Entrevistas

19 Sep 2014
Entrevistas | Por: Redacción

Entrevista con Margarita Escobar, diputada propietaria de Arena

“Nuevamente, mi consistencia y las circunstancias me dicen que no es el momento de retirarme (de la política)”.

Conversamos con la diputada de Arena, Margarita Escobar, quien asegura que todavía no ha llegado el momento de retirarse de la Asamblea Legislativa, por lo que en el 2015 intentará de nuevo ganarse un curul para seguir con su trabajo.

Comencemos porque nos cuente quién es Margarita Escobar.

Soy una mujer muy sencilla. Me gustan las cosas simples. Tengo un tremendo respeto por la dignidad del ser humano y una visión optimista de la vida. Me agrada muchísimo estar trabajando en equipo. Soy una mujer que pongo todo en las manos de Dios y eso quizás es lo más importante para mí: mi vida, mi familia, mis amigos, mi patria… Soy una mujer que en las dificultades puede reacciones sobre el mensaje de esa dificultad: qué hay ahí para que yo crezca, aprenda o corrija. Cada vez que hay una dificultad es una ventana enorme la que se me está abriendo.

¿Y cómo podrían convertirse las dificultades en una ventana que sepamos aprovechar?

Yo me he dedicado mucho al servicio público. Le he servido a mi país en distintas formas; en mi vida concluyo que cuando ya me toque irme, quisiera ser una mujer que deje muchas amistades. Es muy difícil eso en la política, más cuando se tiene que ser crítica ante una situación nacional difícil. Pero esa es mi aspiración. Por eso cuando veo las dificultades que tenemos como país, me pregunto: qué haré con eso, cómo lo voy a abordar; y al hacer lo mejor que pueda, quisiera aspirar a que haya hecho lo correcto, reconociendo que soy humana y que mi cuota de errores son parte de mi quehacer y de mi ser.

En cuanto a su formación académica, qué nos puede contar: tienen alguna profesión, se tituló o qué tipos de estudios posee.

Sí tengo mis grados académicos. Soy arquitecta y me gradué de la Universidad de Luisiana, en Estados Unidos. Tengo mi licencia profesional para ejercer la arquitectura en el Estado de California, practiqué la arquitectura ahí. Luego me vine a El Salvador, después de que tuve que salir por la guerra. Yo estaba en mi universidad cuando la guerra aquí estaba en pleno desarrollo, por lo que no viví ese enfrentamiento armado, aunque sí viví las consecuencias. Este es un ejemplo de cómo una dificultad te puede hacer un panorama y hacer de él algo positivo.

Cómo es que regresó a El Salvador entonces.

Yo regresé en el 90 y decidí unirme a los esfuerzos de paz que impulsaba el presidente Cristiani. Yo era una joven con muchos sueños, ilusión de querer ver a mi país en paz, del que nunca me quise ir y volví con un gran amor. Decidí dejar mi carrera y trabajar por El Salvador. En esos momentos era esa utopía de la paz, de ser una ciudadana que aportara a mi país. Fue entonces que comencé luego a hacer estudios en relaciones exteriores y diplomacia. Ahora ya alcancé el más alto grado en el escalafón diplomática del país, al ser embajadora de carrera, debidamente registrada.

A partir de esta breve biografía que nos ha compartido, cuáles han sido los puestos o áreas profesionales en las que se ha desempeñado.

En la empresa donde trabajé como arquitecta, los socios me invitaron a ser una socia junior, pero más que todo en el enfoque profesional. Por lo demás, me he desempeñado en la diplomacia. He sido embajadora en la Organización de Estados Americanos (OEA), en Venezuela; he podido servir como embajadora en Trinidad y Tobago. Me desempeñé como embajadora representante adjunta en Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza y en organismos internacionales como la OIT, la OMPI, en materia de derechos humanos y medio ambiente. Estuve trabajando en los primeros acuerdos de paz hasta llegar a ser vicecanciller de la República.

¿Cuáles considera que han sido las mayores satisfacciones que estos cargos le han podido entregar?

Yo les puedo decir que Dios y mi patria me han dado la oportunidad de tener una vida muy coherente, muy consistente, pero a la vez muy amplia. Los últimos cinco años de mi vida los he vivido en la política nacional al incursionar por primera vez como diputada. Dejé la cancillería y carrera diplomática y decidí hacerlo con mi partido Arena, al tratar de transformar desde la Asamblea Legislativa la forma de hacer política.

Aprovechando que aborda el tema de la política, podría contarnos cómo es que decide correr por una diputación y así explorar otro ámbito que no había hecho antes.

Esa es la pregunta que yo me continúo haciendo, es la pregunta del millón; y me lo pregunto y repregunto, jajajajajajajaja. Son circunstancias que no necesariamente uno las ha contemplado o visualizado, pero hay cierto momento en que un reto de este tamaño se presenta y uno tienen que tomar una decisión. Eso es lo que yo hice. Me había pedido el excandidato a la presidencia en el 2009, Rodrigo Ávila, que le colaborara en su campaña. Yo le dije que sí, antes de preguntarle de qué forma; así que cuando le pregunté de qué forma podía hacerlo, él me dijo que como diputada. Así que ya había comprometido mi palabra y no podía echarme para atrás. Ahí comprobé que la consistencia en la vida es bien importante.

 

Margarita Escobar siempre anda preparada con informes, cuadros estadísticos y temas del quehacer legislativo.

Con todo el trabajo que ha tenido, y ahora como mujer activa de la política, cómo ha sabido llevar todos los compromisos familiares y sus relaciones más personales.

