Entrevistas

9 Jun 2017
Entrevistas | Por: Redacción

Mi nieto es pandillero y me roba todo lo que pido. Leé más

Podrás saber que las calles son territoriales y pelear por quién pide en qué calle no es nuevo, pero ¿nunca te has preguntado que hacían estas personas antes de salir a las calles a pedir por algo de dinero? ¿Tienen hijos? ¿Han trabajado alguna vez? MEDIOLLENO te cuenta algunas de sus historias, conocelas y apoyalos cuando podás.

Mis hijos ya están grandes y saben que pido en la calle- Cecilia Delgado, 74 años, pide cerca del centro comercial Galerías

Cecilia Delgado, 74 años.

“Ya tengo como 6 años pidiendo. Desde que me quebré la mano ya no pude trabajar de lavar, planchar y hacer mandados, trabajé así como 6 años. Tuve tres hijos, pero ya están grandes ya se casaron y saben que estoy acá. Pido porque mi hija no está trabajando y así le compramos los pañales a mi nieto, él padece de la vejiga y nació con hidrocefalia. Vengo a las 9 de la mañana. Cuando llueve hago poquito, ya no trabajo y paso ratos que no hago nada porque no llevan. Yo nunca me enojo porque si me enojo pierdo la bendición”.

 

Ayudo a mi hija a mantener a mis 4 nietos- Luz María, 78 años, pide cerca del Centro de Negocios Torre Futura

Luz María, 78 años.

“Trabajé en casas particulares hasta los 75 años, desde hace 3 años pido en las calles. Me tratan bien, pero a veces no quieren dar casi. Nunca me casé, pero tengo una hija que tiene 40 años, ella es pobre con 4 hijos y es incapaz de mantenerlos, yo le ayudo con lo que pido. Irme a un asilo, ni lo permita Dios, yo tengo mi casita propia. Vengo como a las 9 de la mañana y me voy hasta que agarro mi “pistillo”, a veces hago 10 dólares, depende. Padezco de artritis y tengo sombra en un pulmón, pero ya me están dando medicina”.

 

A las personas les molesta, pero van con el vidrio cerrado, yo no las obligo- Rosita, 75 años, pide por Antiguo Cuscatlán.

Rosita, 75 años.

“Yo vengo de lejos y vengo a pedirles a mis amigos acá en las calles desde hace 14 años. Recojo como mínimo 6 dolaritos, ya con eso compro mi comidita y el pasaje para irme. Tuve dos hijas. Una de ellas ya no puede trabajar, por eso le doy la comidita a ella, yo le ayudo, padece de dolores de cabeza y de la vista. Gracias a Dios me va bien, a veces a las personas les molesta pero van con el vidrio cerrado, yo no las obligo. Mi esposo antes trabajaba en el campo y entonces lo que hacía era ir a dejarle la comidita, él murió hace 3 años. Ya mayorcita me vine a casar con él, como de 35 años”.

 

Si nos detenemos un día, pierdo un montón de dinerito y no sale para los gastos- Enma y José Gabino, 43 y 52 años, piden por la Escalón

 

Enma y José Gabino, 43 y 52 años.

“Yo tengo desprendimiento de retina en un ojo y en el otro, una nube. Pedimos en los semáforos desde hace como cuatro años, juntos. Yo no he trabajado, pero si he colaborado al pueblo como radio operador en la Cruz Verde de Santa Anita, de la Colonia Málaga. En un día le metimos duro y juntamos $27 dólares, así que depende del tiempo. Nos casamos en las bodas colectivas de la Iglesia de la Radio Mesías en el Estadio Cuscatlán. Le decimos a nuestra hija que no necesitamos que trabaje, porque por eso nos matamos en las calles pidiendo. Si nos detenemos un día, pierdo un montón de dinerito y no sale para los gastos”.

 

Tengo un nieto marero y todo lo que hago pidiendo me lo roba- Luis Barahona, 87 años, pide en la pasarela de La Ceiba

Luis Barahona Rivera, 87 años.

“Vengo como a las 6 y media de la mañana en bus y me voy a la una a mi curación por mi operación de la vejiga. Ya tengo como 6 años de estar aquí en la pasarela de La Ceiba. Tengo nietos, pero malos porque hay uno que se ha hecho marero y todo lo que hago aquí, me lo roba. Ante me mataba trabajando en el campo, pero siempre en lo ajeno. Yo no tengo casa y recibo el subsidio de los adultos mayores, pero eso ligero se va entre tantos pasajes y curaciones. La gente me ayuda a subirme y bajarme de los buses, los motoristas ya no me cobran. Mi esposa se murió jovencita, con ella tuve 10 hijos y nietos tengo un montón, ya perdí la cuenta”.

Nietos tengo bastantes, pero lo miran como nada a uno- Marta Hernández, 78 años, pide en la pasarela de La Ceiba

Marta Hernández, 76 años.

“Tengo dos años de pedir. Yo ya no tengo hijos, solamente nietos pero no es igual. Tuve 8 hijos, pero se me murieron 4 tiernitos y los otros ya de grandes me los mataron. Nietos tengo bastantes, pero como tienen sus mujeres y su familia lo miran como nada a uno. Yo hacía lavadas, grandes guacaladas de ropa sacaba y me daban 8 o 9 dólares; de ahí me iba a buscar moras con otra señora a una finca, hacíamos como 5 o 6 dólares. Hay gente que me dan $5, otros $10, otros una “cora” y así. Vengo solo por la tarde o, a veces, también por la mañana, pero Dios lo quiere a uno”.

12 Sep 2017
“La Alcaldía de San Salvador está secuestrada por la vanidad y ego del alcalde” -Ernesto Muyshondt
Entrevistas | Por: Redacción

“La Alcaldía de San Salvador está secuestrada por la vanidad y ego del alcalde” -Ernesto Muyshondt

22 Ago 2017
“Lo reitero, Sánchez Cerén está sentado en una silla que no le pertenece” – Norman Quijano, diputado de ARENA
Entrevistas | Por: Redacción

“Lo reitero, Sánchez Cerén está sentado en una silla que no le pertenece” – Norman Quijano, diputado de ARENA

25 Jul 2017
Vengo de dónde asustan, de la Asamblea Legislativa – Roberto d’Aubuisson, alcalde de Santa Tecla
Entrevistas | Por: Redacción

Vengo de dónde asustan, de la Asamblea Legislativa – Roberto d’Aubuisson, alcalde de Santa Tecla

20 Jul 2017
Me he privado de muchísimas cosas. Estoy listo para poder servir a mi país como diputado – Abraham Soto, precandidato a diputado de ARENA
Entrevistas | Por: Redacción

Me he privado de muchísimas cosas. Estoy listo para poder servir a mi país como diputado – Abraham Soto, precandidato a diputado de ARENA