Entrevistas

10 Jun 2016
Entrevistas | Por: Gumercindo Ventura

Entrevista con Mari Carmen Aponte

 

Entrevista de 19 septiembre de 2011

MedioLleno les trae una exclusiva con la Embajadora de los Estados Unidos de América en El Salvador, Mari Carmen Aponte.  Platicamos sobre la política salvadoreña y estadounidense, así como consejos para los jóvenes y su visión de nuestro país.  Está realmente encantada con El Salvador.

Para empezar, quisiéramos saber un poco de usted, su historia. ¿Cómo fue su preparación académica? ¿Cómo llegó Mari Carmen Aponte a ser una funcionaria pública y ser  más adelante la embajadora de Estados Unidos en El Salvador?

Yo siempre tuve la inclinación hacia el servicio público y esto se agudiza cuando me convertí en White House Fellowen 1979, cuando Jimmy Carter era Presidente de los Estados Unidos. White House Fellows es un programa que trae a Washington a jóvenes -o relativamente jóvenes ya que yo tenía entonces 31 años- por un año para trabajar en la Casa Blanca o con alguno de los Secretarios –Ministros- del Gobierno Federal bien de cerca. Además de la experiencia de trabajo, hay un componente educacional que fue bien importante en mi caso porque me dio la oportunidad de conocer muchísima gente que yo en mi vida ni soñaba conocer. Gente como el Papa Juan XXIII, Anwar al-Sadat, o sea líderes mundiales que cambiaron mi vida. Ese trasfondo, más la oportunidad de trabajar con Moon Landrieu, que fue Secretario de Vivienda y con quien comencé una relación buenísima, me ayudó muchísimo y decidí que en algún momento tenía que volver al servicio público. La idea del programa es que uno hace esto por un año, regresa al sector privado, pero que en algún momento vas a volver al gobierno. Yo no volví al gobierno federal hasta ahora.

 

MARICARMENAPONTE_MEDIOLLENO1

 

¿Esperó treinta años para regresar al gobierno?

Mi ingreso fue en el 79-80 y desde entonces no he vuelto al gobierno federal. Trabajé en el gobierno estatal con Puerto Rico, representándolo en Estados Unidos, y encargándome de la gente puertorriqueña y de la agenda legislativa puertorriqueña en Washington por cuatro años. En cuanto al entrenamiento, hay que trabajar duro. Yo ni sé cómo lo hice porque hubo momentos en mi vida que fueron bien duros. Pero tenía buenas amigas y tenía un buen “network”. Una de mis amigas era Sonia Sotomayor, que cuando nos conocimos ella pensaba igual que yo, que estar en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos era reservado para aquellos que tenían alguna conexión con Dios y ninguna de nosotras dos conocíamos a alguien importante que nos llevara a esos mundos. Pero trabajamos duro. Una combinación de mucho trabajo, mucha persistencia, y de nunca, nunca, darse por vencidos.

 

Sabemos que tiene unos estudios en Drama también

Yo estudié teatro, eso fue una incursión de dos años que mi padre dudó y estaba muy preocupado por mi futuro. En aquél momento en Puerto Rico, lo que se esperaba de una persona como yo era que después de la Universidad, me casara, me dedicara al hogar y tuviera hijos… ¡y yo no tenía ni novio! Mi mamá estaba bien preocupada. Mi papá fue el que más me alentó. Aunque no le gustaba mucho la idea del teatro, siempre me decía que había otros mundos, otros caminos que había que explorar. Siempre me decía “¡y aunque te cases, si te va mal yo quiero que tú puedas depender de ti misma! Y si no te casas, sigues tu vida sola y te podrás mantener”. Me decía “tienes que depender de ti misma”.

 

¿Cuál fue su reacción inicial cuando le propusieron tomar el cargo de embajadora de El Salvador? ¿Cuál era su impresión de El Salvador en ese momento? ¿Qué sabía del país?

