Entrevistas

9 Jul 2014
Entrevistas | Por: Redacción

Gerson Martínez, Ministro de Obras Públicas – “No soy un especulador de la política. Soy lo que hace sentido a mi país”

Gerson Martínez fue uno de los funcionarios mejor evaluados durante la administración 2009-2014.

 El actual Ministro de Obras Públicas, Gerson Martínez, dice ser un servidor de la ciudadanía y cuenta cómo su liderazgo juvenil estudiantil lo llevó a donde se encuentra ahora, con ideas diferentes pero con sus principios sólidos.

¿Cómo se describe? ¿Quién es Gerson Martínez?

Soy lo que hace sentido a mi país y a mi conciencia. Soy una persona apasionada en servir. Mi vida es eso.

¿Cuál fue su labor durante el conflicto armado? ¿A qué grupo pertenecía exactamente?

¿El conflicto armado? Yo vengo antes del conflicto armado.

Cuéntenos entonces…

Me inicio organizando un movimiento de estudiantes de séptimo, octavo y noveno grado en la zona de Zacatecoluca, Cuscatlán y San Vicente. Era el Movimiento Estudiantil, sin ningún adjetivo. Era un movimiento de jóvenes de carácter humanista, progresista y crítico.

¿Así que fue líder estudiantil?

Cando estaba en noveno grado, alguien me contactó. Una persona que pertenecía  a un núcleo de una organización que no tenía nombre. Era el primer núcleo político militar, de una organización  opositora a la dictadura militar. Ellos eran la primera organización político- militar que dos años después, para el año 72, se identifican con el nombre de Fuerza Popular de Liberación (FPL) Farabundo Martí. Ya existía en el ámbito de la lucha electoral el partido comunista, pero yo vengo de la FPL Farabundo Martí.

 

El actual ministro de Obras Públicas se caracteriza por ser muy detallista y prestar atención a cada detalle de lo que sucede a su alrededor.

¿Por qué lo buscaron a usted?

Este primer núcleo se interesa porque les llama la atención la metodología que nosotros utilizábamos para organizar a los jóvenes, la mentalidad. La nuestra era una mentalidad sacrílega, irreverente, pero con un sentido humanista y transformador.

¿Y qué tarea le asignaron?

La primera tarea fue la de organizar un movimiento estudiantil de secundaria pero ya de carácter revolucionario que adoptó el nombre de Movimiento Estudiantil Revolucionario de Secundaria (MERS), que ha sido el movimiento más grande de secundaria en la región de Centroamérica y el Caribe. Más grande, más organizado y más combativo, incluso fue más grande que todos los movimientos universitarios que ha conocido El Salvador. Mucho más grande, más masivo.

¿Qué era lo que hacía? ¿A qué se dedicaba dentro de este movimiento?

Me asignaron esa tarea, porque yo estaba en la secundaria y tenía cierta habilidad para convocar y organizar, pero probablemente como éramos unos muchachos, me nombraron una compañera, que se llamaba Gloria Palacios, para hacer colectivo. Ella estudiaba en la universidad. De manera rápida nosotros teníamos organización estudiantil casi en todos los centros educativos, desde los nacionales hasta el Externado, el Liceo Salvadoreño, el Guadalupano, en casi todos…

¿Y luego de este movimiento?

El movimiento que creamos los estudiantes de secundaria, fue parte de la matriz que dio nacimiento  al Frente Social más grande que ha existido aquí, que el Bloque Popular Revolucionario. Incluso las cosas se volvieron un poco al revés. Ya eran los universitarios los que llegaban a doctrinarnos, sino que eran los estudiantes de secundaria, la primera generación cuando terminó su bachillerato, fue a reforzar la universidad para crear UR 19 y fue a reforzar la UCA para crear el FUR 30 en esta universidad.

 

Gerson Martínez es uno de los funcionarios públicos más accesibles y que ha demostrado mayor transparencia en su gestión. Por ello, su cartera fue una de las mejore evaluadas durante el período presidencial anterior.

¿Se mantuvo al frente del movimiento estudiantil?

Cuando todavía estaba sacando mi bachillerato, me dieron la tarea de organizar una red de grupos de apoyo, porque el movimiento estudiantil de secundaria era un movimiento social y político. Más tarde, y en simultaneo, me asignaron la dirección de prensa y propaganda. Trabajé casi 10 años en eso. Nosotros tirábamos el periódico El Rebelde, con un tiraje de 20 mil. Además publicábamos Juventud Rebelde, el Guerrillero para la secundaria, el Magisterio rebelde para los maestros. Teníamos revistas. Construí una red de imprentas legales, pero también otras semi-clandestinas.

¿Qué otros proyectos logró concretar desde esa experiencia?

Creamos la radio Farabundo Martí, creamos el Instituto Nacional de Cine, donde la primera película que me tocó dirigir con un equipo fue la de “El Salvador: el pueblo vencerá. La canción de Farabundo martí es el tema de esa película. Ganó siete premios en el mundo y fue la cinta latinoamericana más traducida a otros idiomas, hasta el año 85. Creamos Agencia Salvadoreña de Prensa Socialista (SALPRESS) con sede en México, en Nicaragua, en Panamá, en varias partes. Esa es otra tarea que me apasionó.

