Entrevistas

28 Nov 2017
Entrevistas | Por: Redacción

“Tengo esperanza en El Salvador y espero que muchos quieran quedarse aquí”– Carmen Aida Lazo, economista y decana en la ESEN

Es la decana de Economía y Negocios de la ESEN, además estudió una maestría en Harvard y un postgrado en la Universidad Católica de Chile. Trabajó en el Ministerio de Economía para el 2009 y luego colaboró con el PNUD. MEDIOLLENO habló con ella y esto fue lo que dijo de la situación económica de El Salvador.

¿Quién es usted? ¿Quién es Carmen Aida Lazo?

Salvadoreña, tengo 41 años. Madre de dos hijos, soy casada. Amo lo que hago, soy economista, estudié en la ESEN y luego tuve la oportunidad de seguir estudiando un postgrado en la Católica de Chile, y luego en Harvard. Me encantan los conciertos, la música, leer, estoy súper arraigada a El Salvador, siento que sufro este país un montón. Tuve la experiencia de vivir años de niña en la guerra y luego de estar aquí, ser una joven en los tiempos de paz, y tengo mucha confianza que El Salvador puede ser mejor.

Si tuviera que elegir una cualidad para describirse ¿Cuál sería?

Yo quisiera pensar humana, en el sentido de que trato mucho como de ejercer la empatía tratar de ponerme en los zapatos de otros; reconocer un montón mis limitaciones porque todos fallamos. Para mí, en esta vida estamos para compartir con otras personas.

Estudió en Harvard y en la Universidad Católica de Chile ¿Cómo fue ese proceso? ¿Por qué estudió más allá que la licenciatura?

Soy bastante normal, verdad, y creo yo que he tenido la fortuna de verdad estar en el momento y lugar indicado para poder aprovechar para cuando se me han abierto las puertas. Y que siempre he tenido alguien que me ha apoyado, he tenido la suerte de poder tener alguien que me ha dicho tu podés, por eso yo creo mucho en el mentoring y de verdad creo mucho en el apoyo que podemos dar las personas de mi generación a los jóvenes.

Yo tuve de verdad la oportunidad de llegar mi primer día a Harvard y me puse súper nerviosa, porque la primer clase era de vectores, entonces yo decía no puede ser que estoy estudiando esto en inglés, y empecé como a hiperventilar, me iba a salir de la clase. Pero, entonces a mí me sirvió, yo estoy aquí porque merezco estar aquí, no me han regalado nada; me lo he ganado. Después, fui viendo que con mis compañeros que salieron de Stanford éramos parecidos en las notas y me decían ¿y esto cómo es lo que lo sabés? Es que lo vi en El Salvador. Luego, fui ayudante de profesor en Harvard en dos materias.

Por esto, yo les diría a los jóvenes es que hay un montón de gente como ustedes y muchas veces la diferencia está en intentarlo y haber tenido un apoyo; en haber recibido la palabra correcta en el momento correcto.

Usted pertenece a Techo, DTJ, FUSADES ¿Cómo ha sido su rol dentro de estas organizaciones?

Como producto de mi trabajo a lo largo de los años, he podido conocer gente genial y conocer sus causas y sentirme bien comprometida. En el caso de Techo, estoy desde hace un par de años en la Junta Directiva; una organización que me encanta porque tiene alumnos de diferentes universidades. A mí, eso me parece genial porque existe esa tendencia a creer que entre las universidades hay rivalidades, pero se hablan de temas que nos interesan de El Salvador viniendo de experiencias de corrientes súper diferentes.

En el caso de DTJ, ahí Claudia Umaña, que es la presidenta, ha sido para mí como una mentora. DTJ me parece una organización genial que hay que apoyar porque hace algo súper único, que es promover la democracia, la transparencia y la justicia desde una perspectiva bien aplicada. Y pertenecer a FUSADES, eso fue hasta este año, que también me pareció un honor, ya que creo que es el principal tanque de pensamiento de este país.

Pero, también he participado en actividades con FUNDAUNGO, en la red centroamericana de CALI; entonces, yo siento que en este país una forma bien fácil de incidir es simplemente conectar las iniciativas, una familiaridad de diferentes personas que trabajamos por el mismo fin y de al final tener una incidencia en la realidad de El Salvador.

Como economista, ¿Qué opinión tiene sobre la reforma de pensiones?

Con respecto a la reforma de pensiones, mi opinión tiene dos partes. Primero, creo que es un logro desde un punto de vista político; el hecho que haya habido una aprobación con la participación de todos los partidos, lo cual demuestra que en este país, con las circunstancias adecuadas en este caso a días del “default”, se pueden poner de acuerdo las fuerzas políticas.

Creo que políticamente esto mandó una señal a los mercados internacionales. Es importante porque el riesgo país cayó y tranquilizó a los mercados, que es posible llegar acuerdos y que hay posibilidades de diálogo.

Ahora bien, el hecho que haya habido un éxito político no quita que tengamos que analizar con detenimiento las perspectivas económicas de la reforma de pensiones, y los impactos económicos, desde mi punto de vista tiene muchas preguntas que responder.

¿Qué tipo de preguntas serían estas?

Por ejemplo, ¿qué tan sostenible va a ser? Porque básicamente en buena parte, uno de los principales ganadores de la reforma fue el gobierno, porque redujo significativamente los flujos para el Estado en los próximos años. Pero, hay otros temas importantes: en la reforma ahora estamos cotizando el 15% para pensión y una tercera parte va para un fondo de la Cuenta de Garantía Solidaria, esa cuenta es una cuenta común que se va a hacer cargo de varias de las obligaciones del sistema. La pregunta del millón es ¿Tenemos claramente definidos los flujos de esa Cuenta de Garantía Solidaria? ¿Es necesario que el Estado aporte a esa cuenta para que sea sostenible? ¿Qué tan sostenible será esa cuenta?

De momento, creo que necesitamos a profundidad un estudio actuarial para ver si no vamos a estar en cinco años hablando exactamente de lo mismo ¿Por qué? Porque esa reforma de pensiones evadió temas como la edad de retiro, la cobertura y sostenibilidad. Necesitamos ser más responsables con las siguientes generaciones, porque en este país el tema de pensiones siempre se han ido tirando hacia adelante; tenemos que conocer a cabalidad cuál va a ser el impacto de las pensiones en el futuro. Para mí, son todavía preguntas abiertas, cuando las tengamos respondidas a través de un estudio serio, objetivo hecho por un tercero voy a responder qué tan buena fue la reforma.

Tiro al plato:

Carmen Aida Lazo: economista

Edad: 41 años

Hijos: Dos

Estado Civil: Casada

Comida favorita: Carne

Pasatiempo: Leer

Música favorita: Rush

Política: La necesitamos

El Salvador: Uno de mis grandes amores

Economía: La mejor ciencia social

ESEN: Alma máter

Jóvenes: El futuro

 

Desde su perspectiva económica, ¿quién podría hacer este estudio?

Yo creo que los organismos internacionales como el Fondo Monetario o el Banco Mundial son los que tienen la capacidad técnica, el acceso a la información y esa objetividad que permita hacer el estudio. Porque al final, personas como ustedes, o como yo, vamos a terminar pagando, somos los principales afectados, esos que van a cotizar la mayor parte de nuestra vida bajo este nuevo esquema.

El Salvador cayó en “default” y casi sucede lo mismo antes de la reforma de pensiones ¿Qué significa esto para el país?

Nos fuimos a Semana Santa de este año en “default”, es que usted deja de pagar sus préstamos. Este año se llamó selectivo, porque El Salvador siguió pagando su deuda externa, pero dejó de pagar el pago de pensiones, los $54 millones en abril. Es una señal que el país, por la razón que sea, tiene incapacidad de pago inmediato, entonces la gente comienza a decir que ya no van a prestar.

El primer efecto que tuvo es que El Salvador bajó en los ratings crediticios, el día de mañana esto significa que vamos a tener que pedir prestado bien caro, con más interés. Como fue bien político el tema, nos fuimos a Semana Santa y cuando viene la Asamblea regresó de vacaciones, vieron que el tema tuvo impacto y todo el mundo comenzó a ponerse nervioso. Entonces, se hizo un ajuste del presupuesto para conseguir los $54 millones y salimos del “default”.

Luego, estuvimos en riesgo de caer en “default” en octubre, si no se hubiera hecho la reforma de pensiones. Parte de la reforma es, los CIPs que son bonos, es como un préstamo, si antes tenía a cuatro años, lo tiró a 8 años. Entonces, ahora la gente ahorita siente que El Salvador respiró. La pregunta del millón es ¿Cuánto tiempo hemos comprado? La respuesta falta que analizarla. Sabemos que posiblemente este ajuste no fue suficiente, pero la certeza la vamos a tener el otro año, en abril, cuando el Fondo Monetario emita un informe, el artículo 4. Vamos a tener una nueva visita del FM y vamos a tener una mejor comprensión de qué tipo de ajuste necesita, o no, el país.

Para el 2019 se necesitan millones en préstamos para financiar el presupuesto ¿No fue suficiente la reforma de pensiones?

En todos los años, este país, y no es exclusivo de los gobiernos de izquierda, ha tenido déficit fiscales. Y el próximo año, que están en discusión $550 millones. Veámosle el lado positivo es que esta vez la negociación se está dando ahorita, antes de la aprobación ¿Qué pasaba en los años previos? Pasaba que el presupuesto se presentaba balanceado, pero con ingresos inflados, gastos subestimados y como no llevaba deuda era aprobado con mayoría simple en la Asamblea.