Yo sabía de El Salvador porque había trabajado con la comunidad salvadoreña en Washington y había estado en la junta de directores en una escuela para adultos, que el 50%-60% de los alumnos era salvadoreños. O sea que yo estaba bien familiarizada con la problemática salvadoreña desde hacía muchos años. Así que cuando de la Casa Blanca me dijeron que habían pensado en mí para El Salvador dije “aquí no hay pero, yo voy a El Salvador, y me voy mañana si puedo”. No podía decir nada porque el proceso es bien largo, de ocho meses. Hay proceso de investigación, de estar seguro de que todo esté en orden, los impuestos, todas las conexiones que yo tenga. Mi vida me la investigaron totalmente, y así debe de ser. Es un privilegio representar al país de uno y entiendo que el gobierno quiere estar seguro que está enviando a las mejores personas que puede.

 

Ya lleva cerca de un año como embajadora en El Salvador, ¿Qué ha sido lo que más le ha gustado del país, y qué le ha parecido lo más difícil de vivir y trabajar acá?

Lo que más me ha gustado es la gente. Los salvadoreños son gente muy noble, muy encantadora, gente que se da. Tienen un amor y una admiración por los Estados Unidos que a mí me encanta y que es una lección para mí y que me acuerda a mí el privilegio que esto es. ¿Cuáles han sido los retos? Hay tantos que me quitan el sueño; la polarización me preocupa. Me preocupan los procesos internos salvadoreños. Pero por otra parte disfruto mucho de las políticas que estamos llevando a cabo con el Asocio para el Crecimiento. Los proyectos que estamos llevando a cabo en contra de la violencia en la juventud me apasionan y esa parte es maravillosa. Afortunadamente la relación bilateral es bien fuerte, y es mi propósito mantenerla tan fuerte como es hasta ahora.

 

MARICARMENAPONTE_MEDIOLLENO2

 

¿Qué acciones cree usted que podría tomar la administración de El Salvador para hacer esa relación más fuerte todavía?

En el mundo diplomático hay formas de hacer y decir las cosas. Creo que el gobierno salvadoreño está comprometido en desarrollar la relación bilateral, y sabe que la administración Obama, es una administración que cree en compartir responsabilidad y en que todo el mundo haga su parte. Aquí no estamos para dictarle nada a nadie, ni para ser arrogantes con nadie. Aquí estamos para ser socios y trabajar juntos. Para mí esa parte de la política pública es bien importante. Hay cosas que uno negocia, aquí y allá, pero al final siempre nos ponemos de acuerdo. Yo veo un gran compromiso con llegar a acuerdos. No estamos de acuerdo en todo, pero en el marco de la relación bilateral, siempre, siempre, buscamos soluciones y las encontramos.

 

¿En qué se distingue la administración Obama de la administración Bush en cuanto a las relaciones con América Latina?

Tiene que ver con estilo, con las políticas públicas,  relacionarse con los países en una forma donde todo mundo tiene que aportar. Los países tienen que ayudarse y nosotros ayudarlos. Todo el mundo tiene un rol y creemos en definir esos roles y apoyarlos en esos roles. No tenemos una actitud de imponer. Es una actitud más de sociedad, de poder ver dónde están las fortalezas de cada país y las nuestras, y desarrollarlas juntos. Esta es una visión un poco diferente a la que había anteriormente. También creo que anteriormente había una preocupación muy grande por el Medio Oriente y eso está cambiando. En la medida que eso cambia, hay una diferencia en el enfoque. No estoy diciendo que el Medio Oriente no sea importante, es muy importante. Pero ha habido un giro y eso es una diferencia.

 

¿Qué factores se tomaron en cuenta para decidir que El Salvador fuera uno de los tres países que visitó el Presidente Obama en América Latina? ¿Cuál diría que fue el mayor logro que se obtuvo con la visita del Presidente?

Estoy tan orgullosa de que él viniera aquí. Es una señal de la buena relación que hay entre los países y de pueblo a pueblo. Los factores que se consideraron eran que El Salvador fue el único país en las Américas que fue seleccionado para el Asocio para el Crecimiento, esto es una oportunidad bien grande porque vamos a enfocarnos en El Salvador y vamos a tratar de llevar a El Salvador al próximo nivel de desarrollo económico. Era importante, como argüimos muchos aquí en la embajada, de que si se iba a seleccionar a El Salvador para hacer ese asocio para el crecimiento, teníamos que subrayarlo, o sea, darle énfasis también de muchísimas formas, y una de las formas fue una visita presidencial. Después de eso, [la visita del Presidente Obama] no ha sido la única visita, Sonia Sotomayor estuvo aquí, Fernández ha estado aquí, y vendrán otros. Pero eso indica el peso que tiene El Salvador en la relación con Estados Unidos, o sea, Estados Unidos aprecia y entiende y está bien comprometido con El Salvador.

 

Recientemente en EEUU se ha hecho un cambio de política que significa una revisión de caso por caso, para los inmigrantes que enfrenten una posible deportación. Se dice que puede ser el primer paso hacia una reforma integral, aplicado a El Salvador usted ¿Qué opina de esto?

En realidad no es un cambio de política, lo que se está haciendo es dándole prioridad a cuáles son los casos de deportación que van a tener prioridad. Eso no quiere decir que si uno es deportable no lo van a deportar, es que hay otros que van a saltarlos al frente porque son criminales, por mil y un razones de violaciones de ley, pero eso no quita de que si una persona está indocumentada en los Estados Unidos en algún momento tiene que enfrentarse al sistema. Lamentablemente las personas que están indocumentadas tienen que enfrentarse a la ley porque somos un país de leyes, afortunadamente. Lo bueno que eso trae es que sabemos cuáles son las consecuencias de todo lo que hacemos, cuáles son las responsabilidades, hasta adonde podemos llegar y cuáles son las consecuencias. Ahí no hay discreción, el sistema jurídico está bien sólido. Así que afortunadamente podemos predecir y prepararnos. Las personas que están indocumentadas tienen que hacer los arreglos, porque las leyes van a seguir, eso no va a cambiar.

 

¿Cuál consideraría que ha sido su mayor logro desde que tomó las riendas de la Embajada?

De muchas cosas, yo estoy muy orgullosa de mi equipo. En esta embajada hay 550 personas trabajando. Yo siento que se ha tenido un gran éxito en que todo el mundo venga y se una y tengamos el enfoque de que El Salvador es nuestra prioridad. El enfoque de que tenemos que hacer esto bien y que tenemos que hacerlo juntos. Esto es importante porque en políticas públicas como el asocio para el crecimiento que es la joya de la política pública del desarrollo extranjero de los Estados Unidos, nosotros somos la punta de lanza. Esta embajada, trabajando con el gobierno y el pueblo salvadoreño somos la punta de lanza; somos los que más adelantados estamos en el proceso. Tanzania, Ghana y las Filipinas son los otros países. No hay nadie que esté ni cerca en cuanto a todo lo que se ha hecho, a lo que hemos hecho nosotros. Yo estoy bien orgullosa del trabajo que se ha hecho. Estoy bien orgullosa también del trabajo que se ha hecho de tratar de fomentar consenso en esta polarización. Es bien importante que sepamos que si no nos hablamos no nos entendemos. El Salvador ha pasado por una guerra civil. No se puede poner peor que eso. Esto tiene remedio, pero el único remedio es sentarnos y hablar. Si no nos sentamos y hablamos no vamos a ningún sitio.

 

MARICARMENAPONTE_MEDIOLLENO3

 

¿Cuál es el legado que le gustaría dejar con todo su trabajo?

Cambiar la cara del gobierno de los Estados Unidos, para mí es bien importante que se sepa que los salvadoreños todos son importantes. Eso quiere decir que si yo tengo ir a un sitio donde hay un voluntario de los cuerpos paz y el sitio no tiene ni carreteras pavimentadas, ahí me encontrarán.

A mí no me importa lo que yo tenga que hacer para dar apoyo y para que los salvadoreños, todos, desde los más pobres hasta las cúpulas políticas y empresariales, sepan que a los Estados Unidos le importa; le importa El Salvador, le importa el contacto con la gente y le importa la diferencia que podemos hacer. Hay dos cosas que a mí me han conmovido muchísimo en El Salvador: una es sus mujeres y otra son los niños.