¿Y qué pasó con todo eso?

Cuando la dictadura entró en crisis en el año 79 me dan otra asignación. Dejo las tareas anteriores y me asignan como miembro de la Comisión de Relaciones Internacionales del FMLN. Cuando llega la primera ofensiva, en la que surge el FMLN, en el año 1981, estaba en el exterior. 

¿Qué hacía en el exterior?

Cuando trabajamos en relaciones internacionales construimos la red de solidaridad más grande en el mundo para un movimiento insurgente, más grande después de Vietnam. En Estados Unidos teníamos redes de solidaridad en casi 400 ciudades de los estados  y otras partes del mundo.

Con la llegada de los Acuerdos de Paz ¿todas sus tareas cambiaron? ¿A qué se encaminaron sus funciones?

Cuando la Comandancia General estaba en el exterior negociando los Acuerdos de Paz, me asignaron una tarea en equipo, justo cuando inició la cuenta regresiva de que ya era inminente la firma de los Acuerdos de Paz, alrededor de un año antes. La comandancia general del FMLN decide crear al interior del país un comité político, cuya misión era, una, mentalizar a los mandos militares de todos los frentes,  con el hecho de que ya venía la paz y que había que asumirla con la mayor responsabilidad. Esa fue nuestra principal tarea. La segunda era la de preparar el acta de fundación y los estatutos de lo que más tarde se inscribió como el partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

¿Y después del conflicto?

Cuando termina el conflicto, fui el primer responsable de asuntos electorales del FMLN, miembro de la junta de vigilancia del Tribunal Supremo Electoral. Tres años antes de que Schafik llegara a la Asamblea Legislativa fui el primer jefe del grupo parlamentario.

Usted es contador de profesión ¿verdad? Y además ha mencionado que siempre le gustaron los números ¿Por qué estar al frente, entonces, del Ministerio de Obras Públicas?

El Ministerio de Obras Públicas por una pura eventualidad. Nunca me lo propuse, nunca me lo imaginé. Y cuando me lo propusieron no lo acepté.

 

Martínez confía en que los jóvenes salvadoreños cada vez más serán protagonistas de las decisiones más importantes del país. Por ello, invita a estar pendiente de todo y no ser indiferentes a la realidad que se vive en el país.

¿Cómo fue que lo convencieron?
Fue hasta que unos diez días antes de que asumiera el nuevo gobierno, la Comisión Política del FMLN me invitó a una reunión y me preguntaron las razones del por qué yo me había rehusado. Les expliqué y la dirección del FMLN me plantea que el Ministerio de Obras Públicas es el más desprestigiado y corrupto y que por consiguiente es un desafío. Ellos consideraban que ese desafío había que asumirlo.

Y ahora ¿cuál es su perspectiva al estar aquí?

Siempre digo que vine aquí a cumplir una tarea con la ciudadanía porque una responsabilidad  como esta, no es un cargo. Para mí, no es una carga, ni es un privilegio. Es una tarea, y me es grato cumplirla.

¿Por qué decide involucrarse en el impulso de la transparencia pública?

No sé si es solo una decisión. En la vida, se es o no transparente, se es o no honrado. La honradez no solo es de las manos; no solo es de no apropiarse de los bienes públicos. Es la honradez en la conducta. Me decido involucrar en una cruzada por la ética, la transparencia y la corrupción, porque soy  un demócrata, porque soy un revolucionario. Es así de simple. Y quiero seguirlo siendo, porque soy un convencido de que en la política y en el poder ha habido y hay siempre una eterna lucha entre el Príncipe y el Principito.

Veo que tiene un Principito en su escritorio ¿A qué se refiere con esa lucha entre el Príncipe y  El Principito?

El Principito representa la inocencia, la nobleza y la transparencia y creo que es parte del ser salvadoreño. Y el Príncipe de Maquiavelo es su contradicción antípoda.  Un servidor público debe definirse de qué lado está: o con el Príncipe de Florentino Maquiavelo o del lado de la honradez. No hay medias tintas.

Se escuchó decir que usted ocuparía otro cargo en la administración de este nuevo gobierno de Sánchez Cerén, sin embargo, sigue aquí al frente de este Ministerio. ¿Por qué se llegó a la decisión de que usted continuara aquí?

El presidente de El Salvador Sánchez Cerén, cuando me invitó a su residencia, me hizo una propuesta. “Gerson, quiero proponerte que te mantengas dirigiendo el Ministerio de Obras Públicas, porque hay que profundizar la transformación que se ha iniciado ahí, y hay que iniciar otros programas”. Él me habló de la estrategia de integrar, de movilidad, logística, infraestructura, transporte y puertos en el entendido de que si seguimos siendo un Estado archipiélago descoordinado, El Salvador no va dar el salto hacia el crecimiento y el desarrollo.

Muchos lo consideran una pieza clave de este gobierno ¿es así? ¿Se considera usted una pieza clave en este gobierno?

No me considero una pieza clave, me considero una pieza sólida. Lo que sí debo decirle es que no soy una tuerca suelta. Yo formo parte de un equipo de gobierno y estoy comprometido en contribuir a que nuestro gobierno realice un efecto macro integrador, pues si es un gobierno más integrado, será un gobierno más efectivo. Y quisiera contribuir a que el gobierno siga evolucionando en su cultura, bajo un primer principio fundamental, que es el de brindar un servicio centrado en la ciudadanía y en donde se asuma al mismo tiempo la política pública como el arte de los resultados y las soluciones.

¿Por qué cree entonces que ha figurado de esta manera en la opinión pública?

Porque la población salvadoreña es demasiado generosa con uno. Probablemente es porque de lo que sí me aprecia es de ser un servidor leal, en primer lugar, a la ciudadanía antes que cualquier otra lealtad, al país y especialmente a los más desprotegidos, a los más pobres del país.

¿Si tuviera la oportunidad de una candidatura a Vicepresidente o Presidente la aceptaría?

Mire, no soy un especulador de la política. Muchos políticos son especuladores, entran para eso. Le repito soy lo que hace sentido a mi país y a mi conciencia. Eso quiere decir que voy a servir en aquellas tareas en las que el país me asigne. Y lo dije: en la más humilde sencilla tarea, si esa me asignan esa voy a realizar.

Al hablar con distintos líderes empresariales, en otras entrevistas, o representantes de distintas fundaciones, algunos lo han mencionado a usted como uno de los ministros con quien han trabajado en conjunto. ¿En qué basa usted las relaciones que  tiene con los líderes empresariales en el país? ¿Cómo es Gerson Martínez con ellos?

Sí, he contribuido a tener unas relaciones relativamente sólidas y profundas, porque en primer lugar soy un convencido de que un proyecto de país, un proyecto de desarrollo de país si lo es, será siempre un proyecto público- privado y comunitario. Eso tenemos que asumirlo todos, en donde esté claramente delimitado el papel del Estado y el papel del sector privado, pero también donde se identifique cuáles son los elementos que nos unen, y por supuesto en donde el centro de todo sea la gente, el ser humano, porque la política y el mercado tienen que estar al frente del ser humano y no al revés.

¿Cómo así que un proyecto público-privado? ¿No sería esa una visión mercantilista?

No, al contrario, es fundamental la armonía público-privada y una relación  de mutuo respeto. Creo que hemos dado una contribución  a pesar de que han existido otros micros o macro climas más crispantes,  pero también se ha contribuido a generar un proceso de reconciliación sobre buenas bases.

¿Hay una diferencia entre el Gerson Martínez líder del movimiento estudiantil de aquel entonces, al Gerson Martínez, ministro de Obras Públicas ahora?

Gracias a Dios que no he cambiado. Pero gracias a Dios que hay cosas que sí las he cambiado.

¿Cuáles cosas, por ejemplo?

Cuando me inicié, lo hice por la sensibilidad humana y social. Mi participación era un grito contra la injusticia, pero debo aceptar que tenía ideas preconcebidas, que más tarde van madurando. La realidad cambia, mi idea, mi fotografía de la realidad también lo han hecho, porque si no se vuelve retrógrada, conservadora, aunque yo me precie de ser de izquierda. Pero si mi idea de la realidad no cambia, se vuelve dogmática, retrógrada y conservadora. Para jugar un papel progresista y democrático, las ideas tienen que ser frescas y para ello tienen que estar en constante movimiento, pero fundadas en principios sólidos.

¿Cuál es su consejo para la juventud de hoy?

Exactamente esa pregunta me la hicieron cuando se terminó el conflicto y se formó la primera secretaría de juventud del FMLN. Que sean jóvenes que no se dejen aprisionar por las telarañas de los grandes intereses creados, por las telarañas ideologizas. Que sean críticos, con principios y con valores, con una visión de la vida y del mundo. Con valores ideológicos, incluso, pero no con ideologismos. Creo que la juventud del futuro democrática, critica, tiene que ser no convencional. Hay que repreguntarse y cuestionar los convencionalismos. Hay que ser sacrílegos.

 

TIRO AL PLATO

Austeridad: compromiso

Obras públicas: tarea

Gerson Martínez: servicio

Mauricio Funes: Expresidente de la República

Salvador Sánchez Cerén: la nueva esperanza

El Salvador: Mi patria, mi vida

Transparencia: una causa inconclusa

Empresa privada: corresponsable de los destinos del país.

  • gby

    que buena entrevista 🙂

  • Oscar Humberto Soriano

    no ha querido dar una oportunidad de entrevista en el mop apesar que siempre he pensado que del fmln usted es de los funcionarios mas humanidad, oscar

21 Mar 2017
“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA
Entrevistas | Por: Marcela Solís

“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA

9 Mar 2017
“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS
Entrevistas | Por: Redacción

“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS

3 Mar 2017
¡Atrevete! un premio a la mujer salvadoreña que rompe prejuicios
Entrevistas | Por: Redacción

¡Atrevete! un premio a la mujer salvadoreña que rompe prejuicios

7 Feb 2017
Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017
Entrevistas | Por: Redacción

Manlio Argueta, el escritor impaciente por relatar la realidad / Febrero 2017