Entrevistas

3 Oct 2013
Entrevistas | Por: Marcela Solís

Rafael Menjívar – Candidato a la vicepresidencia por el FPS

¿Quién es Rafael Menjívar?

Nació el 22 de enero de 1960 a las cinco y media de la mañana, según dice mi madre. A los 11 meses me dio poliomielitis en el pie izquierdo. A los ocho años me hicieron dos operaciones. Aprendí a caminar y he ganado concursos de merengue. Siempre he sido un hombre muy dinámico e innovador. He tenido diferentes facetas y siempre me gustó organizar a la juventud de mi escuela. Saqué mi bachillerato en San Salvador y me fui un tiempo para Costa Rica. Estudié Ciencias Jurídicas por un tiempo pero no terminé. Después, y gracias a Dios, me gradué de la Licenciatura en Psicología.

Me he involucrado también en algunos negocios. Siempre me he mantenido estudiando, escribiendo para Diario El Mundo y organizando personas. Eso ha sido en general la vida de Rafael Menjívar.

 

¿Dónde estudió y cómo fue su niñez?

Estudié todo mi nivel básico y bachillerato en la Escuela Urbana Mixta Unificada “La Laguna”, del municipio La Laguna, del departamento de Chalatenango. Soy chalateco.

Luego estudié bachillerato en el turno de la noche en el Liceo Latinoamericano de San Salvador y a la vez trabajaba durante el día. Mi primer empleo fue lavar automóviles y aún lo hago, solo que ayudo al que lo hace.

Me casé a los 28 años. Me divorcié a los 32. Tengo una excelente relación con mis dos hijos, Alejandro, quien es psicólogo, y Fernando.

¿Cuál es su formación profesional?

Me gradué en Licenciatura en Psicología y Licenciatura en Ciencias Políticas. Además, escribo poemas, me fascina hacerlo.

Formé parte de un grupo de jóvenes universitarios de los 80, llamado la Democracia Cristiana pero luego me salí de él. Mi ideal no me permitía estar en un partido político porque no creía que las cosas podían cambiar. Yo soy un amante de la democracia como forma de vida y no como partidos políticos. Con el tiempo tuve una participación pública.

¿Por qué decidió correr con el FPS para la contienda electoral?

Me lo pidió un amigo, que es Óscar Lemus, candidato a la presidencia. Me pidió que le ayudara con mis ideas, con mi experiencia, mis conocimientos y, sobre todo, a planearle una necesidad de participar en lo que yo llamo abrir un surco en medio de una selva.

Me entusiasmó la idea y por eso he participado.

¿Había trabajado anteriormente con Óscar Lemus?

Somos amigos desde hace muchos años pero no habíamos trabajado en el área política.  

 

Muchos salvadoreños consideran que el papel del vicepresidente es poco fundamental, ¿qué podría aportar usted en caso de ser electo?

Es importante, pero la tradición nos dice que el papel del vicepresidente de cualquier país del mundo tiene un papel secundario. Sin embargo, las nuevas realidades nos dicen que esto ha cambiado en el mundo. Estado Unidos es un el ejemplo de que el vicepresidente tiene un papel muy protagonista, especialmente en política exterior.

En el caso de El Salvador pienso que las cosas empiezan a cambiar.  Yo estoy convencido de que una vez entre el gobierno del FPS, me gustaría ser ministro de Educación y aportar a las grandes ideas del plan básico de gobierno, que cuánta falta le hace a cualquier gobierno.

 ¿Usted se considera una persona de derecha?

Yo tengo una concepción desde mis años de estudio. Cuando yo tenía 16 años admiraba a Lenin y yo apoyaba la idea de que el Estado no debía existir. Pienso que esos son estado mentales ideales y etapas de la vida como cualquier adolescente.

Luego al leer parte del liberalismo y de las grandes corrientes económicas, entonces llegué a la conclusión de que no debía enmarcarme en una concepción de izquierda o derecha. Entonces pensé en el centralismo político, que existe especialmente en Europa.