Yo estuve en un evento en Guazapa, donde hubo mucha actividad en la guerra, donde no se podía entrar en un SUV porque no hay carretera. Estábamos inaugurando una clínica que los militares habían construido, y a mí lo más que me conmovió fueron aquellas mujeres, que tenían mi edad y hasta más jóvenes que yo, que no podían creer que un Embajador de los Estados Unidos fuera donde ellas y las abrazara y estuviera un tiempo con ellas.

Yo las vi, y los efectos de la pobreza: la falta de dientes, las manchas de piel del sol me conmovió tanto; que estas mujeres tenían mi edad y hasta menores, y que fuera tan importante que yo me hubiese tomado el tiempo de ir a verlas. Ese fue un día que jamás se me olvidará, jamás jamás se me olvidará. Y lo agradecidas que estaban que ya no tenían que caminar tanto para llegar a una clínica donde las podían atender.

Lo otro es el trabajo con los niños: los niños con cáncer, el trabajo que se hace en hospitales, que se les da tratamiento gratis, la Fundación Ayúdame a Vivir a mí eso me conmovió muchísimo.

Me ha conmovido muchísimo unos proyectos que tenemos en Soyapango, donde se combina el teatro para dar a jóvenes la oportunidad de tener algo que hacer y aprender algunas destrezas después de escuela.

Como para mí el teatro es tan importante, a mi me conmovió muchísimo ir al medio de Soyapango y encontrar estos muchachos que hicieron ese show que me bebí las lágrimas porque los vi tan contentos, los vi tan felices, y que pudiéramos hacer eso, que los Estados Unidos pudiera contribuir a que esos muchachos pudieran tener esas horas donde pudieran poner un show, donde se sintieran importantes, donde pudieran llamar a toda la comunidad y que yo también tuve el privilegio de verlos.  Así que esas son las dos probablemente, los dos momentos que me han dado mucho sentido y mucha felicidad de haber podido contribuir aunque sea un poco, aunque sea por un momento, a la estabilidad y a la felicidad de estas personas que de otra forma no hubiesen podido tener un mejoramiento en la calidad de vida.

 

Siempre al final de la entrevista, hacemos un ejercicio de Tiro al Plato, donde yo le digo una palabra y usted me dice lo primero que se le viene a la mente.

Cantante Favorito: Ricky Martin

Película: The Ballot Box

Libro: Chasing the Sea

El Salvador: Me encanta

Estados Unidos: Lo amo

Puerto Rico: Mi tierra

Pupusas: Me encantan, de todas clases, variadas.

Como pregunta final, si usted en este momento tuviera la audiencia de todos los jóvenes de El Salvador, ¿cuál sería el mensaje que les quisiera transmitir?

Tienen un país maravilloso, pero tienen que trabajar por él, tienen que dedicarse a él, tienen que participar.  Deben ser parte de la sociedad civil, contribuir, el país es tan hermoso y depende de ustedes.

 

  • Joseph Thomson R.

    Finalmente una buena entrevista aunque intentaron arruinarlo los de Mediolleno 😛 Por favor no sean com EDH o LPG ustedes pueden ser diferentes, amen a El Salvador no a un partido.

27 Abr 2017
Hay empleados de gobierno pasándola muy bien, pero el país hundiéndose- Milena Calderón de Escalón- diputada de ARENA
Entrevistas | Por: Redacción

Hay empleados de gobierno pasándola muy bien, pero el país hundiéndose- Milena Calderón de Escalón- diputada de ARENA

30 Mar 2017
“El teatro me salvó la vida” -Egly Larreynaga
Entrevistas | Por: Redacción

“El teatro me salvó la vida” -Egly Larreynaga

21 Mar 2017
“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA
Entrevistas | Por: Marcela Solís

“El que ha perdido más con el retiro de estos jóvenes ha sido el partido”- Juan Valiente, diputado de ARENA

9 Mar 2017
“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS
Entrevistas | Por: Redacción

“Unidos tenemos mayor impacto que trabajando separados”. Tomás Regalado Papini, presidente de FUNDEMAS