por allá y otros por acá, crear esta una carretera, donde todos podemos estar trabajando temas de interés común para llegar más rápidamente, pero para esto se necesita confianza, sin la confianza estamos simplemente hablando paja y manejándonos en diferentes caminos.

¿Cómo los jóvenes pueden contribuir al desarrollo del país?

Siendo muy fieles a cómo fueron criados, a esa base que todos tenemos, que la adquirimos de nuestros padres, tíos, escuelas y mostrarla, exigir trabajar en una empresa que refleje sus valores. Pero, cuando entran se dan cuenta que la institución no tiene valores; no solo es mostrar los valores, sino exigirles a las empresas donde trabajan, no permitir que nos desviemos como instituciones. Es muy fácil desviarse y lo vemos cada día en El Salvador, premiamos al más vivo y no al más correcto, eso tiene que cambiar, los jóvenes son la esperanza para hacer ese cambio. Es realmente no perder fe en esa base que traemos.

Tiro al plato

Tomás Regalado: soñador

FUNDEMAS: innovación

Política salvadoreña: complicada

Juventud salvadoreña: súper “cool”, esperanza

Libro favorito: El Conde de Montecristo, Alejandro Dumas

RSE: futuro inevitable

Desarrollo sostenible: lo que añoramos, pero no sabemos que es crítico para nuestra sobrevivencia

Alianza entre empresas y gobierno: indispensable

El Salvador: orgullo

16 May 2017
“Vamos a romper estereotipos. He sido reina de belleza y me encanta cuidarme”, ¿cuál es el problema?
Entrevistas | Por: Redacción

“Vamos a romper estereotipos. He sido reina de belleza y me encanta cuidarme”, ¿cuál es el problema?

27 Abr 2017
Hay empleados de gobierno pasándola muy bien, pero el país hundiéndose- Milena Calderón de Escalón- diputada de ARENA
Entrevistas | Por: Redacción

Hay empleados de gobierno pasándola muy bien, pero el país hundiéndose- Milena Calderón de Escalón- diputada de ARENA

30 Mar 2017
“El teatro me salvó la vida” -Egly Larreynaga
Entrevistas | Por: Redacción

“El teatro me salvó la vida” -Egly Larreynaga

21 Mar 2017
“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA
Entrevistas | Por: Marcela Solís

“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA