Entrevistas

18 Sep 2012
Entrevistas | Por: Aída Betancourt Simán

José Carlos Mejía – Buffalo Wings

De dónde viene, qué estudio y cuáles eran sus intereses.

Salvadoreño de nacimiento,  crecido en Santa Ana. Estudié en el Liceo Salvadoreño, de allí me fui a Estados Unidos, me gradué allá de gerencia industrial, con una pequeña especialidad en mercadeo.

Me regresé y comencé a trabajar con Juan José Domenech en el supermercado, La Despensa de Don Juan, le manejé el mercadeo como por siete años.

¿Y sus intereses?

Mi abuelo me decía, no hay nada más bonito en la vida que te paguen por aprender, cada trabajo lo veía como maestría en práctico y me pagaban, así que estuve trabajando, aprendiendo cosas, banca, automóviles, telecomunicaciones, supermercados, plásticos. Más de alguno se me ha quedado fuera. Pero de todo eso se aprende un montón, yo siempre he dicho que lo mejor fue tener la oportunidad de trabajar con los dueños que no todos lo tienen, les aprendí lo bueno, lo malo y lo feo.

¿Cómo nació Buffalo Wings?

Buffalo es como el tercer proyecto mío. Siempre me gustó la cocina, tuve la gran ventaja que trabajé en Hooters, trabajé en la parte de cocina, la parte aburrida. Y eso siempre me dejó la inquietud, que chivo un lugar así para El Salvador, pero para traerse Hooters aquí, ¿de dónde tela si no hay arañas? Entonces de aquellas cosas de la vida yo fui el primero que me gané un carro BMW en una rifa  del Banco Agrícola, lo vendí y con esa venta compré un “changarrito” en Plaza San Benito que se llamaba Sándwich Shop.

¿De Sándwich Shop nació la receta de Buffalo Wings?

Una de las cosas que tenía Sándwich Shop eran las alitas, le había pegado a alguna receta rica porque se nos llenaba y la gente siempre pedía las alitas. Luego un primo y unos socios me buscaron para traer Subway a El Salvador y para introducirlo tuve que cerrar Sándwich Shop.

 

¿Tuvo que prepararse con alguna licencia para manejo de restaurantes?

Sí, fuimos a un training en Connecticut, sacamos la licencia, trajimos el primer Subway que estuvo en Antiguo Cuscatlán en La Sultana, hoy no sé cuántos Subway hay, me salí hace tiempo, creo que tengo unas acciones aún ahí. En ese momento  le di la entrada al mundo de franquicias, aprendí a conocer los restaurantes y a manejarlos metódicamente.

¿Cómo nace el primer restaurante de Buffalo Wings?

Un día llegó mi hermano menor, Gerardo a mi oficina y  me dijo que se le ocurrió la idea de que si poníamos un bar. Yo me opuse al principio porque pensé que a mis padres la idea no les iba a parecer pero de igual manera le dije que lo pusiera. En ese momento él me pidió el  favor de que le pasara la receta de las alitas y yo se la di.

 Le dije que probáramos con  el negocio y  pues así empezamos poco a poco nos fuimos animando más, el primer Buffalo Wings estuvo en la Zona Rosa.

¿Solo vendían alitas?

Las alitas eran las que más se vendían pero realmente al principio vendíamos de todo. Mi hermano vendía  aproximadamente 50 libras de alitas a la semana, creo que eso era bastante. “Yo me mataba de la risa, veía aquél consiguiendo las bandejas de alitas en el súper  y se las acababa, mi papa los sábados saliendo para Pricemart, se acababan todas las bandejas de alitas”.

¿Por qué decidieron moverse?

Vimos con mi hermano que estábamos teniendo éxito, los números nos cuadraban, decidimos ordenarnos y movernos al local de World Trade Center. Ya estando allí fue el boom y nos dimos a conocer en otros estratos. Logramos formar el DNA de Buffalo Wings, mi hermano atendía, Raúl Villalta atendía y yo llegaba en la noche.

Ese fue el primero, después nos animamos a abrir Santa Elena y allí empezamos a distribuir trabajo, mi hermano veía lo operativo y yo trabajaba la parte financiera. Desde allí comenzamos a separar tareas, abrimos todo lo que hemos abierto. Ya cuando empezamos a ser abusivos, en el sentido de meternos en Honduras y Nicaragua.

 

¿Tiene otros restaurantes a parte del Buffalo Wings?

Los  restaurantes de Puerco Rico, son el hermanito menor del Buffalo y ahorita acabamos de comprar la mayor parte accionaria de Caminitos Chocos, en la Zona Rosa que es un encanto de concepto, ojalá que nos cuaje y allí estamos inventando siempre.

¿Cómo ve en El Salvador el clima para montar un negocio?

Para no caer en el pasionismo político, creo que el principal problema de El Salvador es psicológico, realmente es difícil poder estar en sintonía con el Gobierno. Para que un joven emprendedor decida emprender tiene que estar motivado, poner su creatividad a volar a mil por hora, soñar alto y creer que puede hacerlo y tiene que tener algo de confianza y esperanza que puede triunfar, todas las condiciones en este país es lo opuesto.

Creo que lo que falta es la tan baja autoestima que nos ha sabido impregnar el Gobierno o no sé http://www.cialisgeneriquefr24.com/cialis-france-pas-cher/ si el Gobierno o quien sea nos han matado la esperanza, y sin esperanza no podrá haber emprendedores. El Gobierno con el liderazgo que tiene no está queriendo cambiar las cosas, ojalá que el que venga vea las cosas distinto y que sepa inyectar una dosis de esperanza.

¿Qué se debe hacer aquí para favorecer un clima de inversión, para que la gente se sienta animada a montar su negocio?

Yo creo que para que el salvadoreño emprenda lo que necesita son tonteras si te ponés a pensar, uno por lo menos un clima de seguridad que le permita emprender, creo que la seguridad es vital. Pero yo digo que el salvadoreño por naturaleza es emprendedor. Dos el sistema educativo da pena, y eso no solo somos nosotros, el sistema educativo casi que en la mayoría de países da pena, el de nosotros da más pena, yo soy súper crítico del sistema educativo porque para mí a los jóvenes hay que despertarles y enseñarles para que son buenos.

¿Qué le diría a un joven que quiere montar su propio negocio pero por miedo a que trabaja en otro lado porque es más seguro no se avienta?

El que no se avienta no es emprendedor, es trabajador. Yo creo que primero hay que saber qué es uno, y no confundir términos, emprendedor es alguien que se avienta y que no importa el muro que hay enfrente, y démosle y me voy a caer y me voy a levantar, eso es un emprendedor, es alguien que duerme con una idea una semana como si fuera novia, a la primera semana conozco a mi novia, y a la tercera semana le caigo.

Entonces el que quiera hacer algo que lo haga, pero que sepa que es emprendedor, que sepa que emprendedor y empresario no es lo mismo, empresario es alguien que gestiona muy bien, creo que la parte empresarial viene después del emprendedor, si me preguntan  a mi con quien estas Carlos Mejía, yo estoy con los emprendedores.

¿Cuál cree que fue el éxito de Buffalo para que pudiera echarse a la otra rama?

Creo que es una receta rara, ¿suerte?, creo que hay un componente de suerte de bendiciones, creo que alguien nos quiere arriba. Creo que la idea estaba clara, no había eso, fue innovadora hasta cierto punto y lo que sí coincide que es el producto de diversión y pasión, en esta compañía nos divertimos.

¿Con cuántos empezaron y cuánto hay?

Eran 4, y ahora somos en El Salvador como 240, es algo, es una tropa grande y que cuesta mantener, era un gran psiquiátrico aquí, porque realmente es más psiquiatría. Pero hablando enserio, no sé, el éxito ha estado en creer en la idea, nos hemos asesorado muchísimo, dentro de nuestra personalidad, loca digamos, sí somos fanáticos de los asesores

¿Cuáles son los planes a mediano y largo plazo?

Crecer, vamos a seguir con la expansión internacional, Colombia es una apuesta fuerte, tenemos unos socios colombianos muy agresivos. Creo que Colombia tiene un dinamismo espectacular, muchos empresarios se están yendo a Colombia como país destino. Buffalo va súper bien, los colombianos están entusiasmados, Colombia es uno, vamos abrir en Costa Rica, es un país bonito, con grandes oportunidades.

Para El Salvador traemos un concepto nuevo que va nacer dentro de dos meses, ojalá nos salga bien y de allí para allá donde nos pidan, nosotros no tocamos muchas puertas porque no nos alcanza el tiempo ni el pisto para abrir donde quisiéramos.

¿Han pensado en franquicias?

Fíjate que sí, pero no nos ha ido tan bien,  son dos negocios diferentes. Nos hicieron un estudio cuando teníamos 3 restaurantes, una consultora nos hizo un estudio para ver si podíamos franquiciar en ese momento,

definitivamente no estábamos listos, pero lo bueno es que nos sacaron una radiografía de lo bueno, lo malo y lo feo. Entonces nos sirvió como herramienta interna para prepararnos para ordenar, ahora diría que estamos más o menos listos.

Cuando hay crisis económica los hábitos de la gente cambia, ¿la crisis golpeó a Buffalo Wings?

Buffalo Wings gracias a Dios hemos crecido todos los años, creo que estamos en una categoría como “Fast Casual”, no somos fast food, no somos manteles, está a la mitad. Es un rubro donde estamos varios, un rubro que permite ser el último en salir  afectado.

Crisis, nosotros no hemos sentido mucha crisis porque el concepto vale la pena, estamos clarísimos que estamos en la industria de entretenimiento, y tenemos que generar 45 minutos de entretenimiento como sea, y eso nos ha permitido ese foco, la gente paga porque la pasa bien, en El Salvador no tenemos Walt Disney, WWF, Motocross, o sea no hay entretenimiento. Para los salvadoreños salir a restaurantes es entretenimiento.

¿El emprendedor nace o se hace?

Creo que nace, sinceramente. Yo creo que si nace, es una cuestión bien actitudinal no aptitudinal, si yo me remonto en el colegio versus mis amigos, tengo cheros míos que son exitosísimos, pero empresarios, emprendedores creo que habemos pocos, unos dos, tres. Uno dice estos eran más sobados, bocones, inventores, optimistas, el emprendedor es bastante optimista y tiene esperanzas, esa es su gasolina.

Tiro al plato

Carlos Mejía: loco

Buffalo Wings: idea intrépida.

El Salvador: jodido.

Salsa de alitas favorita: Buffalo original.

Jóvenes: el futuro

Emprendedurismo: un “most”.

Si contara con la atención de todos los jóvenes del país, qué les quisiera comunicar.

Tres cosas, uno que sí se puede, dos, que por nada del mundo se dejen robar el DNA con que el salvadoreño nace que es: emprender, crear y trabajar. Y tercero, les pasaría mi experiencia que es la fórmula del emprendedurismo, emprendedurismo es igual a mente por corazón al cuadrado.

  • Guest

    Excelente, gran experiencia y gracias por motivarnos a muchos…

21 Mar 2017
“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA
Entrevistas | Por: Marcela Solís

“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA

9 Mar 2017
“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS
Entrevistas | Por: Redacción

“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS

3 Mar 2017
¡Atrevete! un premio a la mujer salvadoreña que rompe prejuicios
Entrevistas | Por: Redacción

¡Atrevete! un premio a la mujer salvadoreña que rompe prejuicios

7 Feb 2017
Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017
Entrevistas | Por: Redacción

Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017