En El Salvador es muy difícil hablar de esto todavía y puedo asegurar que no me siento cómodo hablando de eso de izquierda a derecha. Si me preguntara filosóficamente una corriente, yo diría que soy liberal.

¿Cuál sería el elemento diferenciador de su fórmula presidencial en comparación al resto de candidatos?

Ejercer una presión y mis planteamientos sobre reinventar la función pública.

¿Qué opinión le merece los otros candidatos a presidentes y vicepresidentes con los que ustedes compiten?

Me parece que están en su legítimo derecho ciudadano de participar. Sin embargo, tanto candidatos a la presidencia como a la vicepresidencia están haciendo propuestas excesivamente demagógicas, entendido como una estrategia de manipulación de los votantes.

 ¿Cuáles son sus planes de no ser electo como vicepresidente?

Tengo la idea y el anhelo de constituir el Instituto Psicológico Salvadoreño (IPS). Ese es mi ideal como Rafael Menjívar. Además, seguir siendo un comentarista de la realidad nacional de El Salvador en Diario El Mundo, donde actualmente soy columnista.

¿Qué cambiaría usted de la actual campaña hecha por su partido?

Les diría que cambiáramos a ideas más concretas de los ideales de fraternidad.

¿Usted está dispuesto a participar a debates abiertos con los otros candidatos?

Totalmente de acuerdo. 

¿Qué les diría a los jóvenes que no tiene el interés de votar en las próximas elecciones?

Que se preocupen por su juventud y vayan a elegir. Si creen que las elecciones no sirven para la juventud, que se pronuncien en todas las redes sociales que puedan.

¿Cuál considera la clave para ganar las elecciones del próximo año?

Una elección presidencial en América Latina y especialmente en El Salvador, lamentablemente, está cotizada por voto y no vale menos de 45 dólares cada voto. Así que se necesitan tantos millones para sacar quinientos mil o seiscientos mil votos.

Desde mi punto de vista, es un gran error invertir tanto dinero en planes poco creíbles. Sin embargo, estamos usando una generación de jóvenes que comienzan a escuchar y cuestionar a los candidatos y creo que eso es una gran ganancia para triunfar tanto en este como en futuros procesos electorales.

¿Cuál sería el plan de gobierno que como vicepresidente impulsaría y cuál sería el factor diferenciador?

En primer lugar, que en este momento es y quien lo está diciendo es un farsante tanto en la política como de sí mismo, pues no hay manera de implementar un plan de desarrollo económico en un clima de inseguridad. Lo que sí se puede hacer es tomar medidas drásticas, especialmente en el ejercicio del manejo del área pública. Nosotros creemos que en 2014 quien gane la presidencia debe llamar a su gabinete para que ganen la mitad de su salario, tanto ministros, viceministros, presidentes y directores de autónomas, etc.

Yo he hecho un cálculo de 27 millones de dólares en ahorro del erario público por año. Ese dinero debería ser redistribuido en seguridad pública, educación y salud. Esas son medidas pero no un plan. Un plan de gobierno solo es parte de las medidas que se hacen quinquenalmente pero un plan básico de gobierno debe contemplar por lo menos 20 años a cumplirse, y es algo que en el país no se hace porque no tenemos esa visión. Si queremos ganar la presidencia, debemos replantearnos que hay que preparar un plan para todas las situaciones para las que El Salvador no está preparado.

21 Mar 2017
“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA
Entrevistas | Por: Marcela Solís

“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA

9 Mar 2017
“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS
Entrevistas | Por: Redacción

“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS

3 Mar 2017
¡Atrevete! un premio a la mujer salvadoreña que rompe prejuicios
Entrevistas | Por: Redacción

¡Atrevete! un premio a la mujer salvadoreña que rompe prejuicios

7 Feb 2017
Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017
Entrevistas | Por: Redacción

Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017