Entrevistas

10 Jul 2013
Entrevistas | Por: Marcela Solís

Marcos Rodríguez- Director Ejecutivo de Diálogo de País

¿Quién es Marcos Rodríguez?

Bueno, yo soy originalmente uruguayo. Nací en 1953. Salí de Uruguay en el año 73, cuando la dictadura, hacia Argentina. Cuando el golpe de Estado en la Argentina salí para Suecia. Viví en Suecia ocho o nueve años. De hecho soy ciudadano sueco; tengo hijos y nietos suecos. Posteriormente vine a El Salvador y fui miembro de las Fuerzas Guerrilleras del FMLN, en Chalatenango.

¿Qué carrera estudió?

Economía. Estudié en Suecia y estudié en El Salvador. Saqué una maestría en Descentralización y Desarrollo Local. Fui de las primeras personas en la formación de la FUNDE, en el año 1994. Después de 1993-1994 yo salgo del FMLN por ser extranjero, después de los Acuerdos de Paz, dado que no incorporaron ninguna reforma constitucional y los extranjeros tenían y tienen prohibido hacer política.

¿Cómo llegó a El Salvador?

Por vocación y en solidaridad con la Iglesia Católica, grupos cristianos y ya había trabajado en Suecia en solidaridad con El Salvador, en 1984. En 1993-1994 salgo de la política dado que el FMLN se transforma en un partido político. Me dediqué al trabajo intelectual, de investigación y académico. He publicado varios libros y artículos. Mi especialidad era descentralización y desarrollo local, participación ciudadana y posteriormente transparencia y anticorrupción. Fui el enlace de FUNDE con Transparencia Internacional como Capítulo Nacional y cuando participé en forma muy discreta en las mesas de trabajo para la elaboración del plan de gobierno de Mauricio Funes.

Posteriormente, cuando se constituyó el gobierno, casi dos meses después, en los meses de agosto-septiembre, me convocan y me ofrece Hato Hasbún ser su secretario de Transparencia. Y asumí esa función.

Ha hablado de su trabajo en FUNDE. ¿Qué diferencia siente usted entre ser un miembro activo de la sociedad civil y luego pasar a funcionario público y hoy político partidario?

Bueno, yo no soy político partidario en el sentido más estricto de la palabra. Creo que Miguel Simán tampoco. Entonces, estamos en una situación muy similar. Yo estoy coordinando la campaña y hay muchísimas personas en la discusión del programa que no son miembros del partido FMLN, como me imagino que hay personas en la elaboración de las campañas de otros partidos políticos que tampoco son miembros o militantes de los partidos políticos.

Pasé, lógicamente, de un ámbito de sociedad civil a un ámbito de funcionario público y ahora estoy en un ámbito mixto, se podría decir, de sociedad civil hacia la política.

En cuanto al tema de transparencia, es cierto que hoy se ha avanzado en miles de documentos que antes no se conocían, especialmente sobre “la cosa pública”. Sin embargo, en el caso de Casa Presidencial o Asamblea Legislativa, cosas que importan no están haciéndose públicas, a qué se debe esto.

Eso se debe a lo que pasa en todos lados: a que la transparencia cuesta, porque se va paso a paso. Hay resistencias, hay dudas. En realidad lo que se hizo en la administración actual del gobierno es, por primera vez en 200 años, abrir las puertas a la transparencia y a la lucha contra la corrupción como compromiso del gobierno. Siempre ha habido entidades fiscalizadoras: Corte de Cuentas, Fiscalía. Pero generalmente, yo lo recuerdo bien en este país, cuando se acusaba un funcionario público de actos indebidos, la respuesta era “que me lo prueben en los tribunales”. O sea, no es un problema de gobierno, es un problema de los tribunales.

¿Entonces cómo asume la transparencia este gobierno?

Lo novedoso con este gobierno es que es por primera vez que una entidad del gobierno asume la transparencia como un punto de agenda propia, no solo como un punto de aplicación de ley y de otras instituciones independientes del Estado.

En este contexto, es lógico que hayan tires y aflojes en la aplicación de la ley. De hecho lo hay en torno a la mayoría de leyes importantes. Y hay un organismo orientado, en principio, a dirimir estos conflictos, que es el caso del IAIP. En caso de que el funcionario no esté de acuerdo con la decisión del Instituto, siempre puede ampararse bajo la Sala de lo Contencioso Administrativo, como el mismo Instituto lo señaló de cara a las demandas anteriores a su nombramiento.

Nosotros como MedioLleno solicitamos a CAPRES en repetidas ocasiones el presupuesto de Transparencia Activa y el presupuesto de “Conversando con el presidente”. Recibimos una respuesta poco satisfactoria y volvimos a hacerla. La hemos hecho cuatro veces y no se nos ha dado respuesta aún. ¿Por qué no hay un otorgamiento de información formal en ese sentido?

Por lo mismo que le estoy diciendo. Hay diferentes opiniones de idas y venidas. En realidad, lo que responde CAPRES de acuerdo a la solicitud es correcto. No existe una partida presupuestaria que se llame “Transparencia Activa”; no existe una partida de “Conversando con el presidente”. Imagínese usted que cada actividad que hace una entidad del Estado tenga que tener una partida específica. Eso no es cierto, ni para la Corte de Cuentas ni para la Corte Suprema de Justicia ni para ninguna entidad del Estado. Hay un montón de actividades que se desarrollan sobre la base de un presupuesto establecido y como usted puede decir “rascando la cacerola”. Y eso es muy bueno, porque gracias a eso los oficiales de información y las oficinas se montaron aún cuando no había presupuesto aprobado.

¿Entonces por esa misma razón es que se nos contesta que no hay presupuesto para Transparencia Activa?

Si usted, por ejemplo, pregunta, aunque no haya presupuesto, “le estoy solicitando un documento de estimación de los costos de Transparencia Activa” entonces es diferente.  Si usted mira los antecedentes de MedioLleno, hubo una entrevista a Transparencia Activa. Me acuerdo que los recibieron y le hicieron una pregunta de cuánto costaba y les dijeron 9 mil 800 dólares, entonces mi posición en ese momento fue “hombre, es cierto que no hay partido, pero alcanza con decir no hay partida presupuestaria y los costos son estos, estos y estos y santo remedio”.

Usted siempre tiene en la administración pública un conflicto entre la ley y ética.  Entonces, mi punto de vista es que la respuesta adecuada hubiera sido “no hay partida presupuestaria, pero los costos son alrededor de 9 mil 800 dólares y se desglosa más o menos así y asá”.

¿El mismo caso con la partida de  “Conversando con el presidente”?

También, también. “Conversando con el presidente”, por ejemplo, ¿quién entrevista al presidente? Es el jefe de Comunicaciones del Viceministerio de Transporte y al mismo tiempo tenía una entrevista en Canal 10. Entonces, usted dice: ‘¿le va a pagar tres salarios?’ No, le va a pagar el mismo salario y si él quiere, por prestigio personal, entrega al servicio público, hace los otros trabajos aunque no tenga un presupuesto salarial asignado. Entonces usted va a encontrar en cualquier institución del Estado, y aunque cambie de gobierno, un montón de actividades que no tienen un presupuesto específico pero que se realizan montados sobre el presupuesto general de la entidad.

¿Cómo nace Transparencia Activa?  ¿Considera que tiene alguna línea editorial?

Desde el 2009-2010, nosotros comenzamos a trabajar muy duro en función de preparar y de actuar proactivamente en la discusión, aprobación e implementación de la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP).  Hicimos dos ranking, dos conferencias de prensa y varias actividades. Llegó muchísima prensa y al otro día cuando me levanto y miro los medios de comunicación veo que no decían nada de los avances, absolutamente nada. Solo aparecían críticas. Entonces me pareció un poco ingrato con respecto al esfuerzo que se estaba haciendo, sin presupuesto, sin nada.

¿Por eso crearon Transparencia Activa?

Mire a volvimos a los tres meses a hacer lo mismo y vuelve a suceder lo mismo, los medios no daban los avances. Entonces dije: “ah, no, hoy vamos a crear nuestro propio organismo para informar sobre lo que se está haciendo en el campo de transparencia”. Y esa es la función de transparencia: informar lo más transparentemente posible y desde el ángulo del gobierno, sobre los avances de temas relacionados con la transparencia y la lucha contra la corrupción.

Yo le diría, por ejemplo, que no hay ninguna publicación nacional que en un año y medio pueda mostrar tanta publicación sobre el tema de transparencia como lo hace Transparencia Activa. Si usted cuenta la cantidad de artículos, documentos, links, etcétera. Entonces, Transparencia Activa tiene como función informar los avances en transparencia de la forma más transparente posible, pero desde el ángulo de sus ejecutores.

¿Y la línea editorial?

En ese sentido, publicamos el concejo editorial. Aún antes de que preguntaran cuánto costaba nosotros dijimos “esto es lo que cuesta” y si nos hubieran apurado en la pregunta a los salarios, también damos los salarios. Y en ese sentido no hay ningún medio que sea tan abierto en ese aspecto.

Con respecto a la respuesta de Presidencia, de la UAIP, si yo hubiera redactado la respuesta le digo eso: “no le puedo dar partida porque no existe, pero es más o menos esto”. Y se acaba la discusión. Si lo agarra desde un punto de vista estrictamente jurídico, puede ser que le digan que lo correcto es decir que el documento no existe y punto. De hecho es lo que mandata la ley: lo que se deben entregar son todos los documentos existentes. Si un documento no existe, la ley no obliga a producirlo para el demandante. Aún así, yo soy de los que creen que hay que hacer el esfuerzo para producirlo si la pregunta refleja algo que puede ser de interés público.

¿Y entonces en esa lógica aplicaría para hacer públicos  los gastos de publicidad?

También. Es más, yo en su momento, la primera vez que se planteó esto, remití como subsecretario de Transparencia, con la firma del secretario Hato Hasbún, mi opinión de que era positivo que se hiciera público ese gasto. Yo en principio creo que el Estado debe ser lo más transparente posible y los privados también.

La transparencia es un atributo social que se aplica de diferente forma en el sector privado, en la sociedad civil, en el sector empresarial. Por ejemplo, yo no le puedo pedir, y está la ley, al sector privado que haga pública una información que representa una ventaja competitiva para la empresa. ¿Por qué? Porque eso afecta su capacidad. Incluso hay muchas empresas que se presentan como transparentes.

Hemos hablado sobre la falta de coherencia entre el discurso y la falta de acciones del Ejecutivo. Entonces, tuvo algo que ver sobre su decisión de renuncia:

No. En absoluto. Yo debo reconocer que si bien cuando usted está en el gobierno está como en un carrito chocón, que adonde se mueva choca, y eso le pasa a todo el mundo por la misma estructura de organización del gobierno, y que muchas veces no todo el mundo está de acuerdo con lo que cada uno hace en sus respectivas responsabilidades, debo decir que a pesar de esas dificultades, el gobierno en su conjunto nos las ingeniamos para avanzar en estos logros. Quiere decir que nos tenemos que hacer cargo de los avances pero también de los límites.

¿Por qué renunció a la Subsecretaría de Transparencia y Anticorrupción?

Yo renuncié por el mismo motivo que usted está aquí y que ustedes elaboraron el Plan de Gobierno de los Jóvenes. No hay momento en que el sistema político sea más débil que los períodos preelectorales, porque usted necesita que le recarguen la tarjeta de crédito. Entonces, hasta hace cuatro o cinco años en la sociedad civil teníamos una idea equivocada, que era que cuando vienen las campañas hay que salirse, porque vienen los partidos y es mejor no meterse. Y hoy ha cambiado. Hoy es “mejor hay que meterse”, porque es el momento en el cual hay que obtener compromisos de los partidos y el sistema político.

¿Entonces renunció para hacer política?

Mire yo dije “yo no tengo ninguna duda de que lo que pasa en Transparencia y Anticorrupción, en Salud, en Educación, en Medio Ambiente, depende mucho de lo que está pasando en este momento y de la capacidad que tenga la sociedad de hacer política”. Pero de hacer política en el sentido noble de la palabra, no en el sentido vulgar.

Entonces, simplemente consideré que de cara a mi forma de pensar, que este es un momento privilegiado para involucrarse. Yo gano menos, no tengo seguridad, pero estoy privilegiado poder estar participando en la construcción de un programa de gobierno. Para mí fue un privilegio. No salí con el pesar de que dejaba algo, sino con el aliciente de “qué bueno”. Y estoy tratando no solamente desarrollar el punto transparencia, sino de que el período electoral y de construcción programática sea lo más transparente posible. Porque también hay formas más transparentes y menos transparentes de hacer política

¿Cuáles considera que son las implicaciones de que todavía no hay subsecretario de Transparencia?

No lo han encontrado seguramente. Aquí hay dos cosas distintas, una son las causas y otras las implicaciones. La causa es que estamos en el último año del gobierno y siempre es difícil reclutar cuadros cuando estamos en el último año. Es como que usted está en una empresa y ha decidido que en julio del año que viene usted la cierra. Salga a buscar un gerente y él no va a dejar el puesto de gerencia de una empresa para ir a algo que se cierra. Eso indudablemente es una restricción.

Segundo elemento, lo que se ha hecho en transparencia, y esto lo digo de verdad sin hipocresía, tiene mi contribución, pero también tiene la contribución de por lo menos 200 personas, entre oficiales de información, personal de la Subsecretaría y, por qué no decirlo, de las organizaciones de la sociedad civil, que empujan el punto. ¿Qué quiere decir?, que el día que usted sale de un trabajo y el trabajo que usted ha hecho se cae, es porque no lo ha hecho bien. Y el punto de implicancia es que no se ha caído.

En cuanto a Diálogo de País, nos gustaría saber cuál es la metodología que ustedes siguen para elaborar el plan de gobierno de la fórmula del FMLN

Ese es un buen punto porque dicen que de buenas intenciones está lleno el camino del infierno. No solo se necesita intención sino metodología. La metodología que usamos nosotros es fundamentalmente crear distintos espacios de diálogo en torno a determinados temas de políticas públicas, el cual es convocado por la fórmula del FMLN pero donde participan otros sectores de la sociedad, que eventualmente también pueden participar en otros espacios de diálogo, para recoger insumos de demandas y propuestas de políticas públicas que son sometidas posteriormente a un proceso político y técnico del afinamiento. Dicho proceso implica la lectura de las propuestas de ustedes, de las propuestas de otros sectores de jóvenes, del sector de la tercera edad.

¿Qué tipo de espacios?

Entonces, cuáles son esos espacios, el más básico un espacio territorial de puerta a puerta. Recogimos 200 mil boletas que respondían tres preguntas. Las tres preguntas resaltan que el 91 por ciento de las 200 mil boletas dice que los problemas más sentidos por la gente son el empleo, la canasta básica y la seguridad pública. Hace cinco años no decían eso. Las mayores demandas iban orientadas a lo social. Hoy, la mayor demanda va a la productividad y el empleo.

Otro espacio es el de temas específicos. Se formaron 35 mesas, entre ellas políticas energéticas, macroeconómica, salud, educación.  También el espacio internacional se  hizo talleres de consultas, actividades de consulta, en 17 países y 40 ciudades. Y salió un documento con las propuestas de las ternas en cuanto a salvadoreños en el exterior.

¿Y el manejo de redes sociales es importante para ustedes?

Sí, el espacio virtual es otro. En Facebook y Twitter quizá no fuimos tan exitosos. Creo que el problema que tenemos ahí es que a la gente le gusta escribir y que le conteste una persona y no un logo. Y eso de dialogar con Diálogo de País por computadora se siente medio frío. Más concreto saber en ese aspecto, y no es por hacerlo propaganda a la oposición, pero Tony Saca ha sido más exitoso, porque aunque no es él quien responde, se llama ‘Tony Saca’ la cuenta.

¿Y cómo financian todas estas consultas?

Lo financia el FMLN. Pero nosotros decidimos gastar menos plata pública y privada en la publicidad en televisión y mejor en este tipo de actividades. Eso también es una decisión política. Y no es lo mismo, por ejemplo, después que se desata Diálogo de País, yo vi con satisfacción que las actividades que estaba haciendo el candidato Quijano ya decía estoy en San Martín recogiendo insumos para elaborar nuestro Plan País. Yo dije “bárbaro” porque no es solo ir a juramentar una directiva. Y el candidato Tony Saca ha comenzado a decir que va a formar un concejo consultivo ciudadano, así que también qué bárbaro, verdad.