¿Qué es lo que ocurría? Como los ingresos no era lo que iba a tener y los gastos eran mayores, en el camino terminaba utilizando préstamos a corto plazo, LETES, para financiarlo. Ya los LETES se acumulaban venían y querían refinanciarlos. Para mí, me parece positivo, a la luz de la Sentencia de la Sala de lo Constitucional de la CSJ, que digan preséntenme el presupuesto transparente y negocien ahorita, no después.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mencionaba el “déficit fiscal” ¿Por qué es tan importante?

Porque el déficit fiscal es lo que nos dice cuánto se endeuda el gobierno cada año, es como si fuera un hogar. Si en mi casa, yo gasto más de lo que tengo de ingresos puedo hacer dos cosas: pedir un préstamo al banco o a alguien, u ocupar la tarjeta de crédito. Lo mismo es el déficit fiscal, es la diferencia de todos los ingresos que tiene el gobierno y lo que gasta, cuando gasta más que el ingreso de algún lado tiene que salir el dinero y es porque el país se está endeudando, endeudarse al igual que un hogar no es malo.

Si un Estado está gastando más que su ingreso, pero estamos seguros que son rentables está bien que haya déficit, un déficit en sí mismo no es malo porque lo está invirtiendo. Cuando se desordena el país es ahí donde a ocurrir algunas de las cosas que hemos visto: se le hace más difícil acceder a los mercados internacionales y no se pueden acceder a los préstamos del Banco Mundial (BM) o del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En el mundo ideal para mí, la recomendación de ambas fuerzas políticas es no olvidar que a pesar hay una reforma de pensiones sigue siendo importante un acuerdo con el FM, es como un plan de ordenamiento. Este país necesita un ajuste de ingresos y de gastos.

¿Qué recomendación le daría al Gobierno para que pueda ahorrar?

Yo creo que sería uno de los grandes temas que ha señalado el Fondo Monetario, que todavía no tenemos la suficiente información del tema de la masa salarial pública bien analizada y bien eficientizada. Creo que hay un espacio de maniobra como lo reflejo un informe que sacó el Fondo Monetario, le dijo mira El Salvador tú estás gastando el 9.2% de tu PIB en salarios, un país como de tu tamaño debería gastar el 7.5%. Para mí, los empleados públicos deben, uno, llegar de manera meritocrática; dos, tener claridad de cuáles son sus funciones y no tener exceso de personas en la administración pública.

Lo cierto es que el gasto en salarios ha aumentado en millones desde la última década, entonces si además si este gasto va a ser tan importante, lo menos que podemos hacer es que sea eficiente. Esa es una tarea pendiente.

Con todo lo que hemos hablado ¿Qué les diría usted a los jóvenes de El Salvador?

A veces somos bien duros con El Salvador. Los jóvenes tienen que ver, es cierto que El Salvador está pasando por momentos duros, es cierto el país crece poco, pero creo que tenemos que hacer un análisis más balanceado. Cuando salimos de la guerra, seis de cada diez hogares vivían en la pobreza, hoy es un tercio de los hogares.

Ha habido mejoría en el acceso a los servicios, es una sociedad más democrática que la hegemonía, ha habido mejoría. Yo tengo la esperanza que vean el futuro, a El Salvador del futuro, e imaginarse qué ideas necesitamos ahora y las oportunidades del mañana. Los animaría a tener un criterio independiente, a tratar de ser mente abierta porque como decía Keynes: “Muchas veces la dificultad esta no en desarrollar nuevas ideas, sino en escapar de las viejas”. Tengo esperanza en El Salvador y espero que muchos quieran quedarse aquí.

14 Dic 2017
“Pensar que hoy todos son corruptos es incorrecto” – Matías Bianchi, director y fundador de Asuntos del Sur
Entrevistas | Por: Redacción

“Pensar que hoy todos son corruptos es incorrecto” – Matías Bianchi, director y fundador de Asuntos del Sur

14 Nov 2017
“Los jóvenes tienen que ser valientes para sacudir el piso, deben ser valientes en expresar sus opiniones”- Alexandra de Sola, empresaria y Vp. de Voces Vitales El Salvador
Entrevistas | Por: Redacción

“Los jóvenes tienen que ser valientes para sacudir el piso, deben ser valientes en expresar sus opiniones”- Alexandra de Sola, empresaria y Vp. de Voces Vitales El Salvador

25 Oct 2017
“El FMLN ha sido un mal gobierno y ARENA una pésima oposición” – Marvin Galeas, escritor y analista político
Entrevistas | Por: Redacción

“El FMLN ha sido un mal gobierno y ARENA una pésima oposición” – Marvin Galeas, escritor y analista político

20 Oct 2017
“Tenía ahí mi peluca, me la puse, me arreglé y me sentí mucho mejor”- Tengo 21 años y tengo cáncer
Entrevistas | Por: Redacción

“Tenía ahí mi peluca, me la puse, me arreglé y me sentí mucho mejor”- Tengo 21 años y tengo cáncer