Esta es una pregunta muy natural, pero no es una respuesta muy natural, porque uno tiene que buscar un balance en su vida. La política, como a mí me ha tocado vivirla, porque no se vive por todos de la misma manera ni en el mismo momento histórico ni en la misma posición, me tocó una pérdida en las elecciones de 2009, con un transfuguismo que se direccionó con un objetivo de terminar con el partido Arena y con muchas fuerzas en contra de mi partido. Eso significó que uno tenía que entrar de lleno al proceso, lo que tiene una afectación en la vida personal de uno, porque tiene que dedicarle todo el tiempo. Son objetivos compartidos con la familia y ella también comienza a involucrarse en lo que uno hace. Pero la calidad que uno tiene en relaciones familiares y personales, no deben fallar.

Ya entrando a su labor como diputada de la Asamblea Legislativa, y siendo mujer, con qué dificultades más fuertes se ha encontrado en este ejercicio político.

Yo parto de la base de que todos los seres humanos somos iguales. Y jurídicamente hombres y mujeres somos iguales, pero hay un aspecto cultural que tiene que ver con el género. En sociedades como la nuestra, el predominio de la característica masculina es bien fuerte. Y eso tiene repercusiones en la política. Por ejemplo, si está un grupo de colegas diputados, todos varones, hay una manera en que se relacionan entre sí. Si hay un grupo de mujeres, hay otra manera; lo que yo he podido observar es que en el momento en que una mujer entra a una relación donde solo hay diputados hombres, se produce una especie de desintegración del grupo o separación de la mujer. No así cuando un hombre incursiona en una plática de mujeres diputadas.

Tomando en cuenta esto que nos dice, sobre la importancia de formar parte activa de la política, qué puede decirles a aquellas personas, en especial jóvenes, que se muestran apáticos a la política salvadoreña.

Yo comprendo muchísimo ese sentimiento de apatía en relación a la política. Es una especie de decepción y de rebeldía contra una democracia o actores políticos que no les han generado oportunidades de realizar sus sueños. Hay que comprender eso. Hay que valorar también a otros jóvenes que están en las mismas condiciones, pero han decidido luchar por lo que es de ellos (de los jóvenes), pues es de ustedes el rumbo del país. Ustedes son el presente. Nadie puede luchar mejor por tus sueños ¿O se los dejas a otros?

¿Y cómo cree que pueden luchar por esos sueños y no dejar que otros decidan por ellos?

Hay que entender que no todos los jóvenes tienen que estar en la política. Muchos pueden participar en la cultura, en las empresas, en las comunicaciones, desarrollo social, desarrollo ambiental, pero quedarse apáticos no es la mejor actitud. Yo de verdad los invito, reflexionando sobre mi propia vida, que quedarnos sentados viendo las cosas nunca debe ser una opción para nosotros. Tomar mi vida en mis manos, me ha dado una posibilidad muy grande de tener una vida verdaderamente plena, pero eso solo preparándose, no siendo indiferente, trabajando, superando problemas, ampliando criterios, modificando, siendo flexibles, platicar con todos. Al final eso forma carácter, te forma una visión y unos objetivos.

 

La mayor parte de su vida la ha dedicado a la carrera diplomática, sin embargo, hace cinco años se animó a formar parte de la bancada legislativa de Arena.

 

Ya con todo esto que nos ha contado, ¿cómo se ve Margarita Escobar de aquí a cinco años?

Ah, yo me veo descansando, con jóvenes liderando este país y que me vengan a ver y me digan “mire, a usted alguna vez le pasó algo así”. Me veo ayudando, siempre colaborando, pero también viendo a los jóvenes tomando el liderazgo de El Salvador, hacia un futuro que sea más humano, incluyente, próspero, armonioso. Hay que dejar atrás el resentimiento. En el país urge dejar atrás eso.

En cuanto a su futuro político, ¿qué tantos períodos ha contemplado estar como diputada de la Asamblea Legislativa?

Yo para este período lo he pensado mucho sobre las circunstancias en las que nos encontramos y nuevamente mi consistencia me dice que no es el momento de retirarme. Por el contrario, es el momento de seguir luchando al mismo tiempo de abrir el partido. Yo no veo en este momento más allá que una candidatura para ser diputada 2015-2018 y si el pueblo quiere seré diputada. Si no, habré comprendido que me toca cumplir otro papel. Como ciudadana también puedo construir patria. Naturalmente, al haber aceptado esta candidatura, es porque quiero seguir un período más como diputada.

Su mensaje directo a los jóvenes…

Jóvenes, participen, involúcrense, tomen las riendas del país. Les digo que quiero trabajar con ustedes, de hecho ya lo hago, pero quiero decirles que la juventud es su divino tesoro. Aprovéchenlo.

23 May 2017
¿Si esto me pasa a mí, qué no les pasa a las mujeres allá afuera?
Entrevistas | Por: Redacción

¿Si esto me pasa a mí, qué no les pasa a las mujeres allá afuera?

16 May 2017
“Vamos a romper estereotipos. He sido reina de belleza y me encanta cuidarme”, ¿cuál es el problema?
Entrevistas | Por: Redacción

“Vamos a romper estereotipos. He sido reina de belleza y me encanta cuidarme”, ¿cuál es el problema?

27 Abr 2017
Hay empleados de gobierno pasándola muy bien, pero el país hundiéndose- Milena Calderón de Escalón- diputada de ARENA
Entrevistas | Por: Redacción

Hay empleados de gobierno pasándola muy bien, pero el país hundiéndose- Milena Calderón de Escalón- diputada de ARENA

30 Mar 2017
“El teatro me salvó la vida” -Egly Larreynaga
Entrevistas | Por: Redacción

“El teatro me salvó la vida” -Egly Larreynaga