En la temática de juventud, ve usted un interés legítimo de los jóvenes por hacer las cosas mejor que la generación actual

Absolutamente. Ese es su principal aporte a la sociedad. El principal aporte de la juventud es exigir que las cosas sean diferentes que antes. Cuando la gente es madura, cuando usted es una persona adaptada al funcionamiento de la sociedad, en general la madurez se identifica como adaptación. Por ejemplo, cuando un niño no tiene algo llora. Cuando es jovencito no llora porque aprende a manejar las frustraciones. Todos tenemos frustraciones en la vida. Y las personas muy maduras solo se sonríen cuando usted le dice “esto no me gusta”.

El papel de la juventud es cuestionar y jalar la sociedad hacia adelante. Y, en especial, esta generación a la que pertenecen ustedes es muy parecida a la mía. Yo vengo de la generación del 68, una generación muy rebelde. Quiere decir que después de 30 años, la juventud vuelve a asumir la responsabilidad de cambiar el mundo.

¿Cuál cree que ha sido el mayor error de este gobierno y el mayor acierto?

El mayor acierto es tomar medidas para que nunca olvidemos que en este país somos 7 millones. Y que este país no le alcanza con eso para desarrollarse. Si no entendemos que yo estudié en un colegio privado, pero que la mayoría de la gente no tuvo eso, y que de alguna forma las políticas públicas deben hacerse para los 7 millones de habitantes, vamos a tener problemas. Eso nos llevó a la guerra y yo no creo que a la larga sea bueno para el país. Su mayor acierto es la inclusión.

¿Y su mayor error o defecto?

Su mayor defecto, quizá, es la falta de consistencia en algunas propuestas, que sí las abrió pero como que después se asustó. Yo creo que se podría haber sido más consistente en transparencia por ejemplo. No creo que hubiera sido necesario esperar 15 meses para nombrar al Instituto de Acceso a la Información Pública. Se podría haber hecho en menos tiempo y hubiera sido más o menos lo mismo. Creo que se necesita convicción y consistencia hacia las cosas que se plantean. 

¿Qué consejos les daría a los jóvenes que están interesados por temas políticos pero que tiene cierto miedo y no se animan a hacerlo?

Que están perdiendo la mejor oportunidad de su vida. Es decir, algún momento de sus vidas van a llegar a la conclusión de que el mundo no es lo mejor, podría ser mejor. Y pueden llegar a esa situación en dos circunstancias: diciendo ‘yo hice lo posible para que fuera mejor’ y diciendo ‘yo no hice nada para que esto fuera mejor’. Yo prefiero llegar diciendo ‘yo hice todo lo que pude y si no es mejor, que otros agarren la posta y sigan corriendo’.

Tiro al plato

Marcos Rodríguez: Yo

Libro favorito: La trilogía del milenio

Socialismo: Un bonito sueño

Transparencia: Autenticidad

Rendición de cuentas: Humildad

Jóvenes: Futuro

Mauricio Funes: Presidente

  • Definitivamente el Lic. Marcos Rodriguez es un ejemplo de gestión, transparencia, y convocatoria social. Muy interesante la entrevista. Nos ayuda mucho a conocer mejor a nuestros lideres o representantes. Lastimosamente, uno de nuestros mayores problemas como salvadoreños es el enfocarnos tanto en cosas menos relevantes y descuidar la esencia y la historia que nos marca. Aquí mismo hay un ejemplo, hay tantas cosas que se pueden decir sobre el contenido de este articulo, que realmente pese a la importancia de la ortografía, en este caso creo que es lo de menos. Ademas la juventud ha sida la principal responsable de modificar el idioma cuando manda mensajes de texto o chatea. Felicito a mediolleno por su trabajo.

21 Mar 2017
“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA
Entrevistas | Por: Marcela Solís

“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA

9 Mar 2017
“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS
Entrevistas | Por: Redacción

“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS

3 Mar 2017
¡Atrevete! un premio a la mujer salvadoreña que rompe prejuicios
Entrevistas | Por: Redacción

¡Atrevete! un premio a la mujer salvadoreña que rompe prejuicios

7 Feb 2017
Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017
Entrevistas | Por: Redacción

